Judiciales y Policiales
LA DOCTORA DEL HOSPITAL FERNÁNDEZ

Los medios de comunicación también pueden ser asesinos

La médica Maria Rosa Fullone falleció de coronavirus. Las redes se llenaron de indignados porque no había sido vacunada. Pero la verdadera historia es aún peor

La noticia dice en los títulos de todos los medios que en el Hospital Fernández: murió de Covid una médica que esperaba ser vacunada.

La realidad es otra.

TE PUEDE INTERESAR

Pero la cuentan así para no hacerse cargo de su cuota de culpabilidad.

Existe la creencia que los médicos son "cientificos" y que saben más que cualquier otra persona acerca del virus que se transformó en Pandemia.

La realidad es que no es así, y muchos profesionales de la salud recibidos en cualquier universidad pueden conocer mucho de su especialidad, pero ser tan legos como los demás ciudadanos en temáticas especificas que no pertenecen a su área de incumbencia directa.

"La médica María Rosa Fullone no se había anotado en la primera tanda de inoculaciones de la Sputnik V, pero sí en la segunda tras el artículo de The Lancet", dice el diario "La Nación" omitiendo por completo mencionar la salvaje campaña anti vacuna rusa que realizaron desde sus páginas (y de otros tantos medios de comunicación) para que el público detestara, desconfiara, descreyera y se asustara por ser inoculados con esta vacuna.

La frase que subraya La Nación acerca de que la médica ahora fallecida, recién quiso vacunarse y se anotó en una segunda tanda, luego de la publicación en la revista inglesa Lancet, lo único que hace es tratar de amortiguar las responsabilidades de muchos medios como ellos, dando a entender que la doctora "por convicción científica" recién aceptó ser vacunada cuando se publicó que la Sputnik era una vacuna eficiente y sin contraindicaciones.

Lo que nunca va a hacer este diario es urgar en los motivos profundos por los cuales esta médica, que se encuentra en la primera línea de exposición al virus por trabajar en emergencias de un Hospital, tomó esa drástica decision de no aplicarse la dosis, que le terminó costando la vida.

“Tenía turno para el 23 de febrero, pero se enfermó antes” es lo que dijo el Director del Hospital Fernández, Ignacio Previgliano acerca de la médica Maria Rosa Fullone.

Sacado de contexto pareciera que se trata de una demora o una negligencia por parte de las autoridades, más aún si se lo relaciona con el escándalo de las "vacunaciones de privilegio" en el Ministerio de Salud a cargo del Hospital Posadas.

Sin embargo conociendo en profundidad la historia de la doctora Fullone, puede observarse como la realidad es absolutamente diversa.

Previgliano explicó, en diálogo con el canal de televisión del propio diario La Nación que María Rosa Fullone, de 56 años, quien se desempeñaba hacía 12 en el Fernández como ayudante de guardias especiales, fue parte del “20% de médicos” que no quiso anotarse en la primera tanda de vacunas.

Por lo tanto lo cierto, pero no subrayado por estos medios de comunicación, es que la campaña anti vacuna afectó tanto la decisión, que 1 de cada 5 trabajadores de la salud de ese nosocomio, por voluntad propia, pero muy posiblemente influenciados por el martillar mediático, no se la aplicaron.

“El hospital había recibido en diciembre un total de 1400 vacunas de primera y segunda dosis, cuya prioridad era el servicio de terapia intensiva, guardia y emergencias y los servicios de clínica médica, que están más en contacto con pacientes de Covid”, explicó el neurólogo Previgliano.

“De esas 1400, se aplicaron 1150”, dijo, pero el resto no fueron requeridas por el resto de los profesionales de esas áreas, por lo que se “vacunó a dos centros privados y se compartió el remante que eran 50, con el Hospital Ramos Mejía”.

YouCut_20210305_172320002.mp4

Los medios de comunicación informan a su manera sobre la muerte de la médica del servicio de emergencias del Hospital Fernández

Es decir que las vacunas estuvieron en tiempo y forma antes de que la doctora Fullone se enfermara con el trágico desenlace ahora conocido, pero el Hospital tuvo 250 vacunas remanentes que debió colocar a trabajadores de otros hospitales privados para no desperdiciar las dosis.

Esto es: si la doctora Fullone no se hubiera dejado influenciar por ciertos medios de comunicación o por representantes de la oposición que trataban a la vacuna como "veneno ruso", quizás aún estaria sana y salvando vidas.

Desde ya que La Nación y los otros medios cómplices de esta campaña anti vacunación que duró 2 meses, tratarán de derivar la información hacia la irregular aplicación de dosis a personas a las que aún no les correspondía y taparán dándole ínfima trascendencia a los verdaderos motivos de esta injusta, inútil e irreparable muerte por "infodemia".

Los trolls de las redes, por su parte, utilizarán la información del fallecimiento de la médica del Hospital Fernández para, en juego de pinzas con estos medios, provocar las fake news como para hacer creer que esta muerte es culpa de la mala campaña de vacunación del gobierno nacional.

Screenshot_20210305-171353_Twitter.jpg
Los trolls y un juego de pinzas con ciertos medios para contar la muerte de la médica del Hospital Fernández

Los trolls y un juego de pinzas con ciertos medios para contar la muerte de la médica del Hospital Fernández

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión