GANADORES DE SIEMPRE

Prepagas sí, laboratorios no: el radar selectivo de Javier Milei

Javier Milei le declaró la guerra a las empresas de medicina prepaga por los aumentos, pero hizo la vista gorda con los laboratorios.

Según datos oficiales, en los primeros cuatro meses de gobierno de Javier Milei, los medicamentos remarcaron sus precios un 99 por ciento: se duplicaron. El actor que empuja esos aumentos es el sector de los laboratorios, que está cartelizado y asume comportamientos oligopólicos.

Según un extenso informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), los remedios incrementaron sus precios en diciembre (40.9 por ciento), en enero (13.6 por ciento), en febrero (15 por ciento) y en marzo (8.4 por ciento).

TE PUEDE INTERESAR

Son precios promedio, pero hay subas más contundentes y difíciles de explicar, con picos de hasta 49 por ciento en un mes. De hecho, si se considera la media de los 10 medicamentos que más aumentaron en el último año la suba interanual es de 474 por ciento.

image.png
Los aumentos de precios de medicamentos, empujados por los laboratorios (Fuente: CEPA)

Los aumentos de precios de medicamentos, empujados por los laboratorios (Fuente: CEPA)

El efecto de esa política se traslada del bolsillo a la salud. Ya en enero, desde Provincia alertaban que dos de cada 10 personas no podían comprar medicamentos que necesitaban.

Curiosamente, y al contrario de lo que pasa, por ejemplo, con la medicina prepaga, los empresarios del sector pasan debajo del radar de Javier Milei y de Luis Caputo, quienes ya “perdonaron” a los laboratorios al eliminar del súper DNU la obligatoriedad de prescripción de “genéricos” de parte de profesionales de la salud.

Los laboratorios: quiénes son

Según la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA), en la Argentina operan 354 laboratorios con 229 plantas industriales. De ese total 181 corresponden a capitales nacionales. No es un ecosistema equilibrado: hay 10 superdepredadores que se llevan la mitad de la facturación y otros 10 que se llevan 20 por ciento.

A la cabeza de esa lista se encuentran Roemmers, ELEA, Casasco, Gador, Montpellier, Baliarda, Raffo, Bagó y Bayer, único extranjero del top 10. Nombres propios como el del fallecido Alberto Roemmers, Hugo Sigman, los hermanos Juan Carlos y Sebastián Bagó, aparecen recurrentemente en la lista de los argentinos más ricos.

Hay que decir, ademas, que el sector representa el 5 por ciento del valor agregado industrial del país, con lo cual se convirte en un actor económico (y político) de peso más allá de su importancia desde el punto de vista de la salud.

Un actor político

Con ese peso específico dentro del ecosistema político y económico, los laboratorios imponen a su antojo las condiciones en la cadena de valor de los medicamentos. Su figura, explica el CEPA, resulta “determinante en la definición de precios, los márgenes de comercialización, los mecanismos de financiamiento y las retribuciones a droguerías y farmacias (…) los laboratorios son los principales responsables de la formación del precio de los medicamentos”.

“Hoy por hoy los laboratorios no tienen ninguna cota ni techo en cuanto a precios. Es una decisión de ellos y comercial, no es sanitaria. No responde a una estructura de costos, ni tienen limite a su rentabilidad”, le dijeron a INFOCIELO fuentes del sector farmacéutico.

El mercado de los medicamentos nunca tuvo demasiadas regulaciones. Cuando se intentó imponer alguna hubo consecuencias políticas, como el golpe contra Arturo Illia en el marco del debate de la Ley Oñativia. Javier Milei lo terminó de liberar y las consecuencias pegan en el bolsillo de los que más necesitan.

TE PUEDE INTERESAR