POLÉMICA EN TAPA

¿Por qué los medios porteños quieren una Provincia pobre?

Editorialistas porteños se escandalizaron porque la Nación asiste a la provincia de Buenos Aires con fondos discrecionales. Los datos que ocultan.

Medios porteños titularon en formato escándalo un dato bastante conocido sobre el reparto de recursos que de manera discrecional llevó adelante este año el Gobierno nacional hacia las provincias, y que deja ver -según una conveniente editorialización- cierta predilección por la provincia de Buenos Aires.

Los informes asentados sobre datos oficiales revelan que Buenos Aires se llevó en lo que va del año el 42.4 por ciento de estos fondos, equivalentes a unos 203 mil millones de pesos. El análisis mediático fue lineal: el Frente de Todos -desde el presidente Alberto Fernández hasta el ministro de Economía, Sergio Massa- sostiene las aspiraciones electorales de Axel Kicillof.

TE PUEDE INTERESAR

Otros fueron más allá y señalaron que el objetivo es en realidad posicionar al Gobernador como candidato a Presidente y que el plan es urdido desde las sombras por Cristina Fernández de Kirchner, a pesar de que el actual mandatario viene enfocado en reelegir y no en proyectarse a la Casa Rosada en 2023.

“Esta montaña de recursos se agrega a otra montaña de dinero que el Estado Nacional ya gira para financiar la campaña kirchnerista en la Provincia de Buenos Aires”, concluyó, por ejemplo, Mariano Roa, en el diario Clarín. Más medido, Sergio Serrichio, en INFOBAE, observó que esas transferencias se asignan “con criterio político”.

image.png
Medios porteños al ataque: la tapa del Clarín del domingo

Medios porteños al ataque: la tapa del Clarín del domingo

¿De dónde vienen los recursos?

Todos los habitantes de la provincia de Buenos Aires sabemos, en mayor o menor medida, que somos discriminados a la hora de repartir los fondos que recauda el Gobierno nacional. Hay, como bien señalan los editorialistas, transferencias automáticas, regladas por ley -como la coparticipación, el fondo educativo y tantas más- y otras que dependen del humor y la sintonía entre las administraciones.

En el mes de octubre de 2022, Buenos Aires “cobró” por vía de la coparticipación unos 150 mil millones de pesos, equivalentes a menos del 23 por ciento de los fondos que derramó la Nación, unos 662 mil millones de pesos. La información es oficial, se actualiza periódicamente y se puede consultar aquí. Octubre fue un mes excepcionalmente bueno para el gobierno de Axel Kicillof, porque la asignación efectiva de recursos coparticipables se establece por ley en un 21.2 por ciento.

Es decir que la proporción de los fondos que se le asignan a Buenos Aires oscilan entre un 21.2 por ciento fijo e indiscutible y un 42 por ciento que depende del las obligaciones, el humor y la sintonía entre el Gobernador y el presidente de turno. ¿Es posible planificar una gestión con semejante margen de error? ¿Podrán otros gobiernos?

Una provincia goleada

Una manera de discernir cuál es la medida justa de recursos que le corresponderían a Buenos Aires sería buscar parámetros objetivos que anclen esos datos. Uno podría ser la población. ¿Recibirá cada argentino, independientemente de su lugar de residencia, la misma inversión del Estado? Categóricamente no.

Veamos: los bonaerenses somos, según las proyecciones de INDEC para julio de 2022, casi 18 millones. Prácticamente el 39 por ciento del país. No sería escandaloso conjeturar que a la Provincia debería destinarse el 39 por ciento de los recursos de origen nacional. En esa cuenta, hoy, estamos 17 puntos abajo.

cuadrito.jpg
Pobreza y recursos del gobierno de la provincia de Buenos Aires

Pobreza y recursos del gobierno de la provincia de Buenos Aires

Pero la coparticipación es un mecanismo solidario. Buenos Aires no trabaja para sí, sino para el conjunto de la Nación. Colabora con el desarrollo de regiones menos favorecidas por el clima o la historia. No sólo resignando fondos, sino también albergando y brindando educación y salud a los ciudadanos que las economías de esas regiones expulsan.

Podemos seguir hablando de desigualdad sin dejar de hablar de población, ¿cómo? Considerando qué porcentaje de la población de cada provincia tiene sus necesidades básicas insatisfechas. El Gobierno provincial lo dejó plasmado en el proyecto de Ley de Presupuesto 2023: allí, Axel Kicillof señala que el Régimen de Coparticipación Federal “determina una asignación secundaria efectiva del 21,2% de la masa de recursos de las 24 jurisdicciones” mientras “la mayoría de los indicadores relativos al aporte y a las necesidades de la Provincia tienen un piso de no menos del 35%”.

Otra forma de verlo podría ser en función la productividad o del aporte a la riqueza nacional que hacen los bonaerenses. El Producto Bruto Argentino fue en 2021 de 491 mil millones de dólares. El 37,3 por ciento se originó en suelo bonaerense. Más de uno de cada tres dólares salieron del sudor de la frente de un habitante de la nuestra Provincia. Según ese parámetro, Buenos Aires está más de 15 puntos por debajo.

Lo ven oficialistas y opositores

Los últimos dos gobiernos aprovecharon el alineamiento con el presidente de turno para intentar mejorar ese desequilibrio en materia de asignación de recursos. María Eugenia Vidal puede anotarse un gol: logró destrabar el “techo” que le imponía el Fondo del Conurbano, gestionado décadas antes por Eduardo Duhalde a instancias de Carlos Menem, aunque compensó esa mejora aceptando una montaña de obligaciones que afrontaba la Nación en materia de subsidios. Según Axel Kicillof, en ese minué a Buenos Aires la bailaron sabroso.

El actual mandatario Alberto Fernández creó, por su parte, el Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la provincia de Buenos Aires, que significó un refuerzo de 60 mil millones de pesos en 2021 y de 110 mil millones para 2022, un 2.9 por ciento de los recursos anuales del Gobierno. La Provincia agradece: “A pesar de no resolver estructuralmente las necesidades de gasto de la Provincia, el Fondo contribuyó al desempeño fiscal”, explicó Kicillof a la Legislatura, sin dejar de remarcar que continúa percibiendo un 49% menos de recursos nacionales por habitante que el resto de las provincias.

Para Fernández, haber creado ese fondo, constituído a partir de recuperar un excedente que de manera discrecional Mauricio Macri le había dado a la Ciudad, el distrito más rico -más opulento- del país, significó un verdadero problema político: no sólo en el plano judicial, ya que la Corte Suprema -de marcado signo opositor- deberá pronunciarse sobre la legalidad del acto, sino desde el plano mediático, donde los mismos editorialistas que hoy se escandalizan hicieron su parte para empobrecer a los bonaerenses.

TE PUEDE INTERESAR