MIRALO EN VIVO ESCUCHALA EN VIVO
Sábado 16
Diciembre de 2017
EN CALIENTE
#Las reformas de Macri #ajuste #Submarino #Tarifazos
INFOCIELO.COM » QM Agro 15-11-2017

El día después del impuestazo, entre la cautela de los dirigentes y el malestar de los productores.

Las entidades rurales hacen pública su disconformidad, pero por el momento no anuncian medidas de protesta.

El sector agropecuario bonaerense cierra el 2017 con una noticia que genera un profundo malestar desde Carmen de Patagones hasta Pergamino: tras semanas de suspenso, reuniones con funcionarios de la gobernadora María Eugenia Vidal y declaraciones en los medios dejando bien en claro su disconformidad, el oficialismo aprobó el Presupuesto 2018, que incluye un aumento en el Inmobiliario Rural del 50 por ciento.

Las entidades que representan a los productores agropecuarios abordaron estrategias similares, siempre apostando a un diálogo con el Gobierno provincial que no se reflejó en resultados concretos. Desde el minuto cero, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), manifestó su desacuerdo con esta medida, y dejaron bien claro que la medida era una “barbaridad”. El resto de las gremiales ruralistas adoptaron una postura similar, en donde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) esbozó un discurso más duro, acentuando el costo económico que representa para los productores esta suba impositiva.

El día después de la sesión legislativa que aprobó la partida presupuestaria para el próximo año, encuentra a los productores desconcertados y molestos en partes iguales. En primer lugar, se sienten defraudados por esta medida, después de un rotundo apoyo electoral. Basta con observar cualquier distrito de la provincia, en donde el porcentaje de votos para Cambiemos se ubicó por encima del 50 por ciento.

El núcleo duro del macrismo está convencido que en materia de políticas agropecuarias, la devaluación, la agilización del comercio exterior y la quita de retenciones fueron suficientes para impulsar la competitividad de la cadena agropecuaria. Es cierto que estas medidas renovaron el ánimo del sector, pero la realidad es que el precio relativamente estable de los commodities, sumado al incremento de insumos y costos de producción tiene un impacto en la rentabilidad.

Públicamente, las gremiales del agro declaran abiertamente su molestia, pero a la hora de pensar en medidas de protesta que visibilicen la situación son cautos. Una excepción la constituye el hoy reelecto presidente de CRA, Dardo Chiesa, que en declaraciones periodísticas advirtió que los productores agropecuarios están en “rumbo de colisión”.

Con el resultado favorable del pasado 22 de octubre, la línea de acción en materia de políticas agropecuarias en los niveles nacionales y provinciales es clara. Desde la Casa Rosada patearon el tablero y en el ministerio de Agroindustria nacional reemplazaron a Ricardo Buryaile por el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere. Con esta designación, el presidente Mauricio Macri cumple un anhelo pendiente desde que ganó la presidencia, que era poner al entrerriano al frente de las políticas agropecuarias nacionales.

En la esfera provincial, la reforma impositiva para el próximo año constituye una victoria para la gobernadora Vidal, pero genera incertidumbre de cara al futuro frente a la posibilidad de fisuras en una relación correcta entre la gobernación bonaerense y la dirigencia agropecuaria, más allá de tensiones puntuales con la cartera económica encabezada por el ministro Hernán Lacunza.

¿Se reeditarán aquellas postales de 2008, con masivas protestas en las rutas de Buenos Aires? Todo parece indicar que al menos en el corto plazo no ocurrirá, pero las bases de estas entidades están haciendo sentir su voz con cada vez más fuerza.

SUMARIO