Viernes 14
Diciembre de 2018
INFOCIELO.COM » Agro 20-11-2018

Por el exceso de lluvias, se perderían 500.000 hectáreas de soja en zona núcleo

Los daños también se extienden al trigo, que aumentó su cantidad de lotes en estado regular. Hasta el momento, se perderían unas 2,5 millones de toneladas de este cereal.

Mientras el Gobierno nacional anunció una cosecha récord que llegaría a las 140 millones de toneladas, los eventos climáticos recortan cada vez a los principales cultivos argentinos. En los primeros días del pasado mes de octubre, el clima dio el primer golpe fuerte y de acuerdo a la Bolsa de Comercio de Rosario estimó que la falta de agua, las bajas temperaturas y el granizo se reflejarán en una caída de la producción triguera de 2 millones de toneladas.

A esta situación, se sumaron nuevos eventos que recortarían la producción del cereal en otras 500.000 toneladas, por lo que las pérdidas estimadas serían de 2,5 millones de toneladas, sobre un volumen proyectado a nivel nacional de 21 millones de toneladas. A esta situación, se suma una posible reducción de casi 500.000 hectáreas en soja en zona núcleo, a causa de las últimas lluvias caídas en esta región productiva.

De acuerdo a la entidad rosarina, el daño poranegamientos y el efecto de planchado en los lotes sojeros oscilaría entre un 10 a 17% del total del área sembrada en esa región productiva.

Hasta los primeros días de noviembre, se habían sembrado unas 3 millones de hectáreas de soja de primera en zona núcleo. Según la Bolsa rosarina, un 50% de esa superficie recibió en el último temporal lluvias por encima de los 100 milímetros, y las zonas más afectadas fueron el centro-sur santafesino, noreste bonaerense y este cordobés. “Estos sectores, en apenas 48 horas recibieron montos de precipitaciones que superaron el promedio mensual”, destacaron.

Por el lado del trigo, el dato a tener en cuenta es el incremento de lotes en estado regular, que pasaron de 1% al 35% del total sembrado. El último temporal irrumpió en pleno estado de llenado de granos, fase que define el rendimiento posterior del cultivo. “Se espera también una desmejora en la calidad”, advirtieron.