Viernes 14
Diciembre de 2018
INFOCIELO.COM » Agro 01-11-2018

Maquinaria agrícola en rojo: fuerte caída en las ventas de pulverizadoras

Los factores climáticos y la falta de crédito se combinan para una fuerte caída en las ventas de maquinaria agrícola.

En medio de un escenario recesivo para la actividad económica, las fábricas de maquinaria agrícola sienten el impacto. De acuerdo a la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), 2018 concluiría con una caída en las operaciones del 22%. Entre los rubros afectados figuran las pulverizadoras autopropulsadas.

Según INDEC, en el primer semestre de 2017 se comercializaron 513 unidades, mientras que el en mismo período del presente año las ventas fueron de 418 unidades.

En diálogo con INFOCIELO,  José Morena, Gerente Comercial de PLA, describió un año muy difícil para los fabricantes de pulverizadoras. El directivo utilizó como referencia temporal las grandes exposiciones agropecuarias a cielo abierto de Argentina, y describió una situación de deterioro progresivo.

“El tema climático se vio reflejado en marzo en Expoagro, donde sabíamos que iba a ver una merma de soja en relación a los estimados y también de maíz”, sostuvo.  De todas maneras, agregó que “la relación insumo producto era interesante, había oferta de crédito y transcurrimos un primer trimestre con indicadores muy similares a 2017, donde tuvimos un muy buen primer trimestre”. En esta parte del año la rentabilidad era favorable, de la mano de acceso a crédito.

En Agroactiva, el panorama empezó a cambiar. Se percibió con crudeza el efecto de la sequía, que recortó la cosecha gruesa en 30 millones de toneladas. “El impacto se profundizó, pero pudimos absorber esta situación”, señaló Morena.

El tercer trimestre profundizó los problemas de financiación que se insinuaban a mitad de año. Tasas en pesos inalcanzables y una oferta crediticia en dólares intermitente configuran un panorama por demás complejo para los fabricantes. “Cuesta generar una política de crédito a nuestros clientes, es una gran preocupación”, afirmó.

Con estas variables sobre la mesa, la empresa santafesina proyecta un cierre por debajo de las expectativas iniciales, en el orden del 25%. “La clave es que aparezca una línea de crédito que pueda sostenerse en el tiempo”, concluyó.