Viernes 14
Diciembre de 2018
INFOCIELO.COM » Agro 09-11-2018

¿Adiós a los terneros y terneras? Desde 2019 implementarán un nuevo sistema de clasificación bovina

El gobierno defiende esta modalidad, mientras que desde la industria frigorífica sufre diversos cuestionamientos, al entender que es una medida solo para el sector exportador

En una medida que divide las opiniones de la industria frigorífica, la secretaria de Agroindustria nacional cambió el sistema de clasificación bovina, que no será más con las tradicionales categorías, determinadas a partir del peso. A partir de enero de 2019, los vacunos no se clasificarán más según la nomenclatura tradicional (ternero, vaca, novillo), sino que se aplicará una tipificación basada en el la dentición del bovino.

En el Boletín Oficial se publicó la resolución 32/2018, que establece el nuevo sistema de tipificación. La normativa publicada por la secretaría de Agroindustria nacional establece una tipificación novedosa, que entrará en vigencia a partir de 2019.

En este sentido, hay modificaciones importantes. Si bien se registran cambios de categorías, la gran novedad viene de la mano de un sistema de tipificación dentro de la planta frigorífica. Con el correr de los días y a medida que el sistema se afiance, se instrumentará una segunda etapa, donde la media res tendrá un corte para medir distintas variables en el bife.

Este sistema se aplica con éxito en países como Australia, Estados Unidos y Uruguay, destacados jugadores ganaderos a nivel global. Entre algunos de los cambios que empezarán a regir a partir del próximo año, la media res saldrá de la planta procesadora con una calificación en letras, que comprende desde la A (Excelente) a E (Inferior).

Otro de los puntos que aborda esta normativa son los parámetros para medir el grado de contusión de la media res. La escala comienza en 0 (no visible) y 1,2 y 3, que serían contusiones en cuarto delantero, trasero y región dorsal, respectivamente.

Desde la cartera agropecuaria nacional defienden la medida. “Las modificaciones experimentadas desde hace algunos años por la cadena de carne bovina, los cambios en los mercados internacionales y de los hábitos de consumo, proponen nuevos escenarios comerciales que exigen la reevaluación y redefinición de los parámetros con los que se valora y caracteriza en la Argentina la hacienda con destino a faena y sus productos”, explicó el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.

“A partir de hoy la clasificación se basa exclusivamente en el sexo y la edad del animal a fin de determinar las distintas categorías, independientemente del peso del mismo o de la res, considerándose éste exclusivamente a los fines estadísticos y comerciales”, aclaró el Subsecretario de Ganadería, Rodrigo Troncoso.

Pero desde la industria frigorífica la opinión es opuesta y así lo hicieron saber desde la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (CICCRA). Su titular, Miguel Schiariti, se mostró sorprendido ante esta situación. “Llama la atención que el Estado genere una normativa de estas características, sin que exista una necesidad ni una demanda de los actores del mercado interno ni del mercado externo” advirtió, ante una consulta de INFOCIELO.

 “Cabe preguntarse si lo que trata de esconder esta normativa es el intento de forzar el cuarteo obligatorio de las medias reses o de generar un espacio para la creación de certificadoras privadas para realizar la tarea, ante la imposibilidad del Estado de controlar el cumplimiento de la nueva normativa”, detalló.

Según estadísticas de la entidad, de las 440 plantas frigoríficas que existen en el país solo 72 llevan cabo la tipificación. “Menos del 20% de las empresas necesitan una tipificación que está acordada con los países compradores”, concluyó.