Viernes 16
Noviembre de 2018
EN CALIENTE
#Presupuesto bonaerense #conflicto docente
INFOCIELO.COM » Política 02-02-2018

Seis meses sin Santiago Maldonado: por qué la causa no está cerrada

Pasaron seis meses desde la desaparición seguida de muerte del joven oriundo de la localidad de 25 de Mayo. A pesar de que los motivos de su muerte fueron clarificados, el origen de su desaparición, las pistas que apuntan a la responsabilidad de la Gendarmería y el rol de Pablo Noceti, son claves para entender por qué la causa todavía no está cerrada.

Durante la jornada de charlas celebradas ayer en el auditorio Foetra en capital federal, se llevó a cabo el acto por los seis meses de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado. Desde aquel 1 de agosto de 2017 la sociedad se vio conmocionada por un hecho que viró desde la plena responsabilidad de la Gendarmería nacional hasta el reciente informe de la autopsia que determinó que el joven habría muerto “ahogado” ayudado por un grado de hipotermia. Sin embargo, el caso lejos está de considerarse “cerrado”.

Su familia continua pidiendo justicia y rechaza la idea de que Santiago pudo haberse “ahogado solo”, enumerando una cantidad de puntos en la investigación en el que la Gendarmería, así como el rol de la justicia y el Ministerio de Seguridad conducido por Patricia Bullrich y Pablo Noceti, están implicados.

La responsabilidad absoluta es de la ministra de Seguridad que avaló el comportamiento de los gendarmes, por no querer ‘tirar uno por la ventana (…) Con la muerte de Rafael Nahuel y los hechos represivos que ocurrieron después de la desaparición y muerte de Santiago quedó claro para qué necesitaba a la Gendarmería”, manifestó ayer Sergio, su hermano.

 
Pero, ¿Cuáles son los puntos que siguen responsabilizando a Gendarmería en la desaparición y muerte de Santiago?


En primer lugar, cualquiera sea los motivos de la muerte del joven mochilero, hay que recordar que el mismo murió en una circunstancia de represión ilegal, puesto que la Gendarmería no tenía orden para reprimir dentro del predio mapuche. Por otro lado, los gendarmes que afirmaron al juez Otranto y después Lleral haber llegado hasta la orilla del río, todavía no pueden explicar por qué no hallaron a Maldonado.

Durante los primeros días de la desaparición, los primeros rastrillajes determinaron que el joven oriundo de la localidad bonaerense de 25 de Mayo había estado allí, debido al hallazgo de sus pertenencias. Los perros rastreadores hicieron más de una vez el mismo camino que los testigos dicen que hizo Maldonado, dirigiéndose al río.

Pero uno de los elementos que más inquietan tanto a opositores del gobierno nacional como a los propios funcionarios, es el rol que ocupó Pablo Noceti en el operativo. La propia ministra Bullrich había afirmado que el mismo no había estado presente durante la represión del 1 de agosto, pero una foto y testigos lo desmienten. Para colmo, unos días antes este había dado un encendido discurso en contra de las protestas mapuches en el sur. ¿Fue Noceti una de las cabezas que comandó el operativo que terminó con la vida de Maldonado? La justicia todavía no se anima a orientar la investigación por este camino.

Las irregularidades durante la investigación fueron constantes y dejaron incógnitas que apuntan directamente a la Gendarmería. ¿Por qué fueron lavadas las camionetas que se utilizaron ese día para el operativo? ¿Qué pasó con la mochila y el celular de Santiago? ¿De qué forma su teléfono atendió una llamada un día después de su desaparición?  ¿Por qué no se interpela al periodista Ricardo Bustos, quien horas después de lo ocurrido afirmó desde su radio que la Gendarmería había detenido a una persona de “apellido Maldonado”? ¿Qué hicieron los oficiales Méndez y Echazú durante 12 hs después del 1 de agosto, quienes recorrieron cientos de kilómetros en una camioneta de la fuerza? Entre varias incógnitas que se desprenden de la investigación.

Pablo Noceti, en el operativo del 1 de agosto. 

Finalmente, la aparición del cuerpo de Santiago el 17 de octubre -78 días después de su desaparición- forma parte de uno de los pilares que también dejan mal parada a la Gendarmería, así como a la ministra Patricia Bullrich. Nadie pudo explicar hasta ahora por qué su cuerpo sin vida no fue encontrado en los tres rastrillajes previos que se hicieron durante las primeras semanas, así como tampoco se entiende cómo el cuerpo de Maldonado apareció 300 metros río arriba del lugar en donde se lo vio por última vez.

Las diferencias que manifestaron dos grupos de peritos durante el informe final de la autopsia acerca de la cantidad de días que el mismo pasó sumergido en el agua, marcan un dato clave para comprender que la causa todavía no está cerrada.

Por ahora, a pesar de los avances, lejos se está de poder llegar a la verdad de lo ocurrido con Santiago Maldonado.