Política y Economía
EL GABINETE QUE VIENE

Quién es Agustina Vila, la elegida de Kicillof para la Dirección General de Cultura y Educación

La única mujer del equipo de transición, quien tuvo una participación activa en la actual campaña del gobernador electo y en la anterior durante 2015, es la elegida para hacerse cargo de una de las áreas más sensibles que deja el gobierno de Vidal.

De baja exposición mediática, María Agustina Vila, es la mujer de máxima confianza del gobernador electo Axel Kicillof y lo acompaña hace casi diez años en plena gestión de Cristina Fernández de Kirchner. Es hoy la elegida para suceder al ministro Gabriel Sánchez Zinny en un área tan sensible como devastada en el ocaso de la gestión de Cambiemos.

La designación de Vila tiene que pasar un filtro legal: debe obtener acuerdo del Senado, prácticamente una formalidad.

TE PUEDE INTERESAR

El perfil de Vila es tan bajo que ni siquiera cuenta con redes sociales, pero quienes acompañan al exministro de Economía la conocen muy bien. Es que la Licenciada de Ciencias Políticas de sólo 39 años camina junto a Axel hace una década cuando su amiga Cecilia Nahón, economista y diplomática que se desempeñó como subsecretaria de Desarrollo de Inversiones de la Cancillería, la acercó próximo mandatario provincial.

Desde entonces, Vila se ganó el cariño el respeto profesional, y la confianza plena de Kicillof. Cuentan desde su círculo cercano que Vila es de las que están siempre “al pie del cañón”, y que no sólo formó parte determinante de la última campaña cumpliendo el rol de apoderada ante la Justicia, sino que codo a codo acompañó a Axel en la de 2015 con aspiraciones legislativas.

Sin embargo, aseguran que no sólo su fidelidad la lleva a ser hoy la única mujer en el equipo de transición de gobierno en la provincia de Buenos Aires y la confirmada al frente de una de las carteras más calientes como es la de Educación, sino su vasta carrera profesional digna de admiración por parte del gobernador.

En tiempos de Kicillof en el ministerio de Economía nacional, Vila se desempeñó como Jefa de Gabinete, y como subsecretaria de Integración Económica Latinoamericana y Mercosur en la Cancillería.

En 2018 fue nombrada como Secretaria Académica de Dirección de Ingreso y Permanencia de la Universidad de José C. Paz (UNPAZ), casa de estudios creada durante el Kirchnerismo en el conurbano y que conduce Federico Thea quien es parte de la mesa chica de Kicillof y que formó parte de la misión de “negociadores” que se reunió con los “Fondos Buitre” para evitar el default, allá por 2015.

La UNPAZ actualmente considerada “la usina” de los técnicos del equipo del gobernador, fue creada en 2009 por una ley del Congreso impulsada por el entonces diputado nacional Dante Dovena. Atrás de la propuesta también estuvo Carlos “Cuto” Moreno, por entonces compañero de bancada de Dovena y hoy padrino político de Kicillof.

Cuando Thea es elegido en la UNPAZ, ya era un referente de Kicillof, ya que desde 2013 era Secretario Legal y Administrativo del Ministerio de Economía de la Nación y abogado de la Vicepresidencia de Asuntos Jurídicos de YPF.

Con su vasto recorrido profesional y especializado en la materia educativa, ocupará un rol sumido en el ojo de la tormenta, luego de cuatro años de largos conflictos docentes, con el cierre de más de 40 establecimientos educativos, una explosión en una escuela de Moreno que causó la muerte de dos docentes y un sinfín de denuncias sobre recortes presupuestarios.

Yendo a números concretos, Vila deberá afrontar un deteriorado estado de infraestructura donde el 49.8 por ciento de las escuelas tiene “necesidades generales de mantenimiento”, el 35 por ciento tiene problemas en los techos, como filtraciones y roturas; el 19.3 tiene problemas sanitarios; al 21.4 le faltan aulas o edificios; el 12.3 tiene problemas eléctricos; el 6.6 por ciento muestra obras paradas; el 12.3 por ciento tiene faltante de gas y el 52 por ciento mobiliario faltante.

Además, deberá tratar de recomponer el nivel de vida docente porque el poder adquisitivo del salario perdió más de 23 puntos en 4 años, por lo que los aumentos perdieron por goleada ante la inflación; y se encontrará con un presupuesto adelgazado vorazmente: desde 2013 en adelante, Educación perdió peso relativo -medio punto en 2014 y 2.2 putos en 2015-, pero nunca estuvo en niveles tan bajos como en los cuatro años de Vidal. En 2016, primer año de gestión, fue el 27.5 del presupuesto, al año siguiente cayó al 24.4, en 2016 se recuperó hasta 26 puntos para hundirse definitivamente en 2019: 23.9 por ciento.

Ante este panorama, desde SUTEBA le advirtieron a INFOCIELO que “el tema no es el nombre o apellido de quien va a estar a cargo del área educativa sino qué políticas se van a desarrollar en materia educativa”.

Lo que consideran los docentes bonaerenses es que teniendo en cuenta el nivel de endeudamiento brutal de la provincia en sintonía con el de la nación, “lo que la futura ministra tiene que priorizar no es el pago de la deuda sino responder a las necesidades más urgentes de lo que es la escuela pública: la infraestructura y la recomposición salarial inmediata en el marco de la reapertura de paritarias.”

Desde SUTEBA Multicolor detallaron a este portal: “Hoy por hoy el salario de un docente que recién comienza está 13 mil pesos por debajo de la línea de pobreza y un docente con la máxima antigüedad, un maestro de grado está casi 3 mil por debajo de esa línea”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión