PROMESAS Y DEUDAS

"Julio es Agosto": una promesa de gestión para después de las vacaciones de invierno

Antes de las elecciones, Julio Alak se puso una vara altísima para ganar los votos. Si piensa en cumplirlas, será a partir de agosto.

Uno de los inconvenientes que se presentan para las nuevas administraciones surgidas de las elecciones de 2023 es que tienen que colmar altas expectativas en medio de una grave crisis y retracción de recursos. En algunos casos, la ciudadanía fue regada de esperanzas prometidas por candidatos que se excedieron en las proposiciones, tal vez confiados en que habría un escenario político nacional de otra coloratura.

Otros, directamente, subieron a los escenarios de campaña promesas que sabían de antemano serían de cumplimiento imposible.

TE PUEDE INTERESAR

Le pasa a gobernadores que llegan después de muchos años de gestiones repetidas (como en Chaco o Santa Cruz, para citar solo algunos ejemplos) y en intendencias como La Plata o tantos que tuvieron cambio de manos en octubre del año pasado.

Puesto en sencillo: los candidatos prometieron mucho, pensaron que tendrían otro contexto (por caso un triunfo del UxP, con Sergio Massa) y se encontraron con el trinufo –en la capital bonaerense por un puñado de votos-, las arcas vacías y la motosierra de Javier Milei.

Entonces, aquellos promisorios planes de ejecución a largo plazo, las obras de infraestructura, la replanificación de la ciudad, el giro productivo de la condición económica de la región, la revalorización de la periferia y hasta la planificación de una “autopista del Oeste”, como se mencionó en los actos proselitistas y las consignas reiteradas hasta octubre pasado quedaron reducidas al desalojo de unos 200 puesteros que ocupaban plaza San Martín y ahora están en un “paseo de Compras” en la zona de Meridiano V.

Esperando agosto

Todo el resto de las acciones de gestión cotidiana de un municipio están por el momento en una gran gatera a la espera de una orden de largada.

"Por una gran ciudad, planificada, segura, moderna, inclusiva y sostenible, que vuelva a ser sinónimo de progreso y unidad" se escuchaba hace menos de 10 meses en esos cónclaves multitudinarios de campaña.

“Muchas decisiones se demoran porque en el gabinete todo es “asambleario””, contó a Infocielo un funcionario que tiene despacho fuera del Palacio de la calle 12. “El intendente parece temeroso de resolver algo que no conforme a todos los espacios”, argumentó.

Es la consecuencia de haber resuelto ubicar en un mismo equipo de gobierno dirigentes con perfiles tan desiguales como los de Luis Arias y Carlos Bonicato, para mencionar sólo un par de ejemplos. Pero esos márgenes se pueden advertir aún dentro de las mismas áreas o direcciones.

Así es como quedan relegados expedientes de habilitaciones, carpetas con emprendimientos o resoluciones sobre cambios en el esquema geográfico de recolección de residuos domiciliarios. Se acumulan quejas empresarias por esos rezagos.

Hasta un incidente menor como el descarrilamiento de un vagón del trencito de la República de los Niños puede provocar un cimbronazo entre los funcionarios. El incidente –que provocó lesiones muy leves en seis pasajeros- dejó casi sin reacción a la secretaria de Cultura, Ana Negrete, (que tiene bajo su jurisdicción el paseo recreativo) y fue necesaria la intervención del área de Espacio Público para dar explicaciones públicas y disponer la normalización del entretenimiento. Igual, todavía no hay fecha para retomar el servicio.

¿Hay que darle tiempo a Julio Alak?

“Hay que darle un poco más de tiempo”, es la justificación que ofrecen cerca del despacho de Julio Alak. El intendente planteó como un activo de su perfil dirigencial, los 16 años previos como administrador de la ciudad. Eran pergaminos que asomaban como inapelables para ubicarse otra vez en el principal despacho de la comuna.

En la semana previa al receso invernal –donde muchas actididades quedan congeladas por un par de semanas- en calle 12 comienza a extenderse una nueva promesa que se repite como mantra: “Hay que esperar agosto. Ahí arrancará de lleno el plan de Julio Alak”.

Es como un revival de aquel eslogan de campaña que derivó en al reemplazo del actual intendente después de cuatro administraciones consecutivas.

“Julio es agosto” sería la nueva versión de la frase. En ese mes sí, entonces, comenzarían a conocer los platenses el verdadero plan de Alak para la ciudad

TE PUEDE INTERESAR