ANÁLISIS PLATENSE

Qué nos dicen las estadísticas sobre inseguridad en La Plata

La Justicia difundió los datos oficiales sobre inseguridad y La Plata aparece entre las ciudades donde más creció. De qué hablan los números.

Existen pocas variables tan molestas e incómodas para los intendentes o los funcionarios provinciales como las estadísticas oficiales de delitos que difunde todos los años la justicia provincial. El mapa de la inseguridad.

Acostumbrados al palabrerío, las promesas sin beneficio de inventario y el análisis político de café, este relevamiento resulta un verdadero incordio para los funcionarios que tienen responsabilidad por lo que ocurre minuto a minuto en las calles de la cuidad. Ya sea desde una intendencia o un ministerio.

TE PUEDE INTERESAR

Esas estadísticas anuales elaboradas por el Ministerio Público Fiscal a partir de las denuncias que ingresan al sistema son irrefutables, incontrastables y fehacientes. Lo que muestran es una radiografía clara, una imagen de alta resolución sobre uno de los ítems más demandados por la ciudadanía.

Hay coincidencia en cualquier foro político en que la inflación, la inseguridad ciudadana y la caída del nivel económico de la población estarían en lo más alto de cualquier ranking de los problemas que más afectan a la ciudadanía en la actualidad.

garro alak.jfif
Julio Alak y Julio Garro, los últimos dos intendentes de La Plata

Julio Alak y Julio Garro, los últimos dos intendentes de La Plata

El delito en La Plata creció y mucho

Toda esta introducción sirve para contextualizar el dato que se conoció está semana. El departamento judicial La Plata (donde más del 90% de las causas son originadas en episodios ocurridos en nuestra ciudad) está en el podio de las regiones donde más creció el delito en todas sus formas. En toda la provincia se denunciaron poco más de un millón de ilícitos. Representa un incremento promedio del 12%.

Las fiscalías de la capital de la provincia recibieron 93.690 denuncias. O sea: 259 por día o 10 por hora. Con un crecimiento –en relación con el año anterior- del 19%. Solo en el departamento de Mar del Plata, el delito creció más: 25.4%.

Algunos aportes más para completar el panorama de una ciudad insegura: en 2023 murieron por situaciones violentas (asesinatos) 45 personas. Nobleza obliga: este dato, en 2022 fue mayor: hubo 56 homicidios simples.

Hubo casi 28 mil robos, asaltos, entraderas, escruches ataques de motochorros, patachorros y todas las opciones o formas de vulnerar los bienes de sus dueños. Cada hora que pasa bajo el cielo de La Plata, hay tres platenses que atraviesan una situación traumática delictiva.

Por eso, no resultan extrañas los planteos vecinales ante los comisarios y funcionarios. Las protestas callejeras y los reclamos frente a seccionales policiales.

Respuestas políticas

Hay que decir que el incremento de las estadísticas de inseguridad puede achacársele tanto al gobierno de Axel Kicillof como al de Julio Garro. Los intendentes pueden hacer más bien poco, pero tienen facultades. Y Julio Alak tiene, por ahora, beneficio de inventario.

Es pertinente preguntarse, sin embargo, ¿qué respuesta hay desde la Municipalidad y desde el gobierno de la Provincia, quien ostenta el monopolio en el manejo de la fuerza pública de represión y prevención del delito?.

En primer lugar, digamos que el intendente Julio Alak designó a un secretario de Seguridad. A cinco meses de asumido en el cargo se los presentamos: se llama Diego Mario Abel Pepe; es abogado, especialista en derecho procesal, ex Asesor del Instituto de la Vivienda de la provincia de Buenos Aires y ex Asesor del diputado Provincial Walter Abarca. Su CV también incluye un paso por el área de Política Criminal del Ministerio de Seguridad de la Nación. Y tiene actividad social comunitaria: es Presidente del CLUB barrial CRISFA, conocido por sus formativas en futbol local.

El jefe comunal también puso en marcha el programa de Patrullas Municipales. Compró 15 camionetas 4x4 para patrullar la ciudad, con ex agentes de Defensa Civil, desarmados e identificados con las sirenas azules. A un mes del lanzamiento, hay ya algunas unidades que tienen dificultades con los motores turbo: no están fabricados para recorrer a marcha lenta por muchas horas. “Explotan”, grafica un agente que manejó una de las camionetas.

También hubo gestos y fotos con funcionarios del ministerio de Seguridad provincial, ahora que la coloratura política de ambas administraciones coincide. Se sabe que los retratos no previenen delitos. Y poco se sabe de resultados concretos de ese acercamiento y la buena sintonía entre los funcionarios. Las estadísticas oficiales, que se volverán a dar a conocer dentro de un año, pintarán un panorama.

TE PUEDE INTERESAR