Política y Economía
LA REVANCHA DE ALBERTO

El dólar, el DNU y un nuevo capítulo de la guerra entre el Gobierno y el Grupo Clarín

El decreto sorpresa de Alberto golpea fuerte en el Grupo Clarín, justo después de la jugada de Magnetto, que compró bonos a través de Telecom y aumentó la cotización del dólar.

El DNU de Alberto Fernández que declaró servicio público a los servicios de telecomunicaciones tiene sabor a revancha luego de que trascendiera que detrás de la suba del dólar contado con liquidación (CCL) haya una importante operación del Grupo Clarín, que preside Héctor Magnetto, un histórico rival del kirchnerismo.

A través de Telecom, el grupo invirtió $2.394 millones para comprar el bono AY24, que se utiliza para las operaciones del dólar CCL y el dólar bolsa. En total adquirió 44,5 millones de bonos y así llevó la cotización del dólar utilizado por las empresas para cambiar pesos argentinos por dólares en el exterior de $126,80 a $132,94. Junto con el dólar MEP, son las dos cotizaciones más importantes para fijar el precio del dólar blue y las que más presionan sobre el dólar oficial.

TE PUEDE INTERESAR

Por estos días, el dólar es un tema central puertas adentro del Gobierno. Alberto Fernández revisó la sangría de las reservas del  Banco Central y señaló que “los pequeños ahorristas que compran 200 dólares son un problema”, por lo que evalúa endurecer el cepo impuesto al final del gobierno de Mauricio Macri. Martín Guzmán lo frenó, y por ahora se mantiene en U$D 200 al mes para compras oficiales. Pero si el peso continúa con la devaluación, el sacrificio de reservas para mantener el dólar estable es completamente en vano.

Un día después de que trascendieran los movimientos de Telecom en el mercado cambiario, Alberto Fernández anunció un decreto "sorpresa": el que establece a los servicios de telecomunicaciones (internet, telefonía celular y fija y televisión por cable) como públicos, y así le pone un límite al principal ingreso del Grupo Clarín, el holding Cablevisión.

Como ya contó INFOCIELO Cablevisión Holding, una "escisión societaria de Grupo Clarín", según se definen en su sitio web pese a tener los mismos directivos, maneja Telecom y sus principales marcas comerciales: Cablevisión (TV por cable), Fibertel (Internet) y Personal (Telefonía Celular). El grupo reportó ingresos por $131.158 millones los primeros seis meses del año, repartidos en un 37,7% de ingresos por Personal, 21,6% por el internet de Fibertel, otros 20,1% de Cablevisión y 15,3% de telefonía fija. Estos ingresos le reportaron una ganancia de $2.774 millones el primer trimestre y $2.161 millones en el segundo.

Con el decreto, Alberto Fernandez podrá regular a través del ENACOM las tarifas de las telecomunicaciones, y frenar así posibles aumentos. De hecho, la primera medida fue anunciar un congelamiento de tarifas hasta el 31 de diciembre de este año. "Ante las restricciones que la pandemia nos impone, nadie deberá resignar parte de sus ingresos en afrontar aumentos en los precios de estos servicios", justificó el Presidente.

Quien advirtió la intención del Gobierno contra el grupo Clarín fue la titular del PRO, Patricia Bullrich, de manera involuntaria mientras cuestionaba la medida. "El gobierno nacional encontró una ventana por la cual meterse con el grupo Clarín, quien tiene una posición mayoritaria en el servicio de TV por cable e Internet, y que además ahora opera con celulares a través de la fusión con Personal".

El tweet le valió la burla de la militancia oficialista a Bullrich, quien explicitó el oligopolio que tiene el Grupo Clarín a través de Cablevisión Holding. Las otras grandes compañías de telecomunicaciones en Argentina son América Móvil, quien posee la prestadora de telefonía móvil Claro; y Telefónica, la empresa española que opera en nuestro país con la marca comercial "Movistar" para la telefonía fija, móvil e internet.

Kirchnerismo vs. Grupo Clarín: Un conflicto con mucha historia

El Grupo Clarín, que en las telecomunicaciones comenzó con la operadora de cable "Multicanal", logró constituirse como un gigante en argentina al fusionarse con Cablevisión en 2007, con la firma del entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Luego se peleó con el Gobierno en 2008, tras el polémico proyecto de ley de retenciones móviles que impulsó Cristina Kirchner y que frenó el entonces vicepresidente, Julio Cobos, con su famoso voto "no positivo".

A partir de allí comenzó una guerra sin cuartel que llevó a la promulgación de la "Ley de Medios" por parte del kirchnerismo. Luego Macri le quitaría el efecto y aprobaría la fusión de Cablevisión y Telecom. Entonces el holding de Magnetto se consolidó como la empresa más grande de telecomunicaciones en el país, al sumar el control sobre la telefonía e internet. Entonces Magnetto declaró que "la nueva empresa podrá dar servicios de cuádruple play y, a la vez, afrontar las grandes inversiones que hacen falta para seguir mejorando esa infraestructura". Sin embargo, la supuesta mejora en la infraestructura no se reflejó en el servicio, que en 2019 volvió a ser motivo de la mayoría de los reclamos ante Defensa del Consumidor.

Alberto Fernández en el almuerzo de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), cuando le propuso una "tregua" a Magnetto.

El año pasado, a poco de haber asumido la presidencia, Alberto Fernandez se paró frente a un atril en el almuerzo de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), miró a los ojos a Héctor Magnetto y le propuso abiertamente una tregua. "No podemos seguir perdiendo el tiempo peleándonos entre nosotros, es una lucha que tenemos que tomar todos, los empresarios, el campo, mi Gobierno y los medios, Héctor... lo tienen que hacer todos", le dijo, frente a empresarios de la talla de Paolo Rocca y Cristiano Rattazzi. No hubo tal tregua.

El golpe que realizó Alberto ayer fue silencioso. Los empresarios de telecomunicaciones se enteraron por Twitter, cuando el mandatario publicó el hilo donde detalló y justificó el decreto.  Así lo reconocieron desde la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones, quienes señalaron en TN que "el decreto sorprendió y generó muchísima incertidumbre en el mercado". Algunos, incluso, creen que se trata de una medida para allanar el camino a inversiones que llegarían desde China. Otros piensan que el Gobierno quiere intervenir en el mercado, "como con Vicentín".

Lo cierto es que el principal perjudicado por el decreto es Cablevisión Holding, de Héctor Magnetto, quien suma otro capítulo más en su batalla contra el Gobierno.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión