Tendencias
Programa ecológico

Basura Cero en Sierra Chica: presos fabrican escobillones, briquetas y vasos con residuos

Participan de la iniciativa 70 internos de las unidades 2, 27 y 38 del Servicio Penitenciario Bonaerense con la colaboración de distintos organismos. Los detenidos se capacitaron como gestores ambientales.

En el marco del programa Basura Cero que lleva adelante el Ministerio de Justicia bonaerense, 70 presos fabrican escobillones, briquetas, vasos y nutrientes para huerta con residuos en las tres unidades carcelarias que funcionan en la localidad bonaerense de Sierra Chica, ubicada a escasos kilómetros de Olavarría.

Para el desarrollo del programa ecológico, los internos de las unidades 2, 27 y 38 se capacitaron como gestores ambientales y cuentan con recipientes específicos para la selección de los desechos dentro de los pabellones.

TE PUEDE INTERESAR

“La decisión política de la gobernadora María Eugenia Vidal es la de llevar adelante proyectos que procuren generar a las personas detenidas oportunidades laborales y brindar hábitos laborales para afrontar la reinserción social ”, sostuvo al respecto el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari.

Por su parte, la representante local de la Dirección de Trabajo del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Gabriela Pizzano, quien se encuentra a cargo del Departamento Regional de Cultura Laboral, explicó que la necesidad de reciclar “surgió por la gran cantidad de basura que se juntaba en la cárcel”.

“Salió de la Unidad 2, la más grande del Complejo. A partir de ahí concretamos un análisis: ¿Por qué no se hacía ningún tratamiento con la basura? Sólo venía una empresa privada y se llevaba los seis conteiners ”, relató la subprefecta, quien además es una de las creadoras de la iniciativa.

El proyecto se llevó a cabo a partir de una mesa de enlace de la que participaron el Patronato de Liberados, la Dirección de Promoción Sociolaboral del SPB dependiente de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y Gloria Basso, Directora Provincial del Organismo para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

“Lo que hicimos –describió Pizzano- fue empezar a separar desde el origen la basura en los pabellones, desde lo más simple a lo más complejo. Por un lado lo seco y por otro lo mojado. De ahí se retira de los pabellones en diferentes tachos y se les va dando un destino:  todo lo que es plástico va a la Unidad 38 donde se procesa y se elaboran cepillos y escobas que se distribuyen, por ahora, entre las tres cárceles ”.

La materia orgánica, en tanto, se traslada hacia la Unidad 27, donde se trabaja para lograr un establecimiento carcelario autosustentable que incluye una huerta y piletones de compostaje. Además, en la Unidad 2 funciona un taller de desarme tecnológico donde los internos producen tableros para clubes, además de capacitarse en informática y electricidad.

“En las tres Unidades se está dando el Curso de Capacitación en Gestión Ambiental y a través de contactos con las Cooperativas de Trabajo del conurbano, cuando el interno recupere la libertad, con ese certificado puede acceder a un lugar de trabajo genuino ”, agregó Pizzano.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión