Política y Economía
SALIÓ A HACER OBRAS

La Municipalidad de Arrecifes busca borrar las huellas del escándalo de corrupción

La Municipalidad de Arrecifes salió a realizar algunas obras que habían sido denunciadas por un contratista por haberse certificado pero nunca concretarse.

Tras las escandalosas denuncias de corrupción que realizó un contratista de la Municipalidad de Arrecifes, el intendente radical Javier Olaeta intenta borrar las huellas a partir de la realización de obras que ya habían sido certificadas.

Este miércoles, vecinos de la ciudad y concejales opositores registraron con impavidez cómo la Municipalidad comenzó a llevar adelante esta semana algunas de las obras que el contratista Cristian Losada había denunciado que se habían facturado y certificado pero que brillaban por su ausencia.

TE PUEDE INTERESAR

Entre las obras que empezó ahora a hacer la intendencia, se encuentran cordones cunetas que apenas una semana atrás Losada había señalado como parte del esquema de corrupción que lleva siete años, y que hasta hace algunos días no estaban realizadas.

aRRECIFES (2).mp4

Ante la Comisión de Asuntos Especiales del Concejo Deliberante, Losada había descrito algunos casos puntuales, como cordones cuneta en las esquinas de Ramón Lorenzo y Euskalerría, Marcelo T. de Alvear y Juan José Paso y Antártida Argentina y Juan XXIII.

De esta forma, la Municipalidad que comanda Javier Olaeta confirma las denuncias del contratista, y se suma al material probatorio que el propio Losada presentó ante la Fiscalía de San Nicolás, como las facturas a su nombre que presentó desde el año 2016, los decretos de llamado a licitación y las boletas que el municipio brindó al Concejo Deliberante en el marco de un pedido de informes.

aRRECIFES (1).mp4

Obras en Arrecifes.

El pasado jueves 27 de octubre, Cristian Losada describió con lujos de detalle su arribo a la Municipalidad como contratista en 2016, a partir de un llamado que le habría realizado el propio intendente Olaeta.

Según describió, a lo largo de los últimos 7 años el municipio llevó a cabo licitaciones truchas en las que siempre ganaba la empresa a su nombre. Losada facturaba las obras y luego debía retornarle el dinero al secretario de Obras Públicas o al mismo intendente. Mientras que las obras no eran realizadas.