domingo 05 de julio de 2020

UNA COMUNIDAD EXPUESTA

Pergamino: el "mosquito" que se usó para desinfectar pudo haber tenido restos de agroquímicos

COMPARTIR ESTA NOTICIA

05 de mayo de 2020 · 11:51 hs.

Dos reconocidos ambientalistas debaten sobre esa posibilidad, aunque coinciden en que el uso de un mosquito para desinfectar busca “legitimar” las prácticas del agronegocio en municipios en donde la justicia ya denunció las consecuencias de las fumigaciones.

El pasado sábado, el municipio de Pergamino a cargo del intendente Javier Martínez (Juntos por el Cambio) mandó a desinfectar las calles de la ciudad con un “mosquito”, la herramienta por excelencia para las fumigaciones con agroquímicos en las diferentes cosechas del campo.

Fue en el marco de una desinfección para prevenir contagios de Covid-19, luego de que se habilitara algunos comercios y a la circulación momentánea de la población.

Pero en esa comunidad, la justicia ordenó estudiar la calidad del agua luego de varias denuncias y constató que se encuentra contaminada con al menos 18 tipos de agroquímicos, que pueden poner en peligro la salud de la población.

Ahora, diferentes especialistas en el tema consideran que –si bien no se puede constatar a ciencia cierta-, en caso de que el mosquito haya tenido restos de algún tipo de agrotóxico en su tanque, el municipio pudo haber expuesto a graves enfermedades a su propia población.

Al respecto, el reconocido ingeniero agrónomo, Javier Souza Casadinho, le explicó a INFOCIELO que el mosquito se pudo haber utilizado para pulverizar con “glifosato, paraquat o con diferentes insecticidas o plaguicidas”.

“Pudo haber atrazina, pudo haber 2,4-D. Restos pueden quedar siempre en el mosquito en la aplicación anterior si no se lavó bien y esto se puede mezclar con el amonio cuaternario y esparcirse en la población”, sostuvo el ambientalista.

Pero, más allá de las especulaciones, el gobierno local incurrió en un delito puntual, al violar la ley 24.051, que especifica que no se puede fumigar si no se conoce “los usos anteriores que se le ha dado al equipamiento”.

Además, es ya conocido que en los municipios está prohibida la utilización de este tipo de maquinarias dentro del ejido urbano, una norma respaldada por la ley nacional de tránsito.  

“En general, la exposición a los agrotóxicos tiene dos tipos de secreciones y síntomas. Aquellos agudos que se pueden dar muy rápidamente después de la exposición, como la diarrea, dolor de cabeza, temblores, mareos; y aquellos que se van a manifestar a largo plazo”, advirtió Souza.

Javier Souza. 

El especialista agregó que “si bien no está comprobada una relación directa” entre la exposición con los agroquímicos y la enfermedad, lo cierto es que ya varios estudios han comprobado que animales y seres humanos son vulnerables a las fumigaciones.

De hecho, en Pergamino se contabilizan cientos de casos de cáncer en los barrios aledaños a los campos fumigados. También, casos de daños genéticos, en donde la ciencia comprobó que se debió la exposición con agroquímicos.

“Las cosas que más se están dando ahora son la disrupción endócrina, en donde el sistema no responde y el plaguicida ocupa el lugar que tienen las hormonas y eso hace desbalancear el organismo. Algunos plaguicidas son cancerígenos, hay otros que pueden generar Mal de Párkinson o alteraciones al sistema nervioso”, detalló el ingeniero agrónomo, quien fue citado en la causa por el agua contaminada en Pergamino para brindarle detalles a la justicia.

“ES UN SÍMBOLO DE INTOXICACIÓN”

Por su parte, otro experto cree que es “poco probable” que el mosquito utilizado en Pergamino incurriera a enfermar a la comunidad, debido a que su tanque es al menos de 1500 litros y la solución que se utilizó para desinfectar, el amonio cuaternario, debió haber licuado cualquier resto de plaguicidas.

De todas formas, enfatizó sobre el simbolismo de utilizar una herramienta de esas características para realizar una tarea de desinfección dentro de la ciudad.

“Es un símbolo de intoxicación a la población que no debe naturalizarse entre las calles”, respondió para este medio, el también destacado, Claudio Lowy, Ingeniero Forestal y Magister en Desarrollo Humano Sostenible.

Claudio Lowy. 

El referente en medio ambiente cree que estas y otras prácticas, “buscan legitimar” las fumigaciones, que al fin y al cabo se encuentran demasiado cuestionadas, ya no solo por ambientalistas, sino también por la justicia y la propia población.

El caso de Pergamino no fue el único, lo que reforzaría la tésis de Lowy: en Exaltación de la Cruz –otro municipio sojero-, el gobierno local intentó utilizar un mosquito para desinfectar las calles, pero la organización ambiental “Exaltación Salud”, lo evitó a través de una denuncia.

“Esto hace suponer una provocación a las víctimas por envenenamientos con agrotóxicos avalados por el Sr. intendente, ya que además se podría haber utilizado equipamientos menos nocivos y que estén permitidos y autorizados”, protestaron desde el grupo ambientalista de Pergamino, “Paren de Fumigar”.

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6492
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata