jueves 02 de abril de 2020

LA RENUNCIA DE EVO MORALES

El golpe en Bolivia expuso las fracturas de Cambiemos y las cicatrices del Peronismo

Por: Eduardo Médici

12 de noviembre de 2019 · 17:05 hs.

Mauricio Macri desconoce el golpe de Estado y, con una sola jugada, se alinea con Donald Trump y se distancia de la UCR. En el Peronismo, Massa muestra un perfil nuevo, que lo pone en sintonía fina con Alberto y Cristina. En la Provincia también pasan cosas.

El golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales en Bolivia tiene efectos muy tangibles más allá de las fronteras del país. Las réplicas de ese movimiento hacen tambalear la estructura de Cambiemos y a la vez consolidan la del Frente de Todos, donde se producen alineamientos inesperados.

El Jefe del oficialismo, el presidente Mauricio Macri, eligió no hablar de golpe de Estado y se centró en una condena contra la violencia. Su canciller, Jorge Faurie, fue más lejos: dijo que no hay elementos para catalogar a la situación institucional del país vecino como “golpe de Estado”.

Así se alineó con el planteo de Donald Trump, su par estadounidense, que celebró la intervención de las Fuerzas Armadas para deponer a Morales.

El movimiento de Macri lo aleja de la posición de sus socios radicales. E incluso de la dirigencia de la Coalición Cívica. Como reflejó ayer INFOCIELO, tanto Daniel Salvador, presidente del Comité Provincia, como la UCR Nacional, cuestionaron la intervención del Ejército y, si bien no ahorraron críticas hacia Evo Morales, no fueron tan lejos como Macri. Los lilitos hicieron lo mismo, aunque más recargados contra el saliente presidente.

María Eugenia Vidal, todavía socia política de Macri, aunque con diferencias cada vez más marcadas, eligió el silencio. Pero Daniel Lipovetzky, el diputado nacional que “rescató” del veto macrista y reconvirtió en legislador provincial por la séptima sección, sí se animó a una condena explícita al golpe que fue celebrada por Alberto Fernández mediante un tuit.

En el futuro oficialismo, el alineamiento entre Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Axel Kicillof y el resto de la tropa fue monolítico. Incluso Sergio Massa mostró iniciativa al pedir que se aplique la “Cláusula Democrática” del Mercosur para garantizar “la democracia Bolivia”.

En la Legislatura bonaerense hubo un correlato de esos posicionamientos. Ayer, los tres bloques que confluyen en el Frente de Todos -el peronismo K, el peronismo no tan K y el Frente Renovador-, expresaron el repudio al golpe. ¿Síntoma de una inminente fusión para la tarea legislativa? No tanto. Por ahora, el senador massista José Luis Pallares y su par Fernando Carballo preferirían mantener autonomía. Pero sí se unirían los otros dos bloques y María Teresa García mantendría la batuta.

Es un panorama opuesto al que se advierte en la Cámara de Diputados, donde ningún bloque -ni siquiera el kirchnerista- emitió comunicaciones y no parece probable que se pueda consolidar la unidad sin discutir antes la presidencia de Florencia Saintout, exdecana de periodismo que supo condecorar a Morales pero no logró sacar un comunicado a su favor de parte del bloque que maneja: sólo hizo un posteo en redes sociales, sin firmas.

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6398
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata