Como llega se va: Rosso, sin lugar