EXCLUSIVO #PARECEMOSBUENOSAMIGOS

El hilo rojo que ata el DNU de Javier Milei con la cuarta revolución industrial

En Parecemos Buenos Amigos, el abogado y dirigente Jerónimo Guerrero Iraola marcó la importancia de la Ley de Tierras que Milei intentó derogar por DNU.

La Ley de Tierras, que había sido derogada por Javier Milei a través del DNU 70/2023, se mantiene en pie gracias a una medida cautelar impuesta por el centro de ex combatientes de Malvinas de La Plata (CECIM) patrocinados por el abogado Jerónimo Guerrero Iraola, quien destacó la importancia de la soberanía y el fallo judicial, no sólo ahora sino de cara a los próximos cien años.

Al desglosar el camino jurídico que atravesó hasta lograr el fallo de la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata, Guerrero Iraola afirmó en Parecemos Buenos Amigos que el DNU debería ser declarado inconstitucional en su totalidad. "Es un mamotreto jurídico que a lo que apunta es a construir las condiciones necesarias para que nuestro país ingrese de rodillas a la cuarta revolución industrial", calificó.

TE PUEDE INTERESAR

Y destacó, de todas las argumentaciones de la Justicia para darle la razón a los ex combatientes y dejar sin efecto la desregulación de Milei, que la Cámara Federal de Apelaciones dejó asentado que "la soberanía en tanto bien jurídico está contemplado en la Constitución y es algo que se supone que si lo defendemos nos beneficia a todos".

"Entonces hay algo que se llama "soberanía" que pasa a ser material, que es que cuando te venden la tierra a Joe Lewis y no te dejan entrar a un lago te están cortando un pedazo de tu soberanía territorial, en este caso. A futuro este concepto nos puede servir para un montón de otras cosas", valoró el abogado y dirigente de Unión por la Patria.

Corte - Guerrero Iraola Soberanía.mp4

Jerónimo Guerrero Iraola analizó el DNU de Javier Milei

La cuarta revolución industrial, la escasez y el conflicto: Por qué las Malvinas son claves

En un análisis más profundo de las consecuencias que podría traer la derogación de la Ley de Tierras, que entre otras cosas prohíbe la venta de zonas estratégicas para los recursos del país y limita la titularidad extranjera de suelo nacional, Jerónimo Guerrero Iraola aseguró que la discusión de la soberanía nacional tendrá un rol clave en los próximos años.

"En el mundo en los próximos 40, 50 años van a faltar agua, alimento y energía. Malvinas tiene todo que ver con eso. Estamos en un codo de la historia. El mundo está entrando en la cuarta revolución industrial", afirmó el abogado.

Y señaló que "se estima que la población global entre 2050 y 2100 va a llegar a 12 mil millones de personas, es un montón de gente. El calentamiento global es una realidad, genera desertificación y problemas en los ecosistemas. Y además si somos tanta gente va a haber un corrimiento de las fronteras urbanas. Con todo esto qué digo, vamos a un escenario de escasez".

"La próxima crisis va a ser la crisis de escasez, de agua de alimento y de energía. Esto es una realidad ineludible. Antes de 2100 va a haber conflictos globales muy importantes en esta materia. Hay que prepararse, y cuando digo hay que prepararse la política se tiene que preparar. Tenemos que empezar a hablar de ésto", aseveró.

Ante tal análisis, pidió reivindicar la idea de justicia social, no en vacío sino como "qué va a pasar cuando tengamos que definir para qué usamos internet. Cómo priorizamos. Y la priorización es una decisión política", y se mostró optimista de poder tomar un sendero de crecimiento: "Argentina, en ese marco, tiene absolutamente todo lo que va a faltar y todas las potencialidades para subirse a un programa de desarrollo".

Embed - Jeronimo GUERRERO IRAOLA y la cuestión MALVINAS en #ParecemosBuenosAmigos

Dos caminos: El desguace libertario o el neojusticialismo CyT

Como horizonte, el abogado marcó dos posibles caminos a la crisis que se avecina: un escenario de desguace estatal, con fuerte dominio de capitales transnacionales "para digitarte que aquello que va a faltar valga muchísimo y poder escalar la demanda global para hacer negocios", o la fortaleza de la construcción político institucional. "Poder decir 'che, acá estamos nosotros'. ¿Qué necesitás? ¿energía? no, pará, así no. No te la venís a llevar. Yo me voy a sentar en la mesa de discusión".

"Para mí la salida es, lo vengo diciendo y sosteniendo, (y hay que discutirlo desde la ciudad de La Plata a la provincia de Buenos Aires, a la República Argentina, a la región) es la ciencia y la tecnología. La forma en la que nosotros vamos a poder salir adelante no es 'tengo la energía, me la guardo para mí, vení a ver cómo me la discutís'. Es 'yo te estoy agregando la idea'. El proceso tecnológico por el cual vos vas a tornar más eficiente tus procesos productivos, y si vos me aniquilas vas a quedarte sin un pedazo importante de lo que al mundo le va a permitir subsistir en los próximos años", agregó.

Presto a avanzar por la segunda opción, Guerrero Iraola resaltó que requiere de una reedición de la doctrina justicialista. "Perón miró el Siglo XXIII. Me parece que el peronismo tiene que pensar la doctrina justicialista en una clave de SXXIII, en clave de justicia social. No podemos pensar que un grupito de vivos se la van a llevar toda. Para eso lo que necesitamos es un Estado eficiente pero voraz en las construcciones de las herramientas para hacer que las cosas sucedan. Porque sino nos morfan", concluyó.

TE PUEDE INTERESAR