POETA DE LAS DESGRACIAS

Federico Sturzenegger: "Desnudo" en la política con pasado en la poesía

Nombrado ahora ministro por Javier Milei, Federico Sturzenegger fue poeta: "Despojado y desnudo te ofrendo mi tesoro". Un recorrido por su carrera y sus versos

Federico Sturzenegger, el flamante ministro nombrado por el presidente Javier Milei, parece ser una caja de sorpresas. Originario de La Plata, hincha fervoroso de Gimnasia y Esgrima La Plata, y con un pasado que abarca desde la toma de decisiones económicas cuestionables hasta la creación de versos dignos de un recital de poesía slam.

La reciente designación de Sturzenegger en el boletín oficial no hace más que confirmar que la poesía y la política, en la Argentina de Milei, son dos caras de la misma moneda.

TE PUEDE INTERESAR

Uno de los aspectos más curiosos de este nuevo ministro es, sin duda, su breve pero intensamente emotivo pasado como poeta.

Sí, leyó bien, poeta.

LA POESÍA Y LA ECONOMÍA

Antes de ser conocido por sus desastrosos pronósticos inflacionarios y su habilidad para endeudar al país, Sturzenegger dedicaba su tiempo a las musas, componiendo versos que oscilan entre lo trágico y lo hilarante.

Como muestra, un botón: “Hay que ser valiente para amar, despojado y desnudo te ofrendo mi tesoro abierto de brazos y me arrodillo como ante un pelotón de fusilamiento”.

La intensidad de estos versos no deja lugar a dudas de que el economista tiene una vena dramática que podría rivalizar con la de cualquier telenovela de la tarde.

El poema “Hay que ser valiente para amar” es, sin duda, su obra maestra del drama poético. “Hoy no estás y sólo llanto, tantas lágrimas que llenarían el mar, tantos gritos que despertarían una ciudad”, continúa Sturzenegger, en una suerte de lamento existencial que bien podría servir de epitafio para sus anteriores gestiones en la función pública.

Recordemos que su paso por los gobiernos de Fernando de la Rúa y Mauricio Macri dejó un sabor amargo en la economía argentina, marcado por la toma de deudas y expectativas inflacionarias que nunca se cumplieron.

Screenshot_20240705_103907_X.jpg

EL MONJE NEGRO DE JAVIER MILEI

Pero la versatilidad del nuevo ministro no se detiene ahí. En su poema “Tiempo”, Sturzenegger nos ofrece otra muestra de su capacidad para mezclar lo cotidiano con lo metafísico: “Tantos minutos en cada minuto, tiempo loco y circular como mis pensamientos, porque en vos todo termina y en vos todo comienza”.

Si alguna vez hubo dudas sobre la naturaleza cíclica de las crisis económicas, Sturzenegger las despeja con esta joya literaria. Sus versos son un reflejo fiel de su carrera: un eterno retorno a los mismos errores, una y otra vez.

Es innegable que Sturzenegger tiene un don especial para la poesía. Su pasión por “Star Wars” y su afición por las metáforas dramáticas podrían ser la clave de su enfoque en la gestión pública.

Quizás, en un universo paralelo, estaríamos hablando de Federico Sturzenegger, el bardo de La Plata, cuyas elegías de amor y dolor resonarían en los cafés literarios. En cambio, aquí estamos, en la Argentina de Milei, tratando de entender cómo alguien con tan excelsa capacidad para el drama poético puede tomar las riendas de un nuevo ministerio "again and again".

La ciudadanía y algunos actores de la política se encuentran, comprensiblemente, llenos de interrogantes. ¿Qué nos depara este nuevo capítulo en la carrera de Sturzenegger? ¿Será capaz de conjugar sus habilidades poéticas con la pragmática y cruda realidad de la gestión económica? Solo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, nos queda el consuelo de sus versos, que bien podrían ser el soundtrack de nuestra incierta y tumultuosa actualidad.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/juanelegonzalez/status/1809185750774059278?t=YU1GxMZPDUUxzQCqLy0gNA&s=19&partner=&hide_thread=false

¿INSPIRADO EN SILVIO SOLDÁN?

Federico Sturzenegger no es solo un economista con un historial cuestionable. Es, además, un poeta cuyos versos podrían llenar páginas y páginas de antologías dedicadas al arte de convertir el dolor en palabras.

Que el destino de nuestro país esté en manos de alguien con semejante 'sensibilidad literaria' es, sin duda, un repetido experimento digno de una novela de realismo mágico.

Solo esperemos que, esta vez, los capítulos que escriba en la historia económica sean menos trágicos para la república que sus infravalorados poemas estilo Silvio Soldán.

Embed - Silvio Soldan, y el poema que escribio para Cacho Castana - Susana Gimenez

TE PUEDE INTERESAR