CUNA DE TALENTOS

Monte Hermoso es hóckey: la nueva tierra de Las Leonas

Monte Hermoso no es sólo playas. Desde que se metió en el Hockey no paro de crecer. El fenómeno de una ciudad de 10.000 habitantes y tres Leonas

La cuenta habla por sí sola. Que de los 10 mil habitantes de Monte Hermoso tres sean jugadoras de la Selección Argentina de Hóckey, una de las más prestigiosas del mundo, habla de un crecimiento exponencial y del descubrimiento de una nueva cuna de talentos. Monte no es sólo playas paradisíacas.

“Locuras hicimos muchas. Recuerdo pretemporadas que comenzaban en enero. Yo salía de trabajar y a las tres de la tarde, con 30 y pico de grados, hacíamos físico, cuando todo el mundo estaba disfrutando de la playa. O los doble turnos matadores. O cuando entrenábamos hasta muy tarde a la noche, con frío o lluvia. Dejamos muchas cosas personales para darles prioridad a entrenamientos y viajes. Disfrutamos el camino y, por suerte, los resultados nos premiaron. Yo cumplí todos mis sueños, incluyendo ser compañera de la mejor jugadora de todos los tiempos, Lucha Aymar”, dice Gabriela Ludueña que fue la primera figura que tuvo el impactante hóckey de Monte Hermoso.

TE PUEDE INTERESAR

Si hace ocho años fueron los tiempos de Ludueña y Giselle Juárez actualmente son los de Bárbara Dichiara, Valentina Costa Biondi y Bianca Donatti, las cinco surgidas de Monte, logrando así que el balneario de apenas 10.000 habitantes no sólo sea famoso porque el sol sale y se pone en el mar.

barbara.jpeg
La impronta de Bárba Dichiara. La cantera Leona de Monte Hermoso es un orgullo de la región.

La impronta de Bárba Dichiara. La cantera Leona de Monte Hermoso es un orgullo de la región.

“El hóckey en Monte Hermoso siempre se vivió con mucha pasión y a pura adrenalina. Nunca hubo lugar para tibias (se ríe). Todas nos esforzábamos al máximo porque, además de divertirnos, queríamos ganar y escribir una historia. Por eso hicimos muchas locuras, como entrenar tantas horas y a toda hora, después del colegio, de inglés… Todo ese trabajo se fue notando y otros lo apreciaron. Por eso tantas chicas de otras ciudades querían venir a jugar a Monte. Por eso llegaron los resultados y nos ganamos el respeto de todos”, resalta Dichiara hija del intendente de Monte, quien tuvo la visión de apostar al deporte.

“Había chicas que venían desde Bahía Blanca (a 110 kilómetros), dos días a la semana, luego del colegio. Tomaban una combi a las 17 y volvían de madrugada a sus casas. Sólo para entrenar. A veces con heladas, que nos obligaban a tirarle agua calientes a las bochas para que no se partieran”, agrega Gerardo Prieto, el profe de Educación Física que comenzó en 2003 siendo el PF del coach que marcó el camino -Horacio Asensio - y desde ese día siempre estuvo en cada paso que dio el hockey montermoseño hasta convertirse en un fenómeno nacional.

1-AtardecerPlayaChicas.jpg

“El club genera un sentido de pertenencia especial. Una mística que se transmite y hereda. Porque es más que un club. Es un balneario entero. Por eso no sólo jugás por tus compañeras, amigos o familia. Jugás por una ciudad y entonces el compromiso es mayor. Con el paso del tiempo me fui dando cuenta de esto, que la fuerza del conjunto es mucho más poderosa que un equipo porque las jugadoras somos importantes pero todo lo que no se ve es igual de importante que nosotras”, asegura Valentina Costa Biondi, una de las actuales Leonas que llegó desde Bahía Blanca a los 12 años y se formó en Monte Hermoso.

Monte Hermoso, tierra de leonas.

Para encontrar la génesis de esta revolución hay que remitirse a 1997. Todo se potenció cuando Asensio tomó las riendas en 2003. En aquella época se jugaba como se podía, en cancha de tierra, a pura pasión. La visión y ambición permitió, primero, competir en Bahía. Para que aceptar disputar ese torneo, debieron aceptar una regla: jugar dos años siempre en Bahía, no pudiendo hacer de local en el balneario.

Pocos años después se logró lo impensado: ser campeón en Bahía, superando a clubes tradicionales como Universitario y Sportiva. Lo épico pasó cuando, en Bahía, Monte fue campeón de todo, desde la octava división hasta la Primera. Para aquella época ya estaba proyectado competir a nivel nacional y para eso hubo que empezar a reclutar porque no se podía armar un equipo solo con jugadoras de Monte. De Coronel Dorrego, un pueblo cercano, llegaron las primeras, luego desde Bahía, incluso siendo muy chicas, como los casos de Costa Biondi y Donatti, y después del sur argentino. Monte ya era un referente de la región y así llegaron los reclutamientos y las capacitaciones. Chapa Retegui pasó con su carisma en Monte Hermoso, lo mismo que Lucha Aymar en 2007. Sus asistentes fueron más de una vez y eso abrió las puertas de los entrenamientos del seleccionado en el Cenard.

4-valen fernandez SindromeDown.JPG

La ambición era absoluta y cada año iban por más. No nos gustaba ni empatar. Las chicas tenían la orden de que, cuando anotaban un gol, debían agarrar la bocha y llevarla al medio para que se sacara rápido, aún ganando…”, recuerda Prieto. Hubo descensos y nuevos ascensos a la Liga Nacional. Gracias a sus campus de reclutamiento, Monte llegó a tener nueve jugadoras de Bahía y, en un momento, armó un equipazo con cinco Leonas, llegando a un quinto puesto en la Liga del 2015. Impactante para una ciudad tan pequeña que, además, tiene otros deportes con afluencia de chicas como fútbol femenino, natación y patín. Todos adoptaron al hóckey como la bandera de la ciudad y por caso, tras lograr un ascenso, hubo cerca de 1.500 personas en la recepción del equipo, que se paseó por autobomba por las calles de la ciudad.

“Muchos le llaman Tierra de Leonas, pero yo le pondría Tierra de Exportación”, dice Ricardo Mora, el actual head coach de Atlético para intentar explicar esta revolución social y deportiva que viene marcando la vida de tantas y tantos.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión