SIGUE LA MOTOSIERRA

El ajuste de febrero: volvió a bajar el gasto público, pero también la recaudación

Según un estudio, el ajuste fiscal de febrero alcanzó para lograr el superávit, pero ya hay luces de alarma encendidas.

El informe fiscal elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) muestra que el ajuste del sector público nacional siguió profundizándose en febrero. Esta vez, a la baja del gasto hay que sumarle la caída de la recaudación. ¿ Hasta cuándo puede durar el superávit?

Los números del segundo mes del 2024 muestran que los ingresos totales del Estado nacional fueron de 5,5 billones de pesos, un 6,3 por ciento menos que el año pasado ajustado por inflación. Sin embargo, el superávit financiero fue de 338.112 millones de pesos. "Este resultado es producto, al igual que en enero, de un fuerte recorte en los gastos", explicaron los especialistas del CEPA.

TE PUEDE INTERESAR

Concretamente, los gastos fueron de 4,3 billones de pesos, es decir, un 36,4 por ciento menos que en febrero de 2023 actualizado por la inflación. El informe sostiene que "se repitió en febrero lo ocurrido en el mes de enero: el superávit se edificó sobre un recorte sin precedentes en el gasto público".

Gastos versus recaudacion febrero 2024 sector publico nacional.PNG
El ajuste fiscal implementado por el gobierno de Javier Milei generó una caída del gasto público, pero también de la recaudación.

El ajuste fiscal implementado por el gobierno de Javier Milei generó una caída del gasto público, pero también de la recaudación.

El área que más explica la caída del gasto es el de las jubilaciones. " De cada $100 de ajuste en febrero, $35 correspondieron a recortes en jubilaciones", indicaron desde el CEPA. En un segundo orden de importancia aparecen los gastos de capital y los subsidios económicos (principalmente energéticos) como las áreas en donde Javier Milei recortó fondos.

Ante este panorama, los especialistas se mostraron preocupados por la "complejidad de la situación fiscal y la insostenibilidad" del ajuste. A esto hay que sumarle que la administración libertaria decidió no transferirle los subsidios que le debe a CAMMESA, la empresa mayorista que le vende energía eléctrica a las distribuidoras, como Edesur o Edenor. "Los problemas ocasionados por la demora en las transferencias a CAMMESA abren un interrogante sobre la sostenibilidad del ajuste", suma el informe fiscal del CEPA.

TE PUEDE INTERESAR