Viernes 17
Agosto de 2018
EN CALIENTE
#dólar #conflicto docente
INFOCIELO.COM » Política 28-05-2018

Desesperado, Macri le pidió al peronismo que “no se deje llevar por las locuras” de Cristina

El presidente Macri envió un mensaje en cadena nacional y apuntó duramente contra el peronismo y en especial, contra Cristina Fernández. “Demuestren que hay un peronismo confiable. Que no se dejen conducir por las locuras de Cristina Fernández de Kirchner”, criticó.  

A horas de que se vote en el Senado la ley de “tarifas razonables” que la Cámara baja ya dio su media sanción, el presidente Mauricio Macri envió un mensaje a través de una cadena intentando ponerle freno a que la medida se transforme en ley. Le pidió "responsabilidad" a la oposición y criticó duramente a la ex preisdenta Cristina Fernández. 

Es que en caso de que eso pase, el presidente ya anticipó que la vetaría, aduciendo el “costo” que eso le representaría en caso de que las tarifas no pudieran admitir aumentos y sean retrotraídas al precio que tenían en noviembre de 2017.

“Este es un proyecto que va en contra de la ley de presupuestos que el Congreso votó hace cinco meses”, se quejó Macri, junto a su ministro de Producción, Francisco Cabrera.

“Demuestren que hay un peronismo confiable. Que no se dejen conducir por las locuras de Cristina Fernández de Kirchner”, apuntó. El primer mandatario volvió a repetir en el corto mensaje que envió a los argentinos que “la etapa de despilfarro se terminó”. A su vez, Macri terminó diciendo que “no importa quien esté hoy en el gobierno”, y le pidió a la oposición que “ceda en algo” para que “gane el conjunto”.

El mensaje de Macri no fue inocente. Buscó, por un lado, salir de su peor momento desde que llegó a la Rosada. Las encuestas le dan mal, la economía aparece resentidas y el sueño de reelegir en 2019 asume rasgos de utopía. Agitar el fantasma de Cristina bien pudo haber sido parte de un plan.

En segunda instancia, les pasó la pelota a los senadores, que tienen dos opciones: jugar para Macri y quedar pegados a un gobierno en su punto de mayor impopularidad, o jugar en el bando opositor bajo el liderazgo de la expresidenta. Algo que, se sabe, no les agrada demasiado, a ellos ni a los gobernadores.