Política y Economía
Negocian un nuevo acuerdo

El bloqueo a Maduro suma un capítulo a la novela de los producteros de PDVSA

La gerencia de Astillero Río Santiago se reunió con ATE Ensenada, en busca de generar los mecanismos que permitan terminar y entregar los buques Eva Perón y Juana Azurduy. Pero la política exterior de Macri puede ser un obstáculo insalvable.

Tras un año atravesado por conflictos, el Gobierno bonaerense y ATE Ensenada parecen buscar los caminos que conduzcan a que Astillero Río Santiago termine y entregue, de una vez por todas, los buques productores Eva Perón y Juana Azurduy a la empresa venezolana PDVSA.

El Eva Perón está terminado en un 97 por ciento y se necesita una inversión de 3.5 millones de pesos para terminarlo, con todas las condiciones de funcionamiento garantizadas. La gerencia técnica de ARS elaboró para eso un programa de trabajo que se presentó a PDVSA, con miras a lograr que el buque se someta a pruebas de mar y se entregue en plazo de 175 días.

TE PUEDE INTERESAR

Del programa salió un listado de materiales que se necesitan para los buques y que ya tienen sus partidas presupuestarias. Un dato no menor es que garantiza la continuidad laboral durante un plazo de 90 días, el plazo, algo que importa tanto a las autoridades provinciales como al gremio, ya que ambos encararán procesos electorales en ese lapso de tiempo.

Claro para la entrega del Eva Perón harían falta otros 90 millones de pesos, para afrontar los gastos de logística y terminaciones de seguridad que exige Prefectura, arenado y pintura. El primer desembolso correría por cuenta de ARS, para el segundo se presenta un escenario más complejo.

Es que hay en pleno desarrollo la negociación de una nueva adenda contractual, en la que PDVSA se comprometería a desembolsar esa cifra. Hay dos dificultades para que las conversaciones lleguen a buen puerto: una es que hay una adenda vigente que PDVSA desconoce por no contar con la firma de María Eugenia Vidal, a pesar de que tiene el aval de funcionarios designados por su gobierno.

La otra es la política exterior de Mauricio Macri, que se sumó al bloqueo que los Estados Unidos le impusieron al gobierno de Nicolás Maduro. En Venezuela se preguntan si vale la pena invertir en el buque cuando una medida unilateral del Gobierno nacional puede impedir su entrega.

No obstante, en Astillero valoran la buena predisposición de la empresa extranjera para negociar un acuerdo en el que el dinero llegaría a cambio de que la empresa bonaerense haga toda la logística de compra.

En la negociación se incluye el futuro del segundo buque productero, el Juana Azurduy, que tiene un nivel de avance de 80 por ciento sobre el casco. Es que, bajo las condiciones del contrato vigente, la entrega del Eva Perón dispara una cuenta regresiva para la terminación de su gemelo.

Son, según la letra actual, 365 días. Un plazo exiguo que contrasta con el ritmo que la burocracia de la empresa y sobre todo de la Provincia le viene imponiendo a los trabajos que se desarrollan en el astillero más grande de América del Sur.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión