MIRALO EN VIVO ESCUCHALA EN VIVO
Viernes 15
Diciembre de 2017
EN CALIENTE
#Las reformas de Macri #ajuste #Submarino #Tarifazos
INFOCIELO.COM » QM Agro 06-10-2017

Los impuestos y el clima generan un panorama complicado para el campo bonaerense

Un productor de Buenos Aires paga 571 pesos por hectárea en concepto de impuestos, que representan un 3,3% del valor de producción. Las cifras surgen de un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina.

En la provincia de Buenos Aires, una de las cuestiones que más preocupa al sector agropecuario es la elevada presión impositiva, en un escenario complicado por los excesos hídricos. Desde finales de 2016, las entidades gremiales que representan a los productores han reclamado al gobierno bonaerense sobre este tema, sin suerte.

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), elabora un índice que permite medir la participación del Estado en la renta agropecuaria. El último índice publicado, que fue el del pasado mes de septiembre, permite elaborar un ranking en donde Buenos Aires arroja un porcentaje de 65,7%, Córdoba 68,5% y San Luis 68%. Pero en términos absolutos, el informe destaca que el mayor impacto de los impuestos se presenta en suelo bonaerense, donde una hectárea paga más impuestos en comparación a las otras dos analizadas.

En los casos de Buenos Aires y Córdoba, se toman como base los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol, mientras que en San Luis se toman en cuenta soja y maíz. En todos los casos, se utilizan los rindes promedios de los últimos cinco años y los costos de producción, labores, insumos, fletes e impuestos nacionales. En este último ítem, se considera Impuesto a las Ganancias, IVA, Créditos y Débitos.

En Buenos Aires, el informe de FADA describe que un productor desembolsa 476 pesos por hectárea,  con predominio de inmobiliario e ingresos brutos. A este panorama, debe añadirse que los partidos cobran sus propias tasas, que suman a la ecuación 95 pesos. Así, una hectárea bonaerense deja en las arcas del Estado 571 pesos en impuestos, que según el documento representa 3,3% del valor de la producción o un 6,2% de la renta.

Un aspecto a tener en cuenta es que estas cifras son para establecimientos productivos en situación normal, no un campo inundado o anegado. En este último caso, y con estimaciones de área afectadas en la región pampeana que superan con holgura las 6 millones de hectáreas, hay productores que han perdido toda su inversión.

Para dimensionar el nivel de estas pérdidas, basta con repasar los costos de implantación en maíz. Por cada 100 hectáreas de este cultivo, un productor bonaerense invierte 531.000 pesos entre insumos y labores. Tomando una superficie de 500 hectáreas, la suma arroja cerca de 2,5 millones de pesos. En trigo, un cultivo muy golpeado en esta campaña, 500 hectáreas tienen un costo de 1,4 millones de pesos.

De esta manera, los productores agrícolas de Buenos Aires deben enfrentar una campaña 2017/18 compleja, con dificultades climáticas que ponen en duda la performance de cultivos como trigo y soja, junto a una presión impositiva que es de las elevadas en todo el país.

SUMARIO