Política y Economía
IX CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

El embajador ante la OEA analizó el discurso de Alberto Fernández

El embajador argentino ante la OEA habló con INFOCIELO del discurso de Alberto Fernández en la Cumbre de las Américas y su pedido de echar a Luis Almagro.

Luego del discurso del presidente Alberto Fernández en la IX Cumbre de las Américas, en el que en su calidad de titular de la Celac criticó la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela del evento que se desarrolla en Los Ángeles, y en el cual además pidió echar a Luis Almagro de la conducción de la OEA, INFOCIELO dialogó con el Embajador argentino ante ese organismo, Carlos Raimundi, quien aseguró que se puso "en discusión la idea inicial de la Cumbre".

El docente y ex diputado nacional señaló que las palabras de Alberto Fernández en suelo norteamericano pusieron en jaque la idea de que "hay un solo modelo de democracia", y afirmó que "el histórico panamericanismo está en discusión".

TE PUEDE INTERESAR

Sobre el reclamo del mandatario argentino para echar a la conducción de la OEA, dijo que Luis Almagro tiene el apoyo de un grupo fuerte de países, y manifestó que se trata de "un proceso de desgaste" en el que hay que "ir trabajando para modificar la relación entre mayorías y minorías al interior" del organismo; a la vez que indicó que no iniciaron ningún tipo de procedimiento al respecto.

Por último, Carlos Raimundi ponderó las características de la Celac como organismo de integración respecto de la OEA.

–¿Qué le pareció el discurso de Alberto Fernández en su carácter de presidente pro tempore de la Celac en la IX Cumbre de las Américas? ¿Cuál fue la recepción dentro de la OEA?

–Tal vez, fue el discurso que tuvo mayor repercusión por lo que representa la Celac, por la cantidad de países que están representados, y por el contenido. Un contenido que pone en discusión la idea inicial de esta Cumbre, que era avalar exclusiones, creer que hay un solo modelo de democracia, creer que hay un país que puede convertirse en una oficina certificadora de quién es democrático y quién no. Creo que las palabras del presidente Fernández, indudablemente, ponen en discusión esa idea inicial de la Cumbre.

Y también cuando señala la contrariedad con la política de bloqueos y sanciones, que lastima tanto a los pueblos y que generan crisis a nivel interno en los países. Si se quiere mejorar la situación de un país, lo primero que hay que hacer es levantar las sanciones y los bloqueos, y permitirle administrar su propia riqueza.

https://twitter.com/alferdez/status/1535078438389825550

–Luis Almagro parece que no acusó recibo, y hoy habló de que las dictaduras no son un tema de ideologías, de trabajar en conjunto, cooperar en derechos humanos...

–No escuché el discurso aún. Lo que sí puedo decir es que él tiene poder dentro de la OEA. Él está allí porque está sostenido por un grupo mayoritario de países y, más allá de que tenga mucha ilegitimidad y mucho desprestigio, está sostenido por un grupo de países que son muy fuertes en la OEA.

–¿Vislumbra la posibilidad de que sea corrido del cargo o fue una expresión de deseo nada más?

–Creo que forma parte de un proceso de desgaste, que no sé si se podrá consumar en lo inmediato, pero que indudablemente lo desgasta mucho.

–¿Se inició algún tipo de procedimiento para echar al titular de la OEA?

–El procedimiento requiere de una mayoría calificada. Lo que habría que hacer es ir trabajando para modificar la relación entre mayorías y minorías al interior de la OEA. El secretario fue elegido con más de dos tercios de los votos, con 23 votos contra 10. Hay que revertir esa situación. En tanto que no se pueda revertir, no se va a conseguir destituirlo, salvo que se de una renuncia voluntaria.

Alberto Fernández en la IX Cumbre de las Américas.jpg

–¿Cuál es su balance de la Cumbre?

–Si había una idea de que, ante una disputa a nivel global, había algún país que podía señalar un modelo único a seguir y que todos los demás países de América lo siguieran, ese concepto está dañado. Ese concepto que vendría a ser el histórico panamericanismo está bajo discusión, está cuestionado. Porque muchos de los países cuestionaron decisiones fundamentales, como los bloqueos y las exclusiones de los países que no fueron invitados. Eso quiere decir que ya pone a varios países a discutir con los países centrales estos temas fundamentales.

–Hay una idea, particularmente impulsada por China, de que su interlocutor predilecto en su relación con América Latina y el Caribe es la Celac, por la composición que tiene. ¿Cree que la Celac pueda tomar mayor vigor frente a una deteriorada OEA?

–La idea de las autoridades de Celac, no es que compitan, pero indudablemente es una organización más equilibrada. Fijate que en la OEA tenés un país, de 35 que la integran, que ostenta más del 70% del PBI; entonces, ahí tenés una asimetría muy grande. Al no estar ese país, la Celac es un organismo más equilibrado, donde no hay asimetrías tan pronunciadas.

Sobre todo porque los países más grandes, Brasil, México y Argentina, somos muy respetuosos de la soberanía de los países de menores dimensiones, que podrían ser algunos países del Caribe, por ejemplo. Entonces no hay una actitud imperialista, digamos, o de colonización de algún Estado menor. Sino hay una actitud de respeto soberano.

Además, las decisiones hay que tomarlas por consenso, así que la Celac tiene características distintas, y esperemos que realmente exprese un bloque de integración más profunda, para poderse relacionar no solo con China sino con todos los bloques de poder del mundo, de manera autónoma.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión