domingo 15 de septiembre de 2019

¿Una asesina serial?

Enamorar, engañar y matar: investigan si esa fórmula aplicó la viuda negra de Quilmes en La Plata

COMPARTIR ESTA NOTICIA

21 de marzo de 2019 · 09:02 hs.

Leonor Báez tiene 50 años y es oriunda de Paraguay. Está detenida por intentar matar a su flamante esposo para quedarse con sus bienes. Ahora investigan si con una modalidad similar se quedó con la casa de un jubilado de Berazategui y si tuvo responsabilidad en la muerte de un hombre al que cuidaba en la capital bonaerense

La mujer de 50 años detenida junto a una expareja en las últimas horas en Quilmes, acusados de intentar matar al flamante esposo de ella, un gomero de 44 años, se negó a declarar ante el fiscal Ariel Rivas y continuará presa. Y ahora sospechan si la imputada utilizó una modalidad parecida con dos jubilados de La Plata y Berazategui, informaron fuentes judiciales.

Leonor Báez, así se llama la mujer aprehendida, está en la mira de las pesquisas, y también su cómplice, por si ellos estuvieron vinculados a la muerte de un anciano al que la mujer cuidó durante 2018 en La Plata, a quien incluso le cobraba la jubilación.

También se investiga si una vivienda que tiene a su nombre en el partido de Berazategui la obtuvo con alguna maniobra delictiva similar, dijeron los informantes

Como se recordará, Báez está acusada de intentar asesinar a su marido, con el que se había casado hacía 19 días, para simular un suicidio y heredar sus bienes, pero el plan criminal fue descubierto cuando la víctima se repuso del ataque y la denunció.

El hecho, que comenzó a esclarecerse en las últimas horas, se registró el 6 de marzo pasado, cuando Báez salió corriendo a la calle a pedir auxilio porque acababa de encontrar a su flamante marido, Héctor Eduardo Ramírez (44), colgado de una viga en su gomería, situada en Mosconi y calle 853, de San Francisco Solano, partido de Quilmes.

Según testigos, Báez, de nacionalidad paraguaya, manifestó que su esposo se había suicidado y, en medio de una crisis nerviosa, solicitó ayuda a sus vecinos, que llamaron al 911.

El hombre fue bajado de la viga por la policía de la comisaría 4ta. de Quilmes y trasladado en una ambulancia al hospital de ese distrito.

Los voceros informaron que si bien su mujer lo creía muerto, los médicos constataron que Ramírez tenía signos vitales, por lo que quedó internado en estado de coma.

Al llegar al centro asistencial, Báez supo del estado de su marido y dio indicaciones precisas a las enfermeras para que no dejaran ingresar a nadie a su habitación.

El hecho comenzó a ser investigado por la policía y el fiscal de Quilmes Ariel Rivas, quien ordenó diversas diligencias y la obtención de testimonios de familiares y vecinos del gomero, al tiempo que tomó declaración a la mujer que explicó que su flamante marido se había colgado tras una discusión que habían mantenido esa misma mañana.

Una de las cosas que llamó la atención de los investigadores fue que Báez dejó de visitar a su marido cuando estaba internado y además, al comunicarse con una de las hijas de éste, le aclaró que ella nada había tenido que ver con lo sucedido, lo que le sonó extraño a la joven, que lo manifestó al declarar como testigo.

De la pesquisa surgió además que la pareja se había casado 19 días antes tras un breve romance de un mes, que la relación entre Báez y la familia de Ramírez no era buena y que el día del supuesto suicidio testigos vieron a la mujer entrar junto a otro hombre a la gomería de su esposo, explicaron las fuentes.

Además un empleado de Ramírez declaró que la mujer siempre discutía mucho con él, incluso la mañana del hecho.

Las dudas de que Ramírez hubiera intentado suicidarse se acrecentaron con el correr de la investigación y se disiparon definitivamente cuando cinco días después del hecho éste volvió en sí y denunció que su esposa y el hombre que fue visto con ella en el lugar, que resultó ser su ex pareja, habían intentado matarlo, añadieron los informantes.

De su relato surgió que ese 6 de marzo, cerca de las 22.30, cuando cerraba su gomería, su mujer y el hombre lo golpearon en la cabeza, lo arrastraron hasta el fondo del local, le colocaron un cable alrededor del cuello y lo colgaron de una viga para simular un suicidio.

Con esa declaración, la Justicia de Quilmes ordenó el arresto de Báez y de su ex pareja, Iginio Morales Ocampo, también paraguayo, quienes quedaron acusados de tentativa de homicidio, en el caso de ella agravada por el vínculo.

 

¿Te gustó la nota?

Copyright 2019 © Grupo Cielo · Todos los derechos reservados.

Registro DNDA RL-2018-48322098-APN-DNDA#MJ
Nº de edición: 6198
Director responsable: Guillermo Raúl Montes

Cielo Platense SRL
Av 532 n 689 La Plata, Buenos Aires, Argentina.

diseño web la plata