Sociedad
INNOVACIÓN FÁLICA

"La Puntita": el nuevo negocio de waffles con forma de pene

Durante la pandemia abrió en CABA un local que vende waffles con forma de pene de 18 cms. En Madrid existe hace tiempo uno similar que se llama "La Pollería"

Una idea innovadora, aunque no original, desembarcó en Buenos Aires de la mano de jóvenes colombianos que se animaron durante la pandemia a invertir en un negocio particular: fabrican y venden waffles cuyo formato replica un pene y los testículos.

En Madrid desde hace más tiempo existe un negocio similar enclavado en el barrio de Chueca, la primigenia zona gay de la capital española llamado la "Pollería". Allí la forma vulgar de llamarle al pene es "polla". Aunque, según se sabe, la idea verdaderamente nació en Francia, el país de los creppes, los waffles y la desinhibición sexual por excelencia.

TE PUEDE INTERESAR

En Buenos Aires los arriesgados emprendedores decidieron enfrentar el temor a cierta pacatería que podría rechazarlos, animándose a inaugurar su negocio en, la siempre "cool", área de Palermo Soho.

En "La Puntita", un título en código (muy argentino) para que no se entienda instantáneamente al ver el cartel, venden estos waffles con forma de pene, y pueden venir glaseados y rellenos, a gusto del condumidor.

UN SUCESO EN UN SOLO TAMAÑO

En los últimos meses, al menos antes de volver a las restricciones más estrictas, había cuadras de cola de jóvenes esperando a ser atendidos para consumir sus "miembros" en el local de Palermo.

Montado con una estructura de personal mínima, los dueños son cuatro colombianos que según cuentan han recuperado la inversión en solamente unos pocos meses. Tan entusiasmados están con la recepción de sus waffles fálicos que ahora también planean otros productos con "anatomía femenina", como también existe en Madrid, pero allí en un local diferente.

Algunos de los slogans "creativos" con los que promocionan el producto dicen: "Aquí la puntita no se chupa, se muerde" o "18 centimentros de felicidad", y lo ubicaron en carteles en el mismo local y también en la carta de menúes.

Los cuatro socios colombianos que abrieron "La Puntita" en Buenos Aires se llaman Manuela Cuellar, Valentina Rojas, Paula Vargas y Julian Polo, y apostaron con fe a la "cabeza abierta" de los habitantes de ese barrio porteño.

Al principio no tenían el local a la calle e iniciaron haciendo sólo delivery de sus productos.

Los primeros clientes eran personas que compraban su producto como regalos eróticos e insinuantes y a veces incluso para despedidas de solteros.

Sin embargo el negocio explotó con el "boca en boca", justamente, en solo un par de meses.

Fue cuando tomaron coraje y reflexionaron en que quizás este sea el emprendimiento que los "pare" para toda la vida.

Se decidieron a abrir un local con mesas para consumir en el lugar cuando la apertura de las restricciones en el fin del año pasado lo permitió.

La demanda fue tal que se vieron obligados a vender sólo presencial, entregando los penes de masa en mano para llevar o sirviéndolo sobre las mesas.

LA "PICARESCA" DE MOSTRARSE COMIÉNDOLO

Para muchos de sus compradores más jóvenes, la experiencia, seguramente por la novedad, es toda una aventura a la que inclusive llevan a familiares adultos para cometer "la picardía" de grabarlos con sus celulares mientras le entran al producto, para después etiquetarlos con frases del estilo "mirá a la abuela como se manda este postre".

Hasta ahora, los precios al público de estos waffles son accesibles.

20210527_102920.jpg
El negocio de venta de waffles con forma de pene también se publicita en las redes sociales

El negocio de venta de waffles con forma de pene también se publicita en las redes sociales

$200 el de vainilla, alrededor de $90 el relleno, que puede variar entre dulce de leche, Nutella, Kit kat, entre más, a lo qye se suma una cobertura opcional de $100.

Los topping que se le agreguen, tales como coco rayado o chips de chocolate, suman unos $70 más al precio final. Por lo tanto los waffles en forma de pene, completos y con todos los aditamentos y accesorios costarían unos 480 a 500 pesos cada uno, al menos por estos días.

LA VERSIÓN MADRILEÑA

Hace un par de semanas, el youtuber argentino "Merakio", quien se fue hace 2 meses a vivir con su familia a Madrid, hizo un interesante y gracioso informe sobre el negocio original de lo que aquí replicaron como "La Puntita", en el propio local de "Chueca" de Madrid: "La Pollería", que como ya se dijo, no vende pollos sino pollas.

ME COMÍ UN P3NE DE CHOCOLATE! - LA POLLERÍA DE CHUECA 4K

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión