domingo 17 de noviembre de 2019

Sabiduría contra la bobera

Alejandro Sabella y el manual para cerrar la grieta del fútbol argentino

Por: Andrés Caviglia

06 de junio de 2019 · 18:00 hs.

El hombre que volvió a llevar a la Argentina a una final del mundo habló para la televisión después de mucho tiempo y dejó definiciones contundentes que dejaron en evidencia lo vencido que está el debate sobre las miradas bilardistas y menotistas del fútbol. El ex técnico de la Selección sonrojó a más de un fundamentalista.

Sé que cuesta pero hagamos un ejercicio de memoria y volvamos a pensar en el Mundial de Brasil. En esa final con Alemania. Sabella no sólo hace su parte para llevar a la Selección a una final después de 24 años, sino que nos lleva a los libros, a preguntar o a googlear: “Cruzamos el Rubicón” dice después de pasar a Holanda en semifinales. Particularmente fui de los que fue a Google: “Dar un paso decisivo arrostrando un riesgo. Esta expresión viene basada sobre una anécdota histórica. El Rubicón era un pequeño río que separaba a Italia de la Galia Cisalpina”. Ahí estaba Sabella, en pura esencia, en medio de la euforia, sacó a más de tres del frasco futbolero y les germinó una semilla.

Días más tarde y en medio de un auge patriótico, esos que el fútbol suele generar por acá, pulverizaría un debate tan vetusto como destructivo con sus declaraciones a minutos de perder la final del mundo: “Yo digo que los resultados son secundarios” soltó el técnico. Impensado, pero en aquel contexto fue encantador. Argentina había caído de pie y nadie se animó a cuestionar aquello.

No era gacetilla de derrota digna lo que entregaba Sabella. Era algo más. Era la oportunidad de enterrar al cancerígeno exitismo. Pero no hubo tapas sobre aquello. Para algunos Sabella (como dijo al aire el conductor de un programa que ya no está en Crónica TV) “era un cagón” que “había zafado” porque “Messi le había dicho como debía jugar el equipo”. Ese odio que llega desde el ultra Menotismo hacia todo lo que tiene que ver con Estudiantes es tan dañino como defender que Bilardo use un bidón adulterado para sacar una ventaja deportiva representando a la Argentina. Distintas heces con el mismo olor.

Cinco meses después de la final Sabella habló sobre aquella declaración: “Tal vez tendría que decir que el resultado es lo más importante, pero diría que no es lo único. Diría que hay maneras y maneras de ganar y maneras y maneras de perder. Nos tocó perder de una manera digna. Si perdés tenés que perder de esa manera. Tenés que perder mirándote al espejo y saber que diste el máximo, que fuiste digno con vos con tus compañeros y con tus rivales. El resultado es lo más importante pero no es lo único”.

En la entrevista de ayer el ex entrenador de la Selección consultado por Diego Latorre, el comentarista que ha construido un personaje de paladín de las formas, recuerdas  las definiciones de Simeone que había dicho que lo único que sirve es ganar y le consulta si entiende ese mensaje como “apropiado”: “En el extremo no coincido. Prefiero ganar a jugar a bien”. Pero no quedó ahí.

Es Sabella quién trae a la mesa la pregunta del millón y el que la responde: “¿Qué es jugar bien?, unos pueden entender una cosa y otros otra, ahora, ¿ganar es lo único? Lamentablemente, lo digo entre triple comillas, lamentablemente va a camino a ser así, pero no debería ser así. Que ganar es lo único, para mí está mal. Lleva a la sociedad a una situación de sálvese quien pueda”.

El ex entrenador pincha le dio dura batalla a un cáncer que lo debilitó mucho pero que no le quitó un ápice de lucidez pero hay que mirar bien el cuadro; dejarnos llevar por el protocolar halago a las reflexiones de este Sabella sobrepuesto a la cruel adversidad, nos puede perder del camino que debiera seguirse para cerrar algunos debates obsoletos y vetustos que hablan mucho más del que los plantea (y cómo) que del tema en sí.

Hace un tiempo fue Marcelo Bielsa quién insistió sobre el asunto mediático: “Los medios se especializan en pervertir a los seres humanos según victoria o derrota”. En este sentido, el técnico subcampeón del mundo le otorgó hace rato a la sociedad las herramientas para lograr las tan mentadas paces.

Lo que hay que tener en claro es que hay una maquinaria que se lo va a tironear hasta no dejar nada de él, para dejarlo de un lado o del otro, porque a los dueños del circo les garpa la grieta abierta, esa que Sabella vino a cerrar con su sabiduría contra la bobera.

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6261
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata