Sociedad
TANTAS INJUSTICIAS REPETIDAS

A mozos en locales gastronómicos les hacen pagar los "platos rotos"

Una historia en Twitter describe la secuencia en que una moza de un restaurant discute con sus patrones porque le descontaron vajilla rota por clientes

En pleno Siglo XXI todavía muchos propietarios de locales gastronómicos en Argentina continúan aplicando una costumbre que a todas luces suena injusta. Los mozos y mozas que atienden a los clientes deben hacerse cargo de su propio salario de las piezas de vajilla que rompen al trasladar hasta y desde la mesa, y en muchos casos también de las roturas que los propios comensales producen.

Así se viralizó una historia contada en primera persona por una asistente ocasional a una conversación (devenida en disputa) entre una moza y los encargados de un bar en la que el tema era el pago de dos jornadas laborales a las que se le descontaba una pieza de vajilla rota por clientes.

TE PUEDE INTERESAR

TAMBIÉN CUANDO SE ESCAPA ALGUIEN SIN PAGAR

Tal circunstancia sumada a otras quejas habituales que suceden cuando un mozo o moza debe hacerse cargo de la cuenta si los clientes se van sin pagar, colocan a esa actividad en negocios gastronómicos como una de las más vulnerables y poco apetecibles por los jóvenes que necesitan insertarse en el mercado laboral.

Aquí se reproduce el relato de la usuaria Mariana Romero ( @MarianaR31 ) sobre este hecho paradigmático que incluyen el suceso, y sus reflexiones al respecto:

"Hoy estaba tomando un café y se presentó una chica en el bar a hablar con el encargado. Fue levantando la voz y entendí que lo que estaba reclamando era que le paguen: había trabajado ahí 12 horas el sábado y 11 horas el domingo. El pago estaba trabado por un detalle: los responsables del bar pretendían descontarle una vajilla rota, que ni siquiera había roto ella. Y la chica se negaba: no iba a aceptar ese descuento. No correspondía. Necesitaba la plata, pero no iba a aceptar esa condición.

Yo no sé hasta cuándo los empresarios les van a seguir haciendo pagar la vajilla rota a los mozos. Aunque se les rompa a ellos (a mí después de 12 horas de trabajar seguido se me rompería hasta el alma).

El justificativo de que los empresarios ganen mucho más que los empleados está en que son ellos quienes arriesgan el capital. Pero los gastronómicos (me imagino que no en todos los casos) no asumen ese riesgo.

Los mozos siguen teniendo que pagar, con sus sueldos de miseria, la vajilla rota. La chica tenía razón, la peleó hasta el final y se fue sin la plata, pero poniendo en evidencia la miseria humana del que es capaz de meterle la mano en el bolsillo al mozo para no perder cien pesos", concluye esta historia que se repite por miles a diario en la Argentina de 2022.

¿ES LEGAL ESTA RETENCIÓN?

De acuerdo al Convenio Colectivo de Trabajo de Gastronómicos y Hoteleros, increíblemente no se contempla la situación de retenciones o deducciones a sus trabajadores, por lo que se torna aplicable en forma supletoria lo dispuesto en la Ley de Contrato de Trabajo en los arts. 87, 131 a 135.

¿Pueden los mozos tener que responder por los daños ocasionados por ellos o los clientes a los intereses del empleador?

La respuesta es sí en el caso de roturas propias y no en el de clientes.

Su fundamento está en el art. 87 de la Ley de Contrato de Trabajo cuando dice “El trabajador es responsable ante el empleador de los daños que cause a los intereses de éste, por dolo o culpa grave en el ejercicio de sus funciones".

Sin embargo en este caso del rubro de los gastronómicos, una cosa es la responsabilidad por daños de los mozos y otra muy distinta el derecho del empleador de retener parte del salario por dichos daños, teniendo en cuenta que el mismo es intangible.

Si bien el artículo citado anteriormente sostiene que será responsable por “dolo o culpa grave”, lo cierto es que el art. 135 solo exceptúa a la aplicación del art. 131 (Prohibición de retenciones o deducciones) en el caso de daños graves e intencionales, es decir, dolosos; y bajo determinadas condiciones.

Por lo tanto para que proceda la retención a los mozos es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

1) Que haya habido daño producido por un hecho del trabajador,

2) Que ese daño haya sido grave e intencional,

3) Que haya incidido sobre bienes de la empresa

En el caso descripto por la usuaria de Twitter, el daño no parece haber sido grave, fue producido por clientes, y no existió intencionalidad, por tanto deberían ser los empresarios gastronómicos quienes afronten las pérdidas por las roturas.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión