Política y Economía Judiciales y Policiales
GRAMATICALMENTE IRREPROCHABLE

La "Gestapo" o policía secreta: Un término calibradamente utilizado

En el video filtrado de funcionarios macristas bonaerenses, el ex ministro Marcelo Villegas usa "quirúrgicamente" la definición de lo que sucedía en esa reunión

"Si pudiera tener una Gestapo para terminar con los gremios, lo haría", fue la frase del ex Ministro de María Eugenia Vidal en la época de su gobernación bonaerense, en medio de la reunión con otros funcionarios y empresarios ligados a la confección de pruebas para perseguir judicialmente a sindicalistas que trascendió hoy a través de un video con audio en una sala del Banco Provincia en 2017.

Haber definido Marcelo Villegas de ese modo lo que en realidad quería realizar en tal mitin fue irreprochable desde el punto de vista semántico, porque las acciones a las que remiten luego sus palabras, apuntan exactamente a la función que la policía secreta del estado al mando de Adolf Hitler buscaba realizar a escondidas de la demás dirigencia, y sobre todo del pueblo, en la Alemania de los años 30 y 40 del siglo pasado.

TE PUEDE INTERESAR

Hoy, la palabra "Gestapo" en pocas horas se convirtió en una de las más requeridas en los buscadores de Internet.

¿Qué era la Gestapo?

¿Entre qué años funcionó?

¿Cuál era su misión de existir?, y otras preguntas de ese estilo, inundaron las mentes de jóvenes o adultos algo desmemoriados, para conocer o refrescar ciertos datos que pertenecen a un pasado (por suerte) cada vez menos cercano.

LA POLICIA SECRETA DEL ESTADO DE HITLER

Gestapo es el acrónimo de las palabras alemanas Geheime Staats Polizei, Ge-Sta-Po, que significa Policía Secreta Estatal.

El estereotipo imaginario del oficial de la Gestapo era una figura siniestra con un abrigo de cuero negro, pero en realidad la mayoría del personal de la Gestapo eran burócratas anónimos.

Hitler había elegido a Hermann Goering, quien era Ministro-Presidente de Prusia en aquel momento para comandar la Gestapo.

La Gestapo [1/3]

El expediente de Goering era simple: buscar a la oposición allá donde estuviera. Pero los principales enemigos de los nazis, los comunistas, los socialdemócratas y los sindicatos habían pasado a la clandestinidad para entonces.

Para encontrarlos necesitaría habilidad y mecanismos alternativos a las instituciones oficiales, una policía que no pareciera policía pero al servicio del estado.

Goering se aseguró de que la nueva fuerza supiera que iba a hacer un trabajo policial distinto. No iban sólo a perseguir criminales, sino disidentes.

Las relaciones entre los líderes de la Alemania nazi fue una lucha constante para acercarse a Hitler y conseguir mayores cuotas de poder.

La técnica de Hitler para controlar a sus subordinados era fomentar la rivalidad entre ellos, avivando sus inseguridades y cambiando de favorito.

El resultado fue una potente mezcla de paranoia, conspiración y contraconspiración entre los líderes de sus organizaciones, Himmler, Heydrich, Heinrich Müller y Goering.

Gradualmente Himmler organizó su estrategia para hacerse con el control de la Gestapo, sembró el miedo y se convirtió en la principal institución estatal para controlar, callar, perseguir y hasta matar disidentes

Ese cuerpo especial tenía como fin que la paz se impusiera en las calles luego de meses de revueltas.

Sin embargo, la primera misión que se le asignó, su finalidad original, fue la persecución de los comunistas.

HITLER CONSIGUIÓ SU OBJETIVO: DIEZMAR OPOSITORES

La organización logró que cada ciudadano alemán estuviera convencido de que el estado los observaba y lo escuchaba.

En parte era cierto.

Desde su fundación en 1933 hasta su disolución en 1945 consiguió por métodos extra legales, disciplinar y mantener a raya a opositores al régimen, a través de lo que podría denominarse 'servicios de inteligencia ciudadano', y un poder judicial flexible que miraba para otro lado, o era cómplice.

Formada por oficiales de policía de carrera y profesionales del Derecho, su organización y funciones fueron fijados por Hermann Göring después de que Hitler accediera al poder en enero de 1933. Rudolf Diels había sido su primer jefe.

La función de la Gestapo era definida como la de investigar y combatir «todas las tendencias peligrosas para el Estado».

Tenía autoridad para investigar los casos de traición, espionaje y sabotaje, además de los casos de ataques criminales al NSDAP y al Estado.

La norma de 1936 que regulaba su actuación le otorgó carta blanca y la situó por encima de la ley al excluirla de cualquier forma de control jurisdiccional.

En particular, fue eximida de responsabilidad ante los tribunales administrativos, los que ordinariamente se encargaban de resolver los litigios que los ciudadanos dirigían contra el Estado si consideraban que su actuación no se ajustaba a Derecho.

Werner Best, asesor jurídico de la Gestapo, llegó a declarar: «Mientras la policía cumpla la voluntad de los líderes políticos, actúa legalmente»

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión