Judiciales y Policiales Municipios
Violencia institucional

Citan a indagatoria a tres policías acusados de encubrir el crimen de Lucas Verón

La justicia citó a tres policías de la Bonaerense. Los acusan de encubrir el homicidio del adolescente ocurrido en julio pasado en La Matanza

Tres policías bonaerenses fueron citados a declaración indagatoria en el marco de la causa que investiga el crimen de Lucas Verón, asesinado en julio último luego de una persecución en el partido bonaerense de La Matanza y por cuyo homicidio están imputados otros dos efectivos, informó hoy la Comisión Provincial por la Memoria (CPM).

La Ayudantía Fiscal de gravedad institucional del Departamento Judicial de La Matanza, integrada por Fernando López y María Julia Panzonni, llamó a indagatoria para el jueves al comisario y segundo jefe departamental Diego Ocampos, al subcomisario Daniel Quinteros y la oficial subayudante María Giselle Genez.

TE PUEDE INTERESAR

Con distintos grados de participación, los policías están acusados de ser autores o coautores de los delitos de amenazas coactivas, privación ilegal de la libertad, falsedad ideológica y falso testimonio.

Según la ayudantía fiscal de La Matanza, el comisario Ocampos amenazó al amigo de Verón (18) que circulaba junto a él en la moto, lo obligó a declarar contra su voluntad en sede policial y confesar que venían de robar y que les habían disparado desde un auto blanco, que no era un patrullero.

"Decí la verdad porque el asesino se puede comer 25 años y vos también", le habría dicho para amedrentarlo, informó la CPM en un comunicado.

De acuerdo al relato de la fiscalía, el adolescente de 17 años, su tío y el padre de la víctima fueron trasladados a la comisaría mediante engaños, donde siguieron las amenazas.

En la dependencia policial, el menor y su tío fueron encerrados de manera ilegal en calabozos, el adulto esposado durante varias horas.

Según las pruebas que obran en el expediente, el subcomisario Quinteros fue quien ejecutó la orden del comisario y privó ilegalmente de la libertad al adolescente, mientras que todavía no se identificó al funcionario que encerró a su tío.

En esas condiciones, por fuera de los marcos legales, sin la presencia de un defensor oficial o representante legal, ya que es menor de 18 años, se fraguó la declaración autoincriminante del adolescente que iba con Verón en la moto, acta convalidada por la oficial subayudante María Giselle Genez.

Hasta el momento, por el crimen del joven están imputados en la causa, que ya fue elevada a juicio, los agentes Ezequiel Benítez y Cintia Duarte, por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego".

Verón fue asesinado el 10 de julio último tras recibir un disparo de arma de fuego cuando circulaba en moto junto a un amigo y eran perseguidos por dos policías.

Según las fuentes, el patrullero impactó por detrás al rodado en el que iban los jóvenes, quienes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección a su casa ubicada a una cuadra y media.

Aparentemente, el policía Benítez, quien iba manejando, descendió del vehículo y efectuó entre dos y tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en la víctima.

De acuerdo a los voceros, Lucas continuó corriendo pero a unos 20 metros cayó al piso gravemente herido, por lo que su amigo fue a avisarle a la familia de la víctima que vive a una cuadra y media del lugar, que lo llevaron al hospital, donde finalmente falleció.

Según la autopsia al cuerpo del joven, el disparo ingresó por el tórax y salió por la espalda.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión