Miércoles 18
Julio de 2018
EN CALIENTE
#Aportes Truchos #Aborto Legal #Vuelve el FMI ##AMENAZAS DE BOMBA
INFOCIELO.COM » Sociedad - Municipios 12-07-2018

“Analfabetismo Cero”, el programa que busca que todos los presos aprendan a leer y escribir

La iniciativa se desarrolla en el Complejo Penitenciario San Martín. “En contexto de encierro es clave que las personas privadas de libertad se aferren a la obtención de conocimientos”, resaltó el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari.

Para garantizar que los internos sepan leer y escribir, el Ministerio de Justicia bonaerense lleva adelante el programa “Analfabetismo Cero” en las unidades 46, 47 y 48 del Complejo Penitenciario San Martín.

La iniciativa busca que todos los privados de su libertad alojados en el predio logren adquirir los conocimientos necesarios para articular rápidamente con los niveles de educación formal.

Un total de 86 personas reciben clases a través de dos métodos: docentes de la Dirección General de Cultura y Educación enseñan en el primer ciclo del nivel primario en las escuelas que funcionan dentro del lugar, y detenidos que cursan el último año de la secundaria o la Universidad brindan capacitaciones a contra turno.

Para identificar a quienes no sabían leer ni escribir se llevó adelante un censo y funcionarios penitenciarios realizaron entrevistas personalizadas. En la Unidad 46 son alfabetizados 29, en la 47, 42 y en la 48, 15. 

La oferta educativa surgió del trabajo de la cartera dirigida por Gustavo Ferrari en conjunto con el poder judicial de San Martín. “La alfabetización es el primer eslabón para garantizar la educación. En contexto de encierro es clave que las personas privadas de libertad se aferren a la obtención de conocimientos”, remarcó el ministro.

En el complejo funcionan la Escuela de Educación Primaria para Adultos N° 721, la Secundaria N° 460 y la Universidad Nacional de San Martín, donde la matrícula integral es de 786.

“Una de las experiencias más fuertes es cuando aprenden a firmar. Salen de escribir su nombre de pila en cursiva a una inscripción única y distintiva, y eso los pone muy bien”, contó Silvia Key, una de las docentes alfabetizadoras.

Y agregó: “Cuando los alumnos logran formar con letras una palabra y luego darse cuenta qué representa, se les llena el rostro de una sonrisa”.

SUMARIO