Sociedad
COMPETIRÁ EN EL AUTÓDROMO DE LA PLATA

¡Histórico!: Será la primera piloto con discapacidad de Latinoamerica 

Una joven periodista puso en marcha su sueño de llegar a ser la primera piloto con discapacidad. Conocé su historia en esta nota

Antes de que Belén Ameijenda naciera, los médicos le dijeron a sus padres que la bebé en camino no podría caminar jamás debido a una malformación congénita, conocida como Espina Bífida, que había afectado el desarrollo de su columna vertebral durante las primeras semanas del embarazo. Si bien el panorama que se planteaba era adverso, hoy con 25 años, no solo puede caminar con la ayuda de sus bastones, sino que está cada vez más cerca de cumplir uno de sus sueños más grandes: convertirse en la primera piloto con discapacidad de Latinoamérica.

“Los límites son mentales, se tenga o no un impedimento físico”, asegura Belén en diálogo con INFOCIELO y señala: “Yo siempre me propongo hacer las cosas que hace el resto de las personas, a mi modo, pero por mis propios medios”.

TE PUEDE INTERESAR

Pese a no tener suficiente fuerza en sus miembros inferiores, los primeros pasos los dio al año y medio de haber nacido, con la ayuda de un andador. El tiempo pasó y, por una cuestión de edad, llegó el momento de dejar el andador aunque, gracias al acompañamiento del equipo médico que seguía de cerca su evolución, sumado a su inquebrantable fuerza de voluntad; nunca requirió una silla de ruedas.

Tampoco se privó de hacer los deportes que quería y compitió durante varios años como nadadora en River, donde pudo conocer a deportistas de la talla de José Meolans y Guillermo Marro, uno de los máximos referentes nacionales de natación adaptada.

Piloto discapacidad - automovilismo - discapacidad - automovilismo 52 .jpg

“Siempre fui un libro aparte para todos los médicos, dicho por ellos mismos”, dice Ameijenda y cuenta: "Hoy en día, si bien no tengo un seguimiento diario como tenía antes, sigo teniendo a mis médicos de siempre, y la última vez que fui al traumatólogo le dije que quería correr. Me dijo ‘¿para qué te voy a decir que no si siempre hiciste lo que quisiste y siempre supe que podías hacerlo?’".

¿Cuándo despertó su deseo por convertirse en piloto? En la casa de Belén, el automovilismo es casi una religión y cada almuerzo de fin de semana es una misa donde las carreras de TC2000 ocupan un lugar central. “Me acuerdo que es así desde que tenía 4 años. Uno cuando es chiquito va mamando todo eso y, con el tiempo, es probable que se despierte algún tipo de interés por eso”, afirma Ameijenda que, a medida que pasaban los años, fue incorporando cada vez más la pasión familiar por los fierros y empezó a fantasear con la idea de tener su auto de carreras.

Automovilismo piloto discapacidad - automovilismo discapacidad .jpeg

“En un momento llegué a perder las esperanzas. Pensaba ‘¿quién se va a poner las pilas con alguien como yo para aceptarme?’”, confiesa Belén que, a pesar de todo quería mantenerse cerca de su sueño: “Cuando terminé la secundaria me anoté para estudiar Periodismo Deportivo, primero porque me gusta y segundo por si el día de mañana puedo llegar a estar en un autódromo aunque sea cubriendo una carrera. Yo lo único que sabía era que quería estar en los boxes haciendo algo”.

Cursando el cuarto año de la Facultad en la Universidad de Palermo, le encomendaron que realizara la cobertura periodística de un evento deportivo y ella no lo dudó: “Me fui al Gálvez, el autódromo de Buenos Aires y cubrí por primera vez un Súper TC2000”.

Años más tarde decidió visitar el Autódromo Roberto Mouras de La Plata, donde conocería a Juan “Gatito” Nimo, piloto en la categoría de TC Mouras, quien jugó un papel muy importante inspirando a Belén a no bajar los brazos y alentándola a perseguir su sueño.

Tras haber superado un grave accidente mientras competía en una prueba de motociclismo en Chile, que le provocó la parálisis de sus extremidades inferiores, Nimo se convirtió en el primer piloto de pista y rally del país en competir con autos adaptados.

Piloto discapacidad - automovilismo - discapacidad - automovilismo .jpg

“Cuando lo ví correr, me sorprendió la fuerza de voluntad y el poder que tiene este chico para subirse a un auto de carreras y tener la vida que tiene. Verlo a él me inspiró a mí a pensar ‘no todo está perdido’”, menciona Ameijenda, que volvió a ilusionarse con debutar como piloto en una pista.

Fue así que, con el asesoramiento de pilotos amigos, se puso en campaña para intentar anotarse en la categoría zonal Fórmula 1.100 Bonaerense, donde se compite con monoplazas Renault y se desarrolla únicamente en autódromos de Buenos Aires, Roque Pérez, La Plata y Dolores.

Luego de haber obtenido la habilitación por parte de un médico del Autódromo Mouras y, teniendo todos los estudios requeridos para obtener la licencia, solo faltaba realizar la prueba de escape donde debía demostrar que puede salir del auto en cuatro segundos, tiempo que resiste el buzo antiflama.

Si bien la prueba fue realizada con éxito, tras una reunión con directivos del automovilismo, tanto los organizadores como la futura piloto, llegaron a la conclusión de que lo más seguro sería que participe en una categoría de autos con techo en lugar de la fórmula, para reducir al mínimo el riesgo que la competidora podría correr.

“No es lo mismo un accidente en un fórmula que en un auto con techo, donde te cubre más y tenés más chances de salir en caso de un accidente”, explica Belén y considera que “está excelente que hayan priorizado la salud porque los fierros se rompen y se arreglan, pero una vida no”.

La joven apasionada por el automovilismo estará participando en la categoría Monomarca Fiat, donde compiten únicamente vehículos Fiat Uno. “Se realiza solo en el Autódromo de La Plata, es una de las mejores categorías que hay a nivel zona y es muy conocida a nivel nacional”, destaca la periodista de 25 años, “estoy muy contenta de poder participar en esa categoría que me abre las puertas para iniciarme”.

Piloto discapacidad - automovilismo - discapacidad - automovilismo 9 .jpg

Para llegar de la mejor forma posible al momento de su debut, que debido a la pandemia de coronavirus se ve obstaculizada de momento, realiza una exigente preparación física y mental, que incluye rutinas diarias de ejercicios para fortalecer el cuerpo, además de trabajos que requieren de una concentración total para mejorar la orientación y los reflejos, entre otras cosas.

A la par, se encuentra en una búsqueda constante de sponsors con el propósito de sumar apoyo económico y así poder hacer frente a los gastos que implican este tipo de competiciones.

“Necesitamos un millón de pesos para cubrir todo. Ya llegamos a los 150 mil, pero nos faltan 850 mil porque no alcanza con tener el auto, sino que hay que adaptarlo para que yo pueda manejarlo”, señala Belén, que inició una campaña solidaria a través de sus redes sociales.

Piloto discapacidad - automovilismo - discapacidad - automovilismo 91.jpg

Ameijenda detalla que el vehículo debe tener “acelerador, freno y embrague al volante”, además de todos los elementos de seguridad, que son imprescindibles ya que “un buen equipo hace que tengas más chances de salir ileso ante un accidente”.

La futura piloto espera con ansias que llegue el día de su debut y tiene la esperanza de que, cuando eso ocurra, la pandemia ya haya quedado atrás. “Hoy en día el piloto si quiere ir a correr puede llevar solo 4 personas y me parece que con 4 personas el día del debut no va a ser suficiente porque se trata de algo único a nivel latinoamericano”, dice Belén, que intentará representar a la mujer en el deporte: “Está bueno poder transmitir la seguridad a otras mujeres y animarlas a que tengan su primer auto, a que aprendan a manejar o por qué no a que empiecen en el automovilismo”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión