lunes 16 de diciembre de 2019

SALUD

Especialistas advierten que obras sociales y prepagas cubren internación domiciliaria: sus beneficios

COMPARTIR ESTA NOTICIA

18 de junio de 2019 · 08:49 hs.

Muchos clientes y usuarios no tienen conocimiento de que pueden recurrir a esa prestación. Conocé para qué patologías es recomendada y cuáles son sus ventajas

Diferentes especialistas salieron a destacar en las últimas horas la importancia de la internación domiciliaria, ya que se trata de una prestación que deben brindar todas las obras sociales y prepagas pero muchos clientes no están en conocimiento de que tienen esa posibilidad. Cada una tiene características en el criterio de inclusión del paciente, que puede diferir de otra, por eso siempre se recomienda consultar.

“La Internación domiciliaria es una modalidad de atención de la salud, mediante la cual se brinda asistencia al paciente en su domicilio, teniendo en cuenta la composición del grupo familiar y las necesidades de este conjunto paciente-familia”, explicó Paula Martínez, médica nefróloga  (UBA), integrante de la Sociedad Argentina de Periodismo Médico y de la Asociación Médica Argentina.

“Si bien la casa no es una extensión hospitalaria, ni se intenta instalar allí un hospital o sanatorio, se traslada al domicilio lo que es realmente necesario, donde también vive el resto de la familia. La idea no es que el entorno del paciente se trastorne ni invadir su lugar. La organización puede ser al principio complicada en los casos complejos que necesitan la presencia de muchos profesionales y gran equipamiento, por eso es conveniente formar un grupo de gente que se coordine y trabaje de manera eficiente. A esto se le llama Equipo Interdisciplinario”, agregó Martínez, quien también es parte de la empresa “Dar Salud Internación Domiciliaria”, ubicada en Mitre 880 de la localidad de Tandil.

Cuando se habla de “equipo”, se hace referencia al trabajo de enfermeras, kinesiólogos, médicos de adultos y pediatras, paliativistas, fonoaudiólogos, cuidadores, terapistas ocupacionales, psicólogos, nutricionistas que deben conjuntamente realizar una tarea coordinada y secuencial de acuerdo a cada patología.

El avance de las ciencias médicas, la mayor longevidad, el aumento del número de pacientes crónicos que sufren complicaciones, incrementó notablemente la cantidad de pacientes internados. Esto se vio reflejado en el aumento de la estadía hospitalaria. En muchos casos, el miedo al alta sanatorial dificulta la externación. Muchas veces se escucha la frase: “Si me voy de acá quién me va a cuidar, si aún no estoy completamente curado”.

En la práctica diaria los médicos se ven en la necesidad de explicarles a los pacientes que la internación prolongada se correlaciona con aumento de complicaciones (infecciones intrahospitalarias, depresión, desorientación y cuadros confusionales en adultos mayores, mayor grado de postración que conlleva la aparición de escaras y debilidad muscular) y que la vuelta a casa supone, mejoría de ánimo, cercanía con seres queridos, situaciones afectivas que intervienen de manera positiva en la recuperación del paciente.

En general, quienes requieren internación domiciliaria son pacientes que son parcial o totalmente dependientes para las actividades de su vida diaria y para su auto cuidado. Se puede tratar, además de pacientes con enfermedades cuyo manejo ambulatorio no es sencillo y requieren de un control periódico, menos exhaustivo que en una internación hospitalaria o sanatorial pero más controlado que en un alta médica.  

En líneas generales, se incluyen pacientes adultos o pediátricos con cuadros clínicos que los limitan en su cotidianeidad. También aquellos con patologías neurológicas como tumores o accidentes cerebro vasculares que dejan secuela motora, cognitiva y trastornos deglutorios, en periodo de rehabilitación. Así también enfermedades neurodegenerativas crónicas (esclerosis múltiple, parálisis cerebral, demencia senil) que sufren complicaciones agudas o subagudas que por su complejidad requieran internación en domicilio.

Comprende además cuadros cardiorrespiratorios: insuficiencia respiratoria de causa neurológica, espinal, muscular, EPOC con sobreinfección, insuficiencia cardíaca terminal. En definitiva, en donde se requiera asistencia respiratoria. En casos des enfermedades oncológicas en período de tratamiento con complicaciones derivadas de los mismos o inherentes a estas patologías como el mal manejo del dolor, entre otras. Pacientes con complicaciones quirúrgicas; dehiscencia de sutura, fístulas enterocutáneas, escaras. o heridas complicadas que requieren curaciones diarias; quemaduras, úlceras traumáticas o no, de origen vascular o metabólico, que no admiten un abordaje ambulatorio. Pacientes desnutridos, caquécticos, imposibilitados para alimentarse que dependen del uso de una sonda o botón gástrico y alimentación enteral y parenteral. Traumatismos que necesitan rehabilitación, curación de heridas y tromboprofilaxis subcutánea.

Sirve también para traumatismos graves con cuadri o paraparesia secuelar; pacientes con cuadros infecciosos graves como endocarditis bacteriana, osteomielitis con indicación de tratamiento antibiótico intravenoso por tiempo prolongado; pacientes en plan de cuidados paliativos, oncológicos o no, portadores de enfermedades en etapa terminal, refractaria a terapéuticas con finalidad curativa; pacientes pediátricos con enfermedades congénitas o adquiridas que requieren asistencia permanente.

Otro punto a tener en cuenta es que la internación domiciliaria no es para siempre sino hasta que el paciente se recupere, salvo casos muy puntuales. Esto también es conveniente hablarlo en la entrevista inicial a fines de controlar las expectativas de esta prestación. La finalidad es recuperar, rehabilitar y acompañar a los pacientes de acuerdo a su diagnóstico y evolución en los aspectos físico, psíquico, social y espiritual, manteniendo la calidad, el respeto y la dignidad humana, conservando siempre como mayor logro y objetivo la ganancia en términos de calidad de vida, con recuperación en menor tiempo en los casos pasibles de rehabilitación o acompañamiento paliativo en situaciones de pacientes en etapa de fin de vida por patologías terminales avanzadas refractarias a tratamiento

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6290
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata