ANÁLISIS

Más solo que Javier Milei en la semana de mayo

La semana de mayo dejó en evidencia que Javier Milei está muy solo. Sin apoyo internacional, sin los gobernadores y sin resultados.

El presidente Javier Milei conmemoró el 214 aniversario de la Revolución de Mayo con una solitaria puesta en escena desde Córdoba, tierra natal de su perro favorito y sede del cabildo contrarrevolucionario que rechazó el grito de Buenos Aires.

Fue poca cosa en comparación del día fastuoso que él mismo imaginaba allá por marzo, cuando convocó a los Gobernadores a firmar el Pacto de Mayo. Sólo el anfitrión Martín Llaryora lo acompañó protocolarmente. La rechifla que recibió lo hará reconsiderar, tal vez, esa decisión en el futuro.

TE PUEDE INTERESAR

Fue una semana rara para Milei: se peleó con el presidente de España y sacó un digno empate, fue tapa -y blanco- de la revista Time. Su agenda internacional no tiene prácticamente encuentros con otros jefes de Estado. Algunos directamente lo esquivan. Otros lo confrontan.

En Argentina, poquitos

En el plano local no le va mejor. Encabezó un show político de dudoso gusto y contenido en el Luna Park y rindió a sus pies a una parte del PRO, que parece cambiar del amarillo al violeta cuando se siente cerca del calor del poder.

En la calle, se vio, está solo: apenas 5 mil personas lo acompañaron en Córdoba. Horas antes había llenado el Luna Park, lo cual puede ser considerado un hito para un artista que cobra entrada, pero no es gran convocatoria para el show gratuito de un presidente que se autopercibe revolucionario. Poquitos y muy especiales.

Sin ese estrecho séquito de dirigentes y periodistas que se empecina en hacerle la corte, Javier Milei parecería extremadamente solitario. Axel Kicillof, que es apenas un gobernador y que, por sus ideas y por su pertenencia política, es un límite para gran parte del arco político, dialoga con más gobernadores que Javier Milei. También convoca más audiencia cuando habla en público, y eso que no es tan histriónico -o entretenido.

En el desierto de los resultados económicos

La soledad de Javier Milei no es sólo personal o política: tampoco los están acompañando los resultados económicos y crecen las dudas sobre la sostenibilidad de su “modelo”. Lo explicó esta semana Cristian Girard, también economista y titular de ARBA: “hay inconsistencias”.

CRISTIAN GIRARD: "El SUPERAVIT FISCAL de MILEI es como la MORCILLA" | #LadoP

Cristian Girard: "el superávit fiscal de Javier Milei es como la morcilla"

El funcionario bonaerense dejó a un lado su sesgo opositor en aras de hacer pedagogía y expuso en términos simples que el superávit de Milei -su único logro a la fecha- está asentado sobre un ajuste sobre trabajadores, jubilados y obra pública, y sostenido por la recaudación del impuesto país.

Para quebrar esa precariedad necesitará dólares, para eso tendrá que liberar el cepo y no puede hacerlo sin soltar su principal instrumento de recaudación. ¿Cómo lo hará? ¿Tendrá Federico Sturzenegger la llave que le falta para destrabar la ecuación? ¿Será el relevo de Toto Caputo en Economía? Un detalle: Caputo, Sturzenegger y Bullrich también son macristas reconvertidos.

¿Cuánto tiempo se puede vivir a encuestas?

Mientras tanto, la clase media y trabajadora empieza a sentir el ajuste en el cuello. Ya no se trata de vender algunos dólares para cambiar las cubiertas del auto, sino de servicios públicos -y privados- que se vuelven impagables, de abrazarse a las segundas marcas en el supermercado o de esperar el aguinaldo para ver si sale una escapada o al menos una cena afuera en familia.

Así lo reflejan algunas encuestas. La última de Zubán Córdoba, por ejemplo, plantea un índice de desaprobación del gobierno que se encamina al 54 por ciento, una alta preocupación por el rendimiento de los salarios. Sólo el 15 por ciento de los consultados llega a fin de mes con algún ahorro. El resto llega justo o directamente no llega. Crece, a la par, el temor por despidos.

imagen.jpg
Una encuesta que preocupa a Javier Milei

Una encuesta que preocupa a Javier Milei

La cosa pinta mal al punto que la imagen de Javier Milei ya está por debajo de la de Axel Kicillof y sus números se empiezan a parecer a los de Cristina Kirchner.

Panic Show

Tal vez las soledades de Javier Milei expliquen su agenda política. Mostrarse con celebridades como Elon Musk, pelearse con el Presidente de España, armar un show en el Luna Park o convocar a un Consejo de Mayo parecen intentos de copar una agenda en la que las buenas noticias escasean.

Qué decir de la última excentricidad: el rediseño del logo de Presidencia con el escudo nacional vigilado por un sol naciente que lleva el ceño fruncido de Javier Milei. El síndrome del genio incomprendido que exalta su propia imagen para proyectar algo de grandeza.

image.png

Tiene suerte de que ninguna de esas jugadas se expliquen a fondo. Sería interesante indagar respecto de las conversaciones de Milei y Musk, o incluso de otras más mundanas, como la confección del setlist del Luna Park, donde el Presidente entonó el Panic Show de La Renga y Se viene, de La Bersuit, que hablan respectivamente de un león que aterroriza a la gente en la calle y de un gobierno a punto de estallar.

En el próximo -si es que lo hay- podría sumar otro tema bersuitero. El que dice en uno de sus versos que por las noches la soledad desespera.

TE PUEDE INTERESAR