Política y Economía
SEGÚN DATOS OFICIALES

El “truco” de los grandes medios para ocultar a más de un millón de argentinos pobres

El 32 por ciento de pobreza que reportó el INDEC en el segundo semestre de 2018 significa, para los grandes medios, que hay entre 12 y 13 millones de argentinos en esa condición. INFOCIELO reportó casi un millón más y rinde cuentas a sus lectores.

Las estadísticas de pobreza e indigencia difundidas ayer por el INDEC mostraron diferencias de criterio en las redacciones periodísticas de todo el país: algunas estimaron que el 32 por ciento de personas que no ganan lo suficiente para abastecerse de una canasta básica implican entre 12 y 13 millones de argentinos de carne y hueso.

Este portal calculó una cifra bastante mayor: 14.3 millones de personas en todo el país y casi 6 millones en el Gran Buenos Aires, el área más crítica. Esto es algo más de un millón por encima de lo que estimaron los gigantes informativos como Clarín y La Nación, pero también prestigiosos medios locales de toda la Provincia.

TE PUEDE INTERESAR

Por lo pronto, INFOCIELO puede dar cuenta de que estimó los 14.3 millones de pobres que hay en el país en base a la aplicación del porcentaje calculado por el INDEC sobre los 31 aglomerados donde realiza la Encuesta Permanente de Hogares, sobre las proyecciones de población actualizadas que el propio Instituto Nacional de Estadísticas y Censos provee.

Según el INDEC, los argentinos eramos 40.8 millones en 2010, pero hoy estamos más cerca de los 45 millones. Más exactamente 44.938.712. El 32 por ciento de ese total es 14.380.387. Las estimaciones de población oficiales están calculadas hasta el año 2040, año en el que el país tendrá casi 53 millones de habitantes, y se pueden consultar en línea.

Las redacciones de los grandes medios optaron por quedarse con información de 2010, cuando INDEC reportó, Censo nacional mediante, la cantidad de 40.788.453 habitantes en el país. Sólo así se explica la cuenta que arroja 13 millones de pobres.

Está claro que el tema es delicado y que el rigor metodológico es indispensable para abordarlo.  

La pregunta que queda flotando en el aire es si lo hicieron por puro desconocimiento o por algún criterio editorial.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión