lunes 08 de abril de 2019

Campos electromagnéticos

Subestación Rigolleau: Estudio de la UNLP expone a Juan Patricio Mussi en Berazategui

COMPARTIR ESTA NOTICIA

22 de agosto de 2014 · 18:57 hs.

Desde hace varios años la subestación eléctrica instalada a pasos de casas en el distrito es resisistida por una amplía cantidad de organizaciones sociales que ahora sumaron el respaldo de un informe que da cuenta de los riesgos. Las posibilidades de contraer cáncer y el antecedente de la Subestación Sobral de Ezpeleta.

A contramano del interés que desmuestra en las problemáticas de los lugares que visita, el intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi, lanzado a la carrera por la Gobernación, se mantiene indiferente a un reclamo de vieja data en su distrito: el funcionamiento de una subestación eléctrica a pasos de casas, en medio de advertencias de los riesgos para la salud humana.

La cuestión son los campos electromagnéticos. Desde que se anunció su construcción, cerca de 2005, los vecinos se pusieron en la alerta sobre la base de un antecedente certero: la subestación Sobral de Ezpeleta, en Quilmes, conocida por el “mapa de la muerte” que rodea su entorno a partir de la reiteración de muertes por cáncer a traves de los años.

Un reciente informe epidemiológico elaborado por la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) daba cuenta que las personas que viven en torno de la Subestación Sobral tienen un riesgo 6,9 veces más de contraer cáncer que las que viven en torno a la Subestación Rigolleau, antes que la planta comenzara a funcionar en mayo de 2012.

Pero no es el único dato. Existen también 3 veces más posibilidades de contraer enfermedades neurológicas y neurosíquicas en Ezpeleta que en el otro barrio tomado como “control”, según el estudio. Para los especialistas, lo que puede incidir en ese riesgo es la subestación en funcionamiento.

“Los resultados indican que algo está pasando y pareciera ser que pueden ser los campos electromagnéticos” afirmó a INFOCIELO, Leda Gianussi, doctora en Ciencias Químicas y toxicóloga de la Facultad de Ciencias Exactas, quien presentó el trabajo, respaldado por las autoridades de la casa de estudios.

Para Gianussi, el informe sienta un precente para alentar la lucha de las organizaciones sociales que pugnan por la relocalización de la Subestación Rigolleau y, en paralelo, de la Sobral. En ese sentido, citó el principio precautorio en cuestiones ambientales, según el artículo 28 de la Constición Provincial y el 41 de la Nacional.

Con una presentación judicial en marcha y el respaldo de distintos sectores académicos, el municipio de Berazategui resta importancia desde hace tiempo a los temores de los vecinos tras una cuestionada autorización judicial e, incluso, según denuncian vecinos, comenzó a hostigar a varios asambleísticas en contra de la subestación.

Por la lucha de la subestación hubo denuncias de represión en la Municipalidad de Berazategui luego de una movilización realizada por distintas organizaciones y hasta se llegó al sitiamiento del barrio donde está emplazada la subestación, con cientos de efectivos policiales para asegurar la finalización de sus obras.

Mientras diferentes estudios alertan por consecuencias negativas en la salud ante la exposión a campos electromagnéticos, el municipio se mantiene indiferente escudado en la autorización legal. “Confíen en mí, que bajo ninguna circunstancia pondría en riesgo la salud de mi pueblo” afirmó Juan José Mussi en un comunicado oficial, ex intendente y entonces al frente de la cartera ambiental.

Cuando su hijo tomó la posta repitió el accionar. “Cuando te sentas con un ingeniero o un médico te explican que es más peligroso tener un celular en el oído que un cable de alta tensión”, afirmó en 2011 e, incluso, consignó que los casos de cáncer en Ezpeleta “no tienen ninguna relación con la Sobral”.

Si bien Mussi se ampara en el acatamiento de un fallo judicial, los vecinos sostienen que en tiempos de esa primera causa judicial, les aseguraba que si el fallo era favorable a Edesur, iba a apelar a foros internacionales. Hoy el gobierno comunal en cambio, dice que los vecinos están “desinformados” y “agitados” por sectores de la oposición.

En frente, un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2005 sostiene que existe evidencia de “leucemia infantil” en casos de exposición por encima de las 0,3 microteslas, que es la unidad de radiación. A partir de esa situación, la Asamblea Ambiental No a la Subestación Rigolleu exige que se aplique el principio precautorio en derecho ambiental.

Realizado a solicitud de los vecinos, el informe de la Facultad de Ciencias Exactas recomendó no habilitar el funcionamiento de subestaciones y cableados de alta tensión a menos de 200 metros de los moradores del lugar; no habilitar el funcionamiento de usinas eléctricas y cableadas que impacten con más de 0,3 µT (microteslas) sobre la población allí residente, rediseñar el plan de abastecimiento eléctrico para las zonas que requieran de relocalizaciones de subestación y cableados para evitar la contaminación, enfermedad y muerte de los habitantes.

 

Historia de un conflicto

 

La presentación del informe “Sobre el impacto de CEM – FEB (campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja) de redes de distribución eléctrica” vino a dar sustento científico al mapa de la muerte que vecinos conforman desde hace años en torno a la Subestación Sobral. Y, a la vez, vino a respaldar la lucha de los vecinos que, temerosos de repetir el panorama de Quilmes, se oponen al funcionamiento de la planta de Rigolleau.

Promovida por la firma EDESUR, la planta cuenta con el apoyo del Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE) dependiente del Ministerio de Planificación Federal, a cargo de Julio de Vido, organismo que no ha respondido distintos requerimientos de las organizaciones e incluso de la propia Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Desde que se anunció su instalación, el municipio, a cargo de Juan José Mussi –quien luego se convirtió en Secretario de Ambiente de la Nación– pasó de frenar su construcción por ordenanza, presionado por la movilización social, a habilitar la continuación de las obras, amparado en una decisión de la Justicia y rechzar la luchar de los vecinos.

La Justicia Federal La Plata determinó la viabilidad del proyecto luego de un informe de la facultades de Medicina e Ingeniería de la UNLP en la que se señaló que no había diferencias entre el barrio de la Subestación Sobral y otro tomado como “control”, Villa España. No obstante, el estudio aún es cuestionado por los vecinos e, incluso, desde la Facultad de Ciencias Exactas se precisó la necesidad de encarar uno nuevo, que ahora se agrega a una nueva causa judical en marcha.

A raíz del caso, comunidades de todo el país, afectadas o preocupadas por la instalación cerca de sus casas impulsaron en la Camara de Diputados de la Nación el proyecto de ley “de Presupuestos Mínimos de protección a los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja para el transporte eléctrico de media y alta tensión”.

A su vez, en la provincia de Buenos Aires, el vicegoberanador Gabriel Mariotto presentó en 2013 un paquete de leyes ambientales, entre los que figura uno que establece requisitos mínimos de protección para evitar, reducir y controlar su exposición a los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja producidos por el Sistema de Transporte Eléctrico de Media y Alta Tensión.

 

D.E.S. 

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6038
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata