Sociedad Espectáculos
PERGOLINI TENÍA RAZÓN 

Lo que dejó el Martín Fierro: la TV agoniza sin recambio generacional

Los Martín Fierro, famosos premios de la televisión, dejaron claro que el medio morirá pronto si no se actualiza. Los ganadores más jóvenes tienen casi 40 años

Solamente las excepciones necesarias para confirmar la regla muestran lo acontecido en la última entrega de los premios Martín Fierro de este domingo en la noche por Telefé.

La falta de "sangre nueva" es cada vez mas evidente.

TE PUEDE INTERESAR

Además de que ese puñado de adultos jóvenes son hijos de famosos que ya transitan la tercera edad: Sofía Gala Castiglione (35), y los hijos de Ricardo Montaner (29 y 32).

¿El resto? Lali Espósito de 30, y algunos pocos mayores de 40 años (la aún "nueva generación" desde hace 20).

Casi todos los demás, arriba de los 50 de edad.

La televisión argentina necesita adaptarse o irá feneciendo con la tanda de millennials tempranos como últimos espectadores ocasionales, hoy ya padres de adolescentes y la última generación en considerar aún al medio "televisión" como potable para pasar algunas horas de su ocio.

La entrega de los premios Martín Fierro dejó transparentado que puede decirse sin temor a equivocarse que la tele es "cosa de viejos".

LA EDAD PROMEDIA LOS 55 A 60

No hubo niños ni niñas premiados, tampoco adolescentes, y sin contar a los nombrados "Mau y Ricky" (casi una ironía como participantes del "jurado ganador"), los demás galardonados sumaban, como poco, 4 décadas de vida.

Las estrellas de la noche indiscutidas tienen 78 y 95 años respectivamente, y las "revelaciones", como Jey Mammon y Darío Barassi, cuentan con 45 y 38, una edad en la que Tinelli, Repetto o Pergolini, ya eran consagrados desde hacía 10 años.

Que la persona con mayor proyección del mundo televisivo argentino sea Lali Espósito a la edad de 30 (y apenas para la televisión aún sea solamente una invitada que "garpa", o una simple jurado), indica que el medio necesita "aggiornarse" urgente si no quiere que cada obituario signifique un espectador menos e irreemplazable.

La gala de los Martín Fierro mostró ideas vetustas, y como siempre poco profesionalismo en la realización de un show, con sólo 3 momentos emotivos: Los homenajes a las divas y al genio de Diego Maradona, en el cual, paradójicamente, excluyeron del clip al único menor de edad "protagonista" y presente en la sala, relegado con su madre Verónica Ojeda a la última mesa: su hijo más pequeño Dieguito Fernando, quien igual se las ingenió para ser el centro de las miradas, porque lo poncharon unos segundos con sus gestos histriónicos con los que se ganó a la audiencia.

El emotivo homenaje para Diego Maradona en la entrega de los premios Martín Fierro

Luego le siguió en emotividad la increíblemente larga lista de fallecidos en los últimos 3 años desde la última ceremonia realizada en 2019. (Algunos sorprendentes para muchos, incluido para Susana Giménez)

Ese fue otro instante en que quedó claro que los años dorados de la televisión hay que buscarlos mucho más entre quienes ya partieron, que en los que todavía quedan haciendo lo que pueden en un medio que lentamente va dejando su lugar a los adminículos tecnológicos y sus aplicaciones de streaming, ya sean gratuitas como Twitch, YouTube, Tiktok y vivos de redes sociales, como a las plataformas pagas, que dejarán a la televisión abierta como un oxidado recuerdo para quienes hoy tienen menos de los "jóvenes 40 pirulos".

La radio se vio amenazada hace 70 años y sobrevivió pero evolucionando... Hoy también está en jaque.

¿Podrá la televisión de aire hacer lo mismo y adaptar su pantalla a las nuevas demandas de los excluidos jóvenes de sus grillas a pesar de la gerontocracia que hoy se palpa en sus programas?

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión