CRECE LA TENSIÓN

El recelo entre el PRO y la UCR también se trasladó a la rosca por las sillas vacías de la Suprema Corte

La renuncia de Genoud a la Suprema Corte bonaerense volvió a encender las especulaciones entre peronismo, PRO y UCR por los lugares vacíos.

La renuncia de Luis Genoud a la Suprema Corte bonaerense dejó cuatro vacantes y la rosca por los nombres para esos espacios ya empezó. Es que el máximo tribunal ahora quedó integrado únicamente por Sergio Torres, Daniel Soria e Hilda Kogan.

La disputa por los nombres -y especialmente por los espacios políticos que los ubiquen allí- tiene largo recorrido, aunque ahora acelera los tiempos dada la necesidad de darle un funcionamiento más ágil a la Corte provincial.

TE PUEDE INTERESAR

En los pasillos del Senado bonaerense las especulaciones ya copan las conversaciones. El PRO dice no tener nombres propios para ofrecer aún, dado que están en plena cicatrización de las heridas que dejó la interna electoral que los dejó terceros en la contienda.

Aún así, miran con recelo a sus exsocios de la UCR, de quienes aseguran que “van a acordar” con Axel Kicillof para ubicar a sus alfiles. “De los radicales se puede esperar cualquier cosa”, lanzó un armador amarillo a este medio.

El PRO puede darse por satisfecho con lo que "cobró" en la era Vidal, cuando ubicó al jefe de los Fiscales, Julio Conte Grand y al actual ministro Sergio Torres.

El nombre de una dirigente radical suena fuerte para una vacante en la Suprema Corte

Como señaló INFOCIELO hace un buen tiempo atrás, el nombre que aparece de manera firme como la opción radical es el de Marina Sánchez Herrero, quien actualmente preside el Concejo Deliberante de Mar del Plata, fue consejera de la Magistratura nacional y tiene amplia experiencia en materia judicial.

Además, una de las pocas certezas es que al menos uno de los sillones en la Suprema Corte de Justicia sería con cupo femenino -algo que la UCR le planteó a nivel nacional al titular del partido, Martín Lousteau-, por lo que la marplatense y esposa del líder radical Maximiliano Abad cumpliría con esa condición.

Comision de Asuntos Constitucionales y Acuerdos del Senado Bonaerense.jpg
El recelo entre el PRO y la UCR también se trasladó a la rosca por la silla vacía de la Suprema Corte

El recelo entre el PRO y la UCR también se trasladó a la rosca por la silla vacía de la Suprema Corte

Desde el entorno de Sánchez Herrero bajaron la espuma y señalaron a este portal que hablar de nombres hoy es “pensar en un lote en la Luna” dado que “el peronismo no se puso de acuerdo en cómo va a ordenar sus propias demandas y no está hablando con la oposición”.

“Hay que ver cómo va a ser el propio dibujo de la Justicia que pretendan, pero hoy no se puede hablar de nombres. Nadie da certezas de nada”, sentenciaron desde el partido centenario. Aún así, no se descartó que sea ella una de las propuestas dado que “pergaminos tiene de sobra”.

Justicia en crisis: se acumulan pliegos y vacantes

En tanto, las vacantes no solo afectan al nivel máximo de la Justicia provincial, sino en todo el mapa del Poder Judicial como el caso de defensores oficiales y en Casación Penal. El propio ministro de la Corte, Sergio Torres, dijo que el sistema "está en una situación crítica”.

“Tenemos más del 25 por ciento de los lugares vacantes en la provincia. Hay unas 200 vacantes en condiciones de ser tratadas y aprobadas por el Senado, igualmente nos quedarían otras 500. Es un número importante”, marcó.

Desde el Gobierno bonaerense, en tanto, subrayaron que el ministro de Justicia, Juan Martín Mena, sostiene el diálogo con los diferentes actores para intentar destrabar los cientos de vacantes.

Suprema Corte Mena.JPG
El ministro de Justicia, Martín Mena, junto a los miembros de la Suprema Corte bonaerense

El ministro de Justicia, Martín Mena, junto a los miembros de la Suprema Corte bonaerense

En el Poder Ejecutivo lo dejan claro: hasta no generar fluidez en la cobertura de las sillas vacías, no se va a poder avanzar en la rosca por la Corte.

El funcionario de Kicillof tuvo reuniones en la Legislatura y con los propios jueces del máximo tribunal, pero en el Senado plantean dificultades para avanzar. “Hay nombramientos que se hicieron con la composición anterior, será difícil que eso avance. Hay muchos pliegos por revisar y todo está muy trabado”, dicen.

El sistema de justicia en la Provincia, mientras tanto, sigue con un funcionamiento a media máquina.

TE PUEDE INTERESAR