EL ESCÁNDALO MARBELLA

Un juez resistido por La Cámpora investigará el escándalo de Martín Insaurralde

Federico Villena se apartó de la investigación contra Martín Insaurralde, que quedó en manos de Ernesto Kreplak. Medios porteños ya lo tildan de camporista.

Ernesto Kreplak es titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal 3 de La Plata pero subroga, a la vez, el Federal 2 de Lomas de Zamora, a donde fue a parar una de las tantas denuncias que acumula Martín Insaurralde por el escándalo de Marbella.

Esto se debe a que, como ya explicó INFOCIELO, el juez que entendía en la causa, Federico Villena, decidió apartarse de la investigación con un curioso fundamento: Dijo ser víctima de “violencia moral” ante los cuestionamientos por su presunta falta de imparcialidad, toda vez que la expareja de Insaurralde, Liana Toledo, trabaja junto a él.

TE PUEDE INTERESAR

Apenas se confirmó que la causa quedaría en manos de Kreplak, una parte del aparato mediático macrista le apuntó con todos sus cañones, acusándolo de formar parte de La Cámpora.

La acusación no es nueva. Kreplak asumió en 2015 y de inmediato fue señalado como parte del dispositivo de La Cámpora, una afirmación no del todo rigurosa y que busca deslegitimar su trabajo en el Poder Judicial. De hecho, el magistrado que esa agrupación kirchnerista quería para La Plata era Laureano Durán, que llegó a subrogar por algunos meses el Federal 1, que mantiene competencia electoral sobre la Provincia.

Lo cierto es que Kreplak concursó su cargo (concurso 302 del Consejo de la Magistratura) para cubrir el cargo que dejaba Arnaldo Corazza, fue propuesto por el poder Ejecutivo -a cargo de Cristina Kirchner por entonces- y respaldado por el Senado de la Nación. Desde ese punto de vista, su nombramiento es intachable.

Desde que entró en funciones tuvo causas “pesadas” y cercanas al poder. Fue, por ejemplo, quien investigó y encarceló a Marcelo Balcedo, extitular del gremio SOEME y empresario de medios platenses. Ese trabajo fue justamente el que le valió el recelo de La Cámpora, que trabajaba cerca de Balcedo.

Luego, la agrupación kirchnerista apuntó sus cañones por habilitar, por la vía del exhorto, un allanamiento solicitado por el juez Ariel Lijo, vinculado a la causa Télam. Su margen de maniobra en el contexto era escaso: obró conforme a derecho y padeció la furia camporista.

Más acá en el tiempo, tuvo a cargo la investigación por la llamada "Gestapo Sindical" que terminó absorbiendo -y disolviendo- Comodoro Py.

Ya a cargo del Federal 2 de Lomas de Zamora, dispuso una serie de allanamientos y secuestros de documentación en el marco de una investigación contra EDESUR, por presunto “autosabotaje”.

Ahora, deberá hacerse cargo de una investigación que pone los nervios de punta a la política bonaerense, trabajando bajo el fuego de La Cámpora y del poderoso aparato mediático de la oposición.

TE PUEDE INTERESAR