¿CONAN?

Axel Kicillof mostró "preocupación" por la salud mental de Milei: "Tiene contacto con un perro muerto"

El gobernador sostuvo que Javier Milei "no pasa un examen". En materia económica, Axel Kicillof aseguró que el presidente "no entiende nada".

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, mostró "preocupación" por el estado psicológico del presidente Javier Milei y remarcó que tiene "epifanías" y hasta "tiene contacto con un perro muerto", en referencia a Conan, el "hijo de cuatro patas" que tenía el mandatario nacional.

"Solo alguien que esté tan dislocado de la vida real puede pensar que un monopolio es buenísimo", dijo el mandatario bonaerense en diálogo con Radio 10.

TE PUEDE INTERESAR

En ese plano, sostuvo haber escuchado la intervención de Milei ante los republicanos estadounidenses en los últimos días y lanzó: "Para mí no pasa un examen… lo pienso realmente, no le quiero faltar el respeto, pero lo digo preocupado".

"Es un sector de la teoría económica y política que es muy marginal, que nunca tuvo a cargo un país. Medicamentos, nafta, alimentos… sobre eso un ataque a los gobiernos que tenemos que dar respuesta", dijo.

Según consignó, las teorías que plantea Milei son "una cosa muy extraña, extravagante" y que "el efecto real de la concentración en productos importantes para la vida de todos nosotros hay pocos productores; el que tiene el monopolio puede cobrar más caro, aunque venda menos. En el medio se queda mucha gente afuera".

Axel Kicillof febrero 2024 acto casa de gobierno salon dorado.jpeg

"No es una guerra contra eso, en todos lados del mundo hay regulación. Puede ser que haya tenido una epifanía, él habla, dice que tiene contacto con un perro muerto. No es chicana, es grave, serio y complejo. No podemos tener discusiones normales", arremetió.

Para Kicillof "el problema más grave es el aumento de los remedios. Intendentes de la oposición me dijeron que en los hospitales municipales aumentaron los medicamentos 3 mil por ciento. Milei desreguló el mercado de medicamentos".

En ese punto, tiró justo al blanco que más le duele al presidente, su rol como economista: "De teoría económica no entiende nada. Es de una escuela marginal y pequeña que defiende el monopolio, por ejemplo. Dentro de la economía ortodoxa es el extremo del termómetro. Defiende la desregulación absoluta de todo, algo que no ocurre en ningún lugar del mundo, menos en los que él admira como EEUU y Europa", dijo.

TE PUEDE INTERESAR