Política y Economía
IMPUESTO A LA RIQUEZA

El presidente agradeció el aporte por $223.000 millones

En un fuerte discurso sobre la puja distributiva, Fernández valorizó el aporte a las grandes fortunas que permitirá financiar inversión social y productiva.

En el marco del anuncio de nuevas medidas sociales para afrontar el hambre en Argentina, el presidente Alberto Fernández se metió de llenó en la discusión sobre la distribución de la riqueza en el país, y festejó a quienes pagaron el Aporte Solidario y Extraordinario a las Grandes Fortunas.

El pasado domingo, la AFIP informó que alrededor del 80% del universo potencial de personas que eran alcanzadas por el aporte solidario, conocido como "impuesto a la riqueza", cumplió con sus obligaciones y proveerán un ingreso al fisco por más de 223.000 millones de pesos.

TE PUEDE INTERESAR

Por ello, en el marco del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre, el presidente celebró hoy el éxito del aporte, y expresó: "Quiero agradecerles a cada uno de los que pagó, porque en un momento de emergencia ellos fueron solidarios". "Y los argentinos debemos tener gratitud con esos que acumularon riqueza, trabajando, produciendo, heredando, por lo que sea, pero cuando les pedimos un esfuerzo lo hicieron".

De acuerdo a los datos preliminares que informó la AFIP, 10.000 individuos con patrimonios superiores a los $200 millones ya iniciaron los trámites para el pago del aporte, cuyo plazo venció el pasado 30 de marzo. Mientras que un pequeño grupo de millonarios, hasta ahora cerca de 220 contribuyentes, iniciaron acciones legales para no pagarlo; a la vez que el ente de recaudación nacional inició fiscalizaciones integrales por las cuales analizarán el patrimonio de aquellos contribuyentes incumplidores durante un plazo aproximado de 150 días.

"Debemos lamentar el egoísmo de otros que dicen que, con esta realidad y con esta situación, no me toquen un centavo, cuando en verdad acumulan muchísimos centavos", manifestó hoy Alberto Fernández sobre el grupo de incumplidores, entre quienes se encuentran accionistas del Grupo Clarín, como Héctor Magnetto, José Aranda y Lucio Pagliaro; Alejandro Julio Saguier, de la familia propietaria de La Nación; Inés Bengolea, familiar de la fallecida Amalia Fortaba; los parientes de Nicolás Caputo, el "amigo íntimo" de Mauricio Macri; y hasta el futbolista de Boca Juniors, Carlos Tévez.

Aporte solidario y distribución de la riqueza

Durante el anunció de la ampliación de un 50% más de beneficiarios de la tarjeta Alimentar, el presidente se metió de lleno en la discusión sobre la distribución de la riqueza en Argentina. Luego de una descripción detallada de la reactivación económica que realizaron los ministros Matías Kulfas y Martín Guzmán, Alberto Fernández manifestó que cuando la economía crece "empieza la disputa de ver quién se lleva la mayor tajada".

Sin metáforas, el mandatario abordó el principal punto de la desigual distribución del ingreso: "La puja sectorial tiene que encontrar un límite, porque sino todo el esfuerzo que hacemos tratando de poner recursos en los que la están pasando mal, terminan pasando la aspiradora los poderosos" y agregó que "no hay dinero que alcance para poner en el bolsillo de nuestra gente si cada vez que ponemos dinero, los precios siguen subiendo".

"Los sectores más pudientes de la Argentina, ¿cuál es el aporte que hacen? ¿Porque el aporte lo tiene que hacer el Estado? O sea que para resolver el tema de los precios, ¿el Estado tiene que cobrar menos impuestos?", sentenció el presidente. Por lo cual, pidió que "el esfuerzo lo tenemos que hacer todos, no algunos" y entonces fue que celebró el éxito del aporte solidario.

La ley sancionada en diciembre pasado por el Congreso de la Nación por iniciativa del diputado del Frente de Todos, Carlos Heller, estableció que los fondos recaudados por el aporte serán destinados a financiar la política sanitaria (20%), subsidiar a las pymes para sostener los puestos de trabajo (20%), inyectar recursos en las becas Progresar (20%), mejorar condiciones habitacionales de los barrios populares (15%) y apuntalar la inversión energética (25%).

En Argentina actual, los ingresos del 10 por ciento más ricos de la población siguen siendo 21 veces más altos que los del 10 por ciento más pobre, y casi un cuarto de las personas relevadas por el Indec reciben ingresos por debajo de 20 mil pesos. El crecimiento de la economía siempre es una buena noticia para el país, pero este no implica una reducción de la brecha de desigualdad, para la cual se requieren políticas efectivas como el aporte a las grandes fortunas y la inversión social y productiva.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión