Judiciales y Policiales
Cultura en contexto de encierro

Los pabellones literarios ganan fuerza en las cárceles

Inauguraron pabellones literarios en la Unidad 28 Magdalena y Unidad 45 Melchor Romero. Ya son seis penales con esta iniciativa

Presosde una cárcel de Magdalena y de un penal de Melchor Romero se sumaron en las últimas horas a una movida cultural que viene creciendo en el ámbito del Servicio Penitenciario Bonaerense, que consiste en poner en funcionamiento pabellones literarios, donde los libros, la lectura y la escritura ahora son los protagonistas principales en la vida cotidiana.

TE PUEDE INTERESAR

La experiencia cultural se lanzó en estas dos dependencias, la Unidad 28 Magdalena y 45 Melchor Romero, concentrado en un acto virtual en el que participaron autoridades del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, del SPB, capellanes, un juez de Lomas de Zamora, talleristas voluntarios civiles y las personas privadas de libertad.

Ahora son seis los penales que cuentan con pabellones literarios: la Unidad 40 Lomas de Zamora, 30 General Alvear, 31 Florencio Varela, 50 Batán, y estas últimas dos, la Unidad 28 Magdalena y 45 Melchor Romero.

zoom.jpg

La iniciativa consiste en el dictado de talleres literarios, cursos de alfabetización, promoción de lectura y escritura y otras experiencias literarias, y en cada uno de esos espacios se instaló una biblioteca.

La iniciativa cuenta con el vital apoyo del juez Roberto Conti a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal N° 7 de Lomas de Zamora, integrante de la Asociación Pensamiento.

Conti fue el que coordinó el encuentro a través de una reunión virtual y aseguró que los resultados de los pabellones literarios son muy alentadores. “Baja el nivel de violencia interna, sube la adquisición de conocimiento y los libros y las palabras desplazan a las peleas”, sostuvo el magistrado.

En los lanzamientos de los pabellones literarios participaron en representación del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Julia Lescano, el jefe del SPB, Xavier Areses, el Subdirector General de Educación, Marcos Blanes, la Jefa del Departamento Cultura, Gabriela Rios, el Capellán General del SPB, Carlos Pont, los capellanes de las Unidades 28 y 45, los talleristas que dictarán los cursos y los internos que participan de estos espacios literarios.

Esta iniciativa surge de un trabajo en conjunto entre el ámbito judicial, el penitenciario y el religioso. A través de un proyecto de recolección y donación de libros realizado con la editorial argentina Penguin Rhandom House y la UNLP, donde la facultad de ciencias exactas repara computadoras que llegarán a los diferentes pabellones junto a los libros.

En esta oportunidad fueron tres los pabellones inaugurados, cifra que completa un proyecto que ya viene funcionando con muchísima participación de los detenidos en otras unidades penitenciarias.

La iniciativa cultural es una experiencia inédita ya que no sólo los profesores de literatura serán quienes coordinen los espacios, sino que oficiales penitenciarios pertenecientes al área cultura colaborarán activamente también con las lecturas y el debate.

La jornada virtual comenzó con el testimonio de Gonzalo un interno de la Unidad 30 General Alvear, que ya se encuentra transitando esta experiencia desde hace meses y transmitió sus vivencias: “Nuestro pabellón se transformó con la lectura, pasamos del conflicto y la discusión a la reflexión. Actualmente somos 50 y todos participamos. Había muchos que nunca habían leído un libro en su vida y hoy piensan en leerles a sus hijos”.

Carlos, una persona detenida en la Unidad 28 expresó: “Estoy muy contento y agradecido por el espacio, lo vamos a aprovechar al máximo”.

El cierre del encuentro virtual estuvo a cargo del titular del SPB. “Esto va a ser la semilla para que el día de mañana se realice en otros pabellones y sea la misma población carcelaria que lo lleve adelante. Los libros y la palabra van a ocupar un lugar preponderante. En este contexto de tanta angustia social que nosotros intentemos recuperar la esperanza de un futuro mejor a través de los libros resulta esencial”.

Cada pabellón inaugurado cuenta con 85 libros y una computadora, la propuesta literaria está pensada para extenderse por todos los penales de la provincia de Buenos Aires.

Cabe destacar que se encuentra abierta la convocatoria a las personas que quieran colaborar como coordinadores de los talleres literarios en los distintos pabellones de las cárceles bonaerenses.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión