HISTORIAS BONAERENSES

Papá y papá: el sueño de tener una familia a través de la subrogación

Gabriel y Ariel son una pareja oriunda de Campana que lograron cumplir el sueño de ser padres a través de la subrogación de vientres. Conocé su historia.

Ariel Domínguez y Gabriel Baut son una pareja oriunda de la ciudad bonaerense de Campana que se convirtieron en padres de Emma y Emilio a través de la técnica de subrogación de vientres. En el marco del Día del Padre, INFOCIELO dialogó con Gabriel para conocer más sobre su historia como papá junto a su pareja.

Allá por 2002, cuando Gabriel y Ariel se conocieron jamás imaginaron poder tener todo lo que lograron en el presente. Gabriel recuerda que él insistía y muchos se le reían o le decían que no se ilusione. Él insistía en que iba a poder casarse y bailar el vals con "Feeling Good" de Michel Bublé de fondo.

TE PUEDE INTERESAR

Dos papas arg (1).webp
A la izquierda, Gabriel; a la derecha, Ariel. Están juntos desde hace más de 20 años. 

A la izquierda, Gabriel; a la derecha, Ariel. Están juntos desde hace más de 20 años.

Para cumplir ese deseo tuvo que esperar ocho años, cuando durante una madrugada de julio un grupo de senadores transformó la vida de miles de personas, cuando sancionaron la Ley de Matrimonio Igualitario. No solo se casaron y bailaron el vals con "Feeling Good", sino también pudieron convertirse en los padres de Emma y Emilio. "Ninguno de los dos imaginaba esto. Sabíamos que queríamos algo lindo y algo que perdurara, pero jamás imaginamos poder tener una familia", expresó Gabriel.

Una vez casados, en 2012, comenzaron fantasear con la idea de ser padres. En ese año había surgido la primera copaternidad en Argentina, mediante una subrogación de vientres en India. Ante esto, Gabriel y Ariel no dudaron y se contactaron con esta pareja que los guio para comenzar con este proceso Delhi.

Al tiempo de iniciar con este proceso, recibieron la alegría más grande de su vida: iban a ser padres. Sin embargo, esa ilusión duró solo doce semanas, ya que la mujer gestante perdió el embarazo. A pesar de esta dolorosa noticia, continuaron en el arduo camino de ser padres y se anotaron en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (RUAGA). Luego de esperar varios años, tampoco pudieron concluir con su deseo de ser padres de esta manera.

Dos papas arg (3).jpg
Gabriel y Ariel en su boda, en 2012.

Gabriel y Ariel en su boda, en 2012.

Con el paso de los años, la subrogación de vientres comenzó a ser un término más conocido socialmente, por ejemplo gracias al caso de Marley y su hijo, Mirko, quien nació producto de una subrogación en Estados Unidos. Fue así que, con mucho más conocimiento acerca del tema, Gabriel y Ariel insistieron nuevamente y probaron suerte en tierras norteamericanas.

Subrogación de vientres: un debate pendiente

En Argentina, la subrogación de vientres no se encuentra regulada, sin embargo tampoco esta prohibida. Esto genera un vacío legal, en donde muchas parejas se animan a traer a sus hijos al mundo mediante esta técnica.

Cabe aclarar que, según el artículo 562 Código Civil y Comercial de la Nación, madre es quien da a luz. Esto produce grandes complicaciones, en cuanto a los vínculos filiales en el caso de la subrogación, ya que al momento de realizar un ADN se demuestra que aquella mujer que dio a luz no tiene lazos biológicos con el niño nacido.

Mucho se habla de este tema y genera grandes debates legales y morales, debido al lugar que ocupan las mujeres al utilizar su cuerpo para gestar un niño que no será su hijo. En ciertos casos se realiza con un interés económico de por medio, mientras que en otros se realiza por mero altruismo.

Dos papas arg (1).jpg
El sueño de ser papá: Gabriel el día del nacimiento de su primera hija, Emma. 

El sueño de ser papá: Gabriel el día del nacimiento de su primera hija, Emma.

En la actualidad, existe una gran cantidad de jurisprudencia en favor de las parejas que subrogan y de las mujeres gestantes, lo cual permite que en ciertos casos se judicialice y regularice los vínculos filiales antes del nacimiento. Aunque la falta de legislación, no genera seguridad jurídica para ninguna de las partes.

Sin embargo, en 2015 el panorama no era el mismo. Por esta razón, Gabriel y Ariel decidieron concebir a su hija mediante una agencia de subrogación en Estados Unidos. "Son procesos lentos y paulatinos. Hay que reunir muchas partes a la hora de poder llegar a un embarazo", contó Gabriel.

Allí tuvieron que elegir tanto a la mujer gestante como la donante del óvulo. "La selección de los perfiles no es solo nuestra. Sino que debe haber un enrolamiento, tanto de la mujer que va a donar como la gestante, ya que también eligen a los futuros padres", explicó. "Cuando la gestante de Emma estuvo de acuerdo, realizamos una videollamada donde la conocimos a ella, a su marido y a sus hijas", agregó.

Afortunadamente, Emma nació en perfecto estado y cumplió el tan anhelado deseo de la pareja de ser padres. Este largo proceso comenzó por 2015 y Emma nació en 2017. A pesar de ser muy complejo, Gabriel y Ariel pudieron acompañar a la gestante durante todo el embarazo y estar en las ecografías y el nacimiento.

Dos papas arg (2).jpg
Gabriel y Ariel junto a sus hijos, Emma y Emilio. 

Gabriel y Ariel junto a sus hijos, Emma y Emilio.

No fue igual cuando decidieron ser papás por segunda vez. En 2020 la pandemia se apoderó de la vida y de los proyectos de todos, incluidos Gabriel y Ariel, que esperaban a Emilio, nuevamente a través de una subrogación. "Con Emilio fue todo virtual. La chica que llevó el embarazo de Emilio aceptó videollamadas, ella nos pasaba los informes de como iba el embarazo cuando con Emma los pasaba la agencia. A la gestante la conocimos el día que nació Emilio, no la habíamos conocido antes personalmente", contó.

Tener un embarazo durante una pandemia mundial y sin vacunas, no habrá sido fácil para nadie. Pero es aún más angustiante cuando tu hijo se esta gestando a miles de kilómetros. "Son procesos largos y por momentos angustiantes, porque los que somos papás por subrogación y llevamos un embarazo externo, todo queda en manos de un tercero. Con toda la confianza, el compromiso y la buena fe de que todo va estar bien pero como que no está bajo tu control, te genera mucha ansiedad", aseguró.

"Por eso es que necesitamos una ley de subrogación urgente en Argentina, para estar todas las partes protegidas. Cuando no hay una ley queda toda en la buena fe y la buena voluntad de todas las partes. Es un proceso muy complejo, no solo para parejas igualitarias, sino también para parejas heterosexuales", añadió Gabriel.

Ser papá: trascender en un otro

Cuando construyeron su casa, Gabriel y Ariel hicieron dos habitaciones, porque soñaban con dos hijos a pesar de que las leyes aún no lo permitían. Solo debían esperar y continuar luchando por sus derechos, como algún día otros lo hicieron por ellos.

240561328_549578439795015_1310205402099067739_n.jpg

"Nosotros lo que estamos haciendo es como fue en Stonewall en aquellos años. Nosotros necesitamos hacer ese camino para allanárselo a futuras generaciones. Nosotros en la lucha de las familias diversas, en visibilizarnos, en luchar por nuestros derechos y el de nuestros hijos, lo que hacemos es facilitarle el camino a otro, que es lo mismo que hicieron otros con para conmigo", remarcó Gabriel.

Para Gabriel la paternidad es trascender, el acto de amor más grande que puede tener todo ser humano es criar a un hijo. "Nosotros con Ariel cuando nos casamos ya teníamos nuestra casa, podíamos viajar y conocer el mundo. Pero llegaba un momento en donde decíamos que la vida no solo pasa por eso, una vida en conjunto pasaba por un hogar, con una familia. Creo que la paternidad y la maternidad te hace trascender en un otro, dándole las mejores herramientas desde el amor y el respeto", concluyó.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión