jueves 22 de agosto de 2019

ESPIONAJE Y MACRISMO

Según Clarín, Macri infiltra "un asesor camuflado" en las marchas, para hacer "observación participativa"

COMPARTIR ESTA NOTICIA

09 de junio de 2019 · 13:26 hs.

Así lo reveló una nota publicada hoy por el diario Clarín que hace un repaso de las medidas de acción directa que lleva adelante por estas horas la Casa Rosada, para recuperar rol protagónico en una campaña electoral que lo muestra débil con la intención de llegar con chances a las generales de octubre.

Mientras timonea su propia crisis interna con reclamos de todo tipo de sus socios electorales, Macri ordenó un minucioso plan de control de daños. Incluye, según trascendió, mediciones casi diarias sobre su propia imagen y la de su gestión, focus groups para tomar el pulso al humor del electorado temas sensibles, y reuniones permanentes y con distintos actores donde se discute  la conveniencia de sucumbir a las presiones del radicalismo por entrar, con injerencia –y cargos- en la gestión, o mantener el formato del éxito electoral del 2015, con Michetti en la fórmula.

Así lo revela en su edición de hoy el diario Clarín, en una nota en la que, entra otras afirmaciones, asegura que existe un clima de tensa calma en la Rosada, por lo que advierte que muestran los números: “Ya no hay derrumbe de la imagen de Mauricio Macri”.

La palabra “tendencia” que repiten los medios oficialistas, sirvió para marcar en las últimas semanas una supuesta recuperación de la imagen presidencial. Los números no se condicen con los de la economía real que no paran de arrojar pésimas noticias.

A cuentagotas, se suceden cada semana estadísticas que golpean a la economía y, por extensión, el bolsillo de los argentinos. Un ejemplo: esta semana fueron la caída de la Industria y de la Construcción, dos sectores claves de la producción que mueven el pulso de la economía real. Se supo, además, que en el país cierran 50 Pymes por día. Detrás de esas estadísticas hay personas que pierden el trabajo, y miles que lo ponen en juego.

El cambio de “tendencia” de los gustos del electorado que suelen medir los encuestadores, sirven para marcar una incipiente variación en la imagen de un candidato. Dejar de caer es apenas eso. Dejar de caer. En términos reales no supone una recuperación per sé. Cualquier caída, al fin y al cabo, encuentra su piso.

Pero en el discurso oficialista ese termómetro, aunque no se traduzca en una recuperación del voto, sirve para presentar síntomas de una leve mejoría en un paciente con respiración asistida.

Lo más llamativo del plan que reveló el diario Clarín como estrategia del oficialismo para sortear la crisis, es la irrupción de la figura del “asesor camuflado”, que recorre marchas opositoras o de cualquier otro tipo de reclamo que despierte pasiones en la gente, para –aseguran- hacer una “observación participativa”.

“En la etapa de definiciones electorales, también hay mucho trabajo de campo: cuentan que un asesor se camufló en recientes manifestaciones kirchneristas y en marcha a favor y en contra del aborto, para hacer “observación participativa” que permita decodificar qué piensan, cómo operan, hasta qué nivel de fanatismo tienen sus protagonistas”; reveló el diario Clarín.

Traducción: infiltrados que se camuflan en las marchas opositoras para elaborar un perfil ideológico promedio de sus participantes. Un plan de espionaje ejecutado directamente por asesores presidenciales para llevar información a la Rosada sobre el “pulso” el malhumor social.

La palabra “espionaje” atravesó el macrismo durante toda la gestión. El propio Macri asumió la máxima magistratura del país procesado por ese delito, aunque la Justicia cambió de parecer tras haber asumido el poder, y lo desprocesó.

En los últimos meses, quedó en evidendia el acicionar de un verdadero Grupo de tareas paraestatal que investiga la Justicia de Dolores. La causa D’alessio reveló justamente ese accionar en un proceso que involucra a fiscales federales, legisladores de Cambiemos, agentes orgánicos e inorgánicos y hasta los máximos responsables de la AFI y periodistas, que accedían a escuchas que muchas veces conseguían con fiscales amigos que solicitaban intervenir teléfonos con causas inventadas, para acceder a información de sus víctimas.

Una cloaca que atenta contra el principal argumento de un Gobierno que quiere mostrarse, en contraposición con sus adversarios, como garantes de la institucionalidad y la República, y que ha quedado expuesto en maniobras de “espionaje” sobre todo a los principales referentes de la oposición. El mismo que ahora, según reveló Clarín, se ejecuta con “asesores camuflados” en las marchas kirchneristas para apuntalar sus chances electorales.

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6174
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata