viernes 15 de noviembre de 2019

Milagro en el Ducó

El caso Graieb: A 20 años del día que un jugador volvió de la muerte en una cancha

COMPARTIR ESTA NOTICIA

01 de noviembre de 2019 · 18:30 hs.

A finales de octubre de 1999 el cordobés Diego Graieb que jugaba en Huracán junto a su hermano Rodolfo chocaba su cabeza con un rival y queda inconsciente el campo de juego. Su corazón estuvo detenido varios segundos. El miedo y el silencio de aquella noche se volvieron inolvidables para los testigos. Hoy dirige una academia de fútbol.

Aquel Huracán de 1999, que tenía a Diego Graieb como opción ofensiva y a su hermano mayor Rodolfo ocupando uno de los laterales de la defensa, peleaba la punta del torneo argentina y generaba una enorme convocatoria en su estadio, sin embargo, los miles de hinchas que seguían al equipo de Carlos Babington fueron testigos de uno de los hechos más impactantes vividos en una cancha de fútbol.

Banfield ganaba 1 a 0 y se jugaban 19 minutos de la segunda etapa cuando en un salto Diego Graieb chocaba su cabeza con el defensor de Banfield Cristian Ruffini y caía desplomado en el campo de juego. El silencio en el estadio aún se recuerda. Fueron momentos de miedo y tensión, al punto de que algunos hinchas de Huracán comenzaron a querer invadir el campo de juego por la impotencia que generaba la situación.

Al cuadro se le sumaba una escena que hacía más angustiante aún el desenlace. Todos podían ver como su hermano Rodolfo se acercaba para tratar de reanimar a su mellizo, días después el defensor confesaría sus palabras “¡Diego no te vayas! ¡Diego no me dejes!” gritaba desesperado a su lado.  

Mientras los jugadores lo abanicaban con sus camisetas, los médicos del plantel se encontraron con un cuadro alarmante. Mientras el silencio se volvía sepulcral, el diagnóstico determinaba un grave traumatismo de cráneo con pérdida del conocimiento, lo que nadie sabía es que el jugador estaba atravesando también un paro cardiorrespiratorio.

Los médicos lograron revivirlo después de largos segundos de incertidumbre y el partido continuó en una situación muy complicada de entender para todos los presentes, desde hinchas hasta periodistas, pasando por los propios protagonistas. De aquel golpe accidental vino el córner que derivó en el empate del Globo y minutos más tarde un joven Lucho González pondría el 2 a 1 final, aunque claro el resultado era una anécdota ya que empezaban a llegar buenas noticias desde el Sanatorio  Mitre donde el jugador se encontraba internado.

Los héroes de aquella noche fueron anónimos y quizás pocos los recuerden pero la familia Graieb nunca olvidará al médico de Huracán, Edgardo Locasso y los masajes cardiorrespiratotios de uno de sus ayudantes, Daniel Arias. “No recuerdo nada de nada, ni la ambulancia ni al doctor (Edgardo) Locasso. Yo caigo y me desmayo y lo otro lo pueden contar mejor ustedes, acá estoy”, le dijo Graieb al Diario La Voz de Córdoba un par de días después del accidente.

A 20 años de aquel acontecimiento hoy Graieb disfruta de dirigir una Escuela de Fútbol junto a su hermano y cuenta su mirada actual de la vida: “Yo ahora veo la vida de otra forma. Sé que no estoy acá en la tierra al cuete. Es bueno saber que hay un Dios que decide cuándo te vas y cuándo te quedás”. Sin lugar a dudas la historia de Graieb, pese al paso del tiempo, no deja de ser una de las más impactantes vividas en una cancha del fútbol argentino.

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6259
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata