LO PEOR ESTÁ POR VENIR

Javier Milei advirtió que "el momento más duro" va a ser en marzo y abril

En declaraciones radiales, Javier Milei advirtió que todavía no terminó el momento más duro del ajuste y que los próximos meses serán los peores.

Tras haber circulado la posibilidad de llamar a una paritaria nacional docente, ante el inminente paro que pone en peligro el comienzo de las clases, Javier Milei descartó esa posibilidad y lanzó una dura advertencia que enciende las alarmas en los bolsillos de la gente.

"El momento más duro del ajuste no terminó", advirtió el Presidente, y explicó que, según los datos que maneja el Gobierno, la inflación "se está logrando bajar" y anticipó positivamente que en febrero rondaría en el 10%. "Siguiendo las estimaciones del FMI, el momento más duro será entre marzo y abril y, a partir de ahí, tocaste fondo y empezás a rebotar", prometió

TE PUEDE INTERESAR

Además, confía en que "todo siga como hasta ahora" porque "las estimaciones del FMI dicen que podemos abrir el cepo a mitad de año y, cuando abrís el cepo, la economía se dispara para delante".

“Estamos logrando bajar la inflación. Íbamos a una inflación del 17.000% porque la inflación mayorista dio 54%. Logramos que la de diciembre fuera de 25% y que caiga a 20% en enero, cuando enero estacionalmente juega en contra y repetir el mismo número hubiera sido un buen número”, celebró Milei.

WhatsApp Image 2024-01-31 at 19.28.38.jpeg

Javier Milei se lavó las manos por los bajos salarios

Milei acusó al “populismo” y a "100 años de políticas socialistas" de “hacer caer más del 90% de los ingresos en dólares” y justificó que "Argentina tiene salarios de US$ 200 o US$ 300 que es una miseria cuando en la Convertibilidad teníamos de US$ 1.800 y, si seguíamos en la misma tendencia, hubieran sido de US$ 3.000".

En este sentido, dijo que no fijará por decreto el salario mínimo. "¿No es una cuestión que tiene que ser abordada por los trabajadores con sus empleadores? No creo que un político pueda determinar un precio a mano. Ni se me ocurre. ¿Yo voy a emitir un decreto fijando un precio?", se preguntó.

Por otra parte, insistió con la necesidad de recomponer las tarifas eléctricas y de otros servicios: "El problema no es que las tarifas sean caras. El problema es el salario. Hay que dejar la demagogia con los precios. Los precios tienen que ser precios de mercado. No podemos vivir rompiendo el sistema de precios por cuestiones emocionales porque si no, no queda nada", advirtió.

TE PUEDE INTERESAR