sábado 11 de julio de 2020

MOVIMIENTO INTERNACIONAL

El Cubo de la Verdad: quiénes son los enmascarados que copan las calles con pantallas y carteles

COMPARTIR ESTA NOTICIA

04 de septiembre de 2019 · 12:00 hs.

Con máscaras de V de Vendeta, grupos de jóvenes se reúnen en ronda en distintos espacios públicos de todo el mundo para mostrar la violencia que encierra la industria basada en la explotación animal a través de imágenes explícitas. 

Hombro con hombro y conformando algo similar a un cubo humano, jóvenes con máscaras de V de Vendeta, carteles y pantallas se concentraban el último domingo en la Plaza Malvinas de La Plata, ante la mirada atónita de centenares de transeúntes que relojeaban la particular escena, aunque algunos sin acercarse demasiado. 

Imágenes explícitas de lo que ocurre dentro de granjas, laboratorios y frigoríficos se reproducían en loop en los dispositivos que los activistas sostenían en sus manos con un objetivo claro: mostrar la violencia que encierra la industria basada en la explotación animal para que la ignorancia deje de ser una justificación a la hora de encarar un cambio de hábito. 

Este tipo de intervención pacífica se replica en más de 200 ciudades de todo el mundo y es impulsada por Anonymous for the Voiceless, una organización internacional nacida en 2016 en Melbourne, Australia, de la que participan activistas que practican y difunden el veganismo.

“La gente se acerca, es curiosa. Algunos ni bien ven el video se van, otros te ignoran, pero otros se quedan viendo e incluso preguntan. Tenemos varias conversaciones”, explicó a INFOCIELO Manuel Rodrígues Jacinto, uno de los tres organizadores con los que cuenta la propuesta en la capital bonaerense. 

El Cubo se compone por los enmascarados, quienes sostienen las pancartas y las pantallas, y los outreach, encargados de conversar con los transeúntes que buscan saldar dudas acerca de una filosofía de vida que excluye a los animales de cualquier acto de crueldad.  

“Las charlas son interesantes. En general usamos el método socrático de preguntarle mucho a la gente, qué piensan, si habían visto videos así... Usualmente se arman buenos debates, la gente se interesa”, agregó el platense de 35 años.

La elección de cada locación no es azarosa: los activistas estudian dónde realizar las intervenciones según la concurrencia de personas prevista. La última tuvo lugar en el espacio de 20 y 50 para aprovechar la gran convocatoria del Festival de la Luna, organizado por la Comunidad Platense de Kung Fu, la Municipalidad y el Instituto Confucio UNLP.

El número de miembros por evento suele variar entre los 8 y los 20 integrantes, en su mayoría de entre 18 y 25 años. Las máscaras, a su vez, sirven para llamar la atención y también para mantener el anonimato. “Uno no importa, sino el mensaje”, explicó Manuel. 

María Laura Franceschi también es platense, tiene más de 50 años y se hizo vegana hace 10, después de ver el documental Terrícolas. “Soy médica veterinaria y tengo una sensibilidad especial, pero la sociedad te inculca que es ‘perro, gato, caballo’. Había materias de la facultad que me costaban”, relató.

Sobre el Cubo, aseguró: “Los que más llaman la atención son los nenes y las nenas porque todavía no están anulados y lo que dicen, piensan y expresan con la cara es verdadero”. “Antes me enojaba mucho, pero me propuse no enojarme porque somos víctimas, en parte”, agregó la también fotógrafa oficial del grupo.

Y reflexionó: “Cuando recién empezamos a informarnos seguimos siendo víctimas de un sistema que nos anuló una parte de nuestra sensibilidad. El tema es cuando ya tenés toda la información y seguís en la misma postura. Eso es para cuestionarlo”.

Cuando llegó desde Mar del Plata hace más de 12 años, Gabriela Mariscal no sabía que en la localidad de Gorina había un matadero donde eran asesinados 1400 animales por día. Tras explorar la problemática, se unió a un grupo de apertura de vigilias para organizar una en la ciudad y comenzó también a participar de la actividad de Anonymous for the Voiceless, que ya lleva un año en La Plata.

Hay curiosos, hay gente que ve los videos, se queda un minuto y dice: ‘No, no’. Me shockea mucho la reacciones de los padres: cuando pasan nenes, quieren ver y les tapan la cara, se los llevan y les dicen: ‘No mires’”, contó la activista de 30 años.

Y reflexionó: “Siempre me pregunto por qué está bien y es correcto ponerles una hamburguesa en el plato, una milanesa, que viene de ese dolor y esa tortura, pero no está bien que lo vea. Es eso lo que mostramos, de dónde viene lo que creemos que es un alimento y no lo es”.

“Hemos tenido personas grandes que lloran, nenes que lloran, gente que realmente queda shockeada y que -después de hablar te das cuenta- una vez que se vaya va a empezar a cambiar un montón de cosas. También hay quienes se excusan con que es muy difícil, pero creemos que al darles la información dejamos que elijan”, aseguró. 

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6498
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata