Domingo 19
Agosto de 2018
EN CALIENTE
#dólar #conflicto docente
INFOCIELO.COM » Política 07-02-2018

Despidos masivos: estiman que 1500 trabajadores quedarán en la calle luego del cierre de Ferrobaires

El decreto de la gobernadora María Eugenia Vidal para dar de baja la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario bonaerense y transferir los ramales a la órbita nacional, comenzó a dejar consecuencias en las localidades donde el tren brinda fuentes laborales.

El cierre de Ferrobaires a través de un decreto de la gobernadora María Eugenia Vidal ya trae aparejado serias consecuencias para varias localidades de la provincia de Buenos Aires. Estiman que alrededor de 1500 trabajadores quedarán en la calle tras la resolución. Además se calcula que unos 500 “ñoquis” serán dados de baja. Preocupación por el futuro de las zonas más afectadas.

La medida que se hará efectiva a partir del 16 de marzo, ya significó el despido de aproximadamente 70 operarios en Bahía Blanca y unos 10 más  de las estaciones de la vía Pringles, entre las que se encuentran Saldungaray, Sierra de la Ventana y Pringles, entre otras.

A su vez, 95 empleados de Necochea, Mar del Plata, Madariaga y Tandil corrieron el mismo destino. Les ofrecen retiros voluntarios, anticipar las jubilaciones o directamente el despido. “Es un disparate mayúsculo”, aseguró el integrante de la ONG Salvemos al Tren, Norberto Rosendo.

En diálogo con INFOCIELO, estimó que “estimamos que van a dejar unos 2000 trabajadores en la calle”. Sin embargo explicó que de ese número se encuentran unos “500 ñoquis que fueron poniendo los distintos gobiernos” e hizo especial hincapié en los que se dieron “en la gestión de Eduardo Duhalde”. “Avellaneda y Constitución” albergaban a muchos de ellos, sentenció.

De todos modos, lamentó que “el problema son los 1500 laburantes que iban a trabajar todos los días, ferroviarios de toda la vida”. Entonces destacó que también se “perderá un montón de experiencia” porque se trata de personas que trabajan hace más de 30 años en el sector.

Del mismo modo, mostró su preocupación debido a que los cesanteados ya están “grandes y no van a conseguir laburo en otro lado”, y añadió: “es una injusticia, los podrían haber tomado para ferrocarriles nacionales”.

Consultado sobre si las inversiones que prevé el gobierno de un grupo de empresarios rusos en los talleres de Mechita podrán tomar algunos de los echados, respondió que “de los rusos sabemos poco. Mechita está totalmente en el aire. Eso puede ser una bomba de humo, hasta que no vea que tomen gente no lo creo”.