Judiciales y Policiales Municipios
San Martín

Un patrullero pasó en rojo sin sirenas encendidas y mató a un motociclista

Un patrullero protagonizó un choque cuando pasó en rojo y embistió a un motociclista. Un joven de 21 años murió y la policía que conducía el móvil oficial quedó detenida

Un joven motociclista de 21 años murió al ser atropellado por una oficial de policía que al volante de un patrullero sin sirena cruzó un semáforo en rojo cuando iba detrás de una ambulancia rumbo al hospital de la localidad bonaerense de San Martín, por lo que quedó detenida y será hoy indagada, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió ayer en la intersección de la avenida Ricardo Balbín y la calle Pueyrredón, de la mencionada localidad de la zona norte del conurbano bonaerense.

TE PUEDE INTERESAR

Según informaron las fuentes en base al relevamiento de las cámaras de seguridad, una camioneta policial Ford Ranger, con balizas aunque sin sirena, cruzó en rojo el semáforo de Ricardo Balbín y embistió una Moto Zanella azul conducida por el motociclista Ignacio Nicolás Yustos (21).

La víctima sufrió graves lesiones, especialmente en la cabeza, que le provocaron pérdida de masa encefálica, por lo que fue traslada al Hospital Municipal Thompson, donde murió.

Según las fuentes, la oficial de policía, identificada como Agustina Gutiérrez, que al momento del hecho iba con otro compañero de la fuerza siguiendo a una ambulancia que iba a ese mismo hospital, quedó aprehendida por el delito de “homicidio culposo agravado por ser vehículo oficial y por cruzar semáforo en rojo”.

En el lugar del hecho trabajó la fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de San Martin, Ana Rosa De Leo, quien convocó a personal de Gendarmería a los fines de realizar las pericias correspondientes.

Si bien en un primer momento la policía alegó que conducía a alta velocidad porque quería alcanzar a la ambulancia que se le había adelantado demasiado, voceros judiciales explicaron que el protocolo en estos casos es claro y que las patrullas policiales deben utilizar las sirenas y frenar en las esquinas para asegurarse de que nadie esté circulando cuando pretenden cruzar, ya sea en ante una emergencia o no.

El padre de la víctima fatal explicó que su hijo era peluquero, que ayer justamente venía de una entrevista por “una propuesta de trabajo”, que a la mañana habían ido a comprar “una heladerita para una barbería” y que al momento del hecho se dirigía a ver el superclásico con él y le llevaba una picada, por eso, al principio se creyó que era un delivery.

“A la tarde íbamos a ver el partido juntos. Me traía una picada, que quedó tirada acá por lo que me dijeron”, contó Juan, quien además recalcó que por lo que contaron los testigos, el móvil “no venía con la sirena” sonora.

“Está todo en manos de abogado. Necesito justicia”, agregó el hombre, quien se quebró en llanto.

Mónica, una tía de la víctima, aclaró que su sobrino no era un delivery ni tampoco un delincuente que venía siendo perseguido por la policía.

“Queremos justicia por Nacho. No se merecía quedar tirado como un perro. Tres testigos hay, no se merecía morir así. Nacho no era un chorro, no lo venía corriendo la policía, iba para la casa del papá a comer una picada para ver el partido”, dijo la mujer.

La tía puso en duda que el patrullero viniera siguiendo o abriendo paso a una ambulancia al afirmar: “Ellos (por los policías), no venían escoltando nada”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión